Facilitarán envío de remesas de EU a México

jueves, 3 de octubre de 2002
México, D F (apro)- La Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID) anunció el miércoles que otorgará 500 mil dólares para apoyar un nuevo programa a fin de facilitar el envío de remesas de Estados Unidos a México USAID afirmó que trabajará con uniones de crédito en México y en Estados Unidos para ofrecer servicios de transferencias de dinero a bajo costo Lo anterior se anunció en una conferencia de prensa realizada en la Unión de Crédito de la Comunidad Latina de Durham, Carolina del Norte, entre la tesorera de Estados Unidos, Rosario Marín; Adolfo Franco, administrador auxiliar de la oficina de América Latina y el Caribe de la USAID; Carolina Zaragoza, cónsul mexicana en Carolina del Norte; Arthur Arnold, del Consejo Mundial de Uniones de Crédito, y John Herrera, de la unión de crédito El programa también promoverá ahorros e inversiones en lugares atractivos, seguros y convenientes En muchos casos, los servicios financieros ?ahorros, créditos e hipotecas? serán proporcionados a las familias que nunca los han tenido USAID se asociará con el Consejo Mundial de Uniones de Crédito, la principal organización en la defensa de las uniones de crédito, dedicada a la intensa construcción de uniones de créditos en todo el mundo, y con la Caja Popular mexicana, la unión de crédito más grande de México, para desarrollar la iniciativa Las remesas son las ganancias que los migrantes envían a sus países de origen En los años recientes se han acelerado dramáticamente, creciendo entre 7 y 10 por ciento por año en América Latina y el Caribe En 2001, según datos recientes de un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), esas remesas excedieron los 23 mil millones de dólares USAID aseguró que las remesas tienen un impacto económico y social "más allá del papel tradicional de complementar el ingreso familiar" En efecto, Sergio Bendixen, conocido encuestador de tendencias hispánicas en las Américas, sostuvo que los miles de millones de dólares que los inmigrantes envían cada año a sus familias en América Latina y el Caribe desde Estados Unidos, son cruciales para mantener las economías de los países más pobres del Hemisferio Occidental Las remesas, dijo, permiten a las familias de la región "mantenerse apenas por encima de la pobreza y la indigencia" Aquéllas equivalen a diez veces el total de la ayuda exterior de Estados Unidos a la región, dijo Al participar en la conferencia del BID sobre el tema: "Las remesas: el tema latinoamericano del nuevo siglo", Bendixen dijo que el resultado de más de mil entrevistas, muestra que en el 2001 los inmigrantes enviaron 18 mil millones de dólares desde Estados Unidos a América Latina y el Caribe, y otros 5 mil millones de dólares se enviaron desde Europa, Japón y Canadá Halló también que los inmigrantes salvadoreños enviaron desde Estados Unidos a su país mil 900 millones de dólares en remesas en el 2001, suma que equivale a 70 por ciento del total de las exportaciones de El Salvador Mientras que los inmigrantes nicaragüenses enviaron 600 millones de dólares a sus hogares en 2001, lo que representa una cuarta parte del ingreso nacional de ese país Bendixen encontró que 69 por ciento de todos los inmigrantes latinoamericanos que viven en Estados Unidos --aproximadamente 10 millones de adultos-- envían un promedio de 200 dólares unas siete veces al año a sus familias en América Latina Los inmigrantes que viven en Unidos con frecuencia envían las remesas con "un tremendo sacrificio personal", dijo Bendixen Halló también que los más pobres, aquellos que ganan menos de 20 mil dólares al año (o sea menos de 400 dólares a la semana) generalmente son los más dedicados a enviar dinero desde Estados Unidos a sus familias en su país Esos inmigrantes, dijo, envían dinero con regular frecuencia, y lo hacen "con un fervor casi religioso" Bendixen dijo que el sacrificio personal incluye el costo de enviar la remesa Las empresas dedicadas a la transferencia cablegráfica de dinero, como Western Union y MoneyGram tienen un costo que cobra una buena porción de los ingresos de los inmigrantes en Estados Unidos, muchos de los cuales ganan salarios bajos Además, las tasas de cambio en el país natal pueden reducir mucho lo que vale la moneda norteamericana en América Latina Bendixen encontró que una abrumadora mayoría de los inmigrantes latinos en Estados Unidos no saben que sus familias en América Latina reciben menos dinero del que originalmente se envió desde este país La mayoría de los inmigrantes de América Latina, dijo, acaban creyendo que el costo de enviar las remesas es injusto, cuando comprenden que además del costo de la transferencia en Estados Unidos, en el país recipiente se añaden comisiones por tasa de cambio y costos adicionales Funcionarios del BID dicen que en la década pasada las remesas se han convertido "en una fuente crítica de moneda firme" para varios países de América Latina y que, dadas las actuales tendencias demográficas y migratorias, muchos expertos estiman que el flujo de remesas continuará creciendo en los próximos años, hasta casi 300 mil millones de dólares Sin embargo, en el aspecto negativo, el BID dijo que las remesas no son siempre consideradas una bendición Muchos expertos dicen que ese flujo de capitales puede favorecer la "cultura de la dependencia" entre los beneficiarios en los países en desarrollo "El dinero fácil", dijeron los expertos, "avivó el consumismo y frenó los esfuerzos empresariales entre muchos pobres También exacerbó la brecha de ingresos entre aquellos con la suerte de tener familiares que trabajan en los países ricos y sus vecinos menos afortunados" 02/10/02

Comentarios