Un gran golpe

jueves, 3 de octubre de 2002
México, D F (apro)- Casi a punto de cumplir dos años en la Presidencia de la República, por fin Vicente Fox dio un gran golpe en su lucha contra la corrupción: logró que la Cámara de Diputados aceptara analizar la petición de desafuero de los dirigentes del sindicato petrolero, y al mismo tiempo consiguió conjurar la amenaza de huelga en la principal empresa del país, Petróleos Mexicanos Y aunque todo hace prever que, en caso de tener que comparecer antes las autoridades judiciales, los líderes sindicales de todas maneras no pisarán la cárcel, pues los delitos de los que se les acusa hasta ahora permiten la libertad bajo fianza, el golpe publicitario del gobierno ya está dado También será necesario analizar cómo avanza el llamado Pemexgate para saber si finalmente, como muchos sospechan, si se mezclaron los asuntos políticos, laborales y penales en las negociaciones que se llevaron a cabo en los últimos días para evitar la huelga en Pemex Y esas sospechas surgen por la inexplicable presencia en ellas de personajes como Diego Fernández de Cevallos, el panista coordinador de su bancada en el Senado de la República; Miguel Angel Yunes, secretario de Asuntos Jurídicos del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, y del defensor de Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, el abogado penalista Juan Velázquez Los tres desde luego, con ninguna experiencia en asuntos laborales Por lo pronto el presidente Fox ya debe haber aumentado en varios puntos su índice de popularidad, aunque podría perder otros si no se coordina mejor la ayuda a los damnificados que el huracán Isidore dejó en Yucatán y Campeche, que podrían incrementarse en caso de que otro huracán, el Lili, entre con la misma fuerza en la península yucateca

Comentarios