Ratifica Carrera Fuentes acusaciones contra Acosta y Quirós

miércoles, 30 de octubre de 2002
México, D F (apro)- Adrián Carrera Fuentes, exdirector de la Policía Judicial Federal, ratificó que a principios de los años 90 el general Mario Arturo Acosta Chaparro le solicitó fuera intermediario para concertar una reunión con el jefe del cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes El testimonio del que fuera durante el sexenio salinista funcionario de reclusorios y después director de aprensiones de la corporación federal, tuvo un careo con el militar, a quien respondió afirmativamente que le había pedido ser enlace con el fallecido narcotraficante Durante el examen de testigos efectuado este miércoles en la tercera seción del Consejo de Guerra que se lleva a cabo contra el divisionario Francisco Quirós Hermosillo y el citado general Brigadier, compareció también el testigo protegido José Ramón Bermejo Vargas, quien identificó al primero de los militares como el personaje que vio entrevistarse, en 1995, con Jorge Elías en el restaurante Hard Rock Café donde discutieron sobre el pago de 300 mil dólares por un cargamento de cocaína Faltaban unos minutos para las10:00 de la mañana cuando un hombre de 60 años de edad, apoyado en un bastón y con lentes obscuros entró a la Sala de Consejo Cuestionado por el general de División, Tomás Angeles Dauahare, presidente del Tribunal, se identificó como Carrera Fuentes, y minutos después narró que cuando fue funcionario de reclusorios en 1989 Amado Carrillo le regaló un Rolex de oro, debido a que no lo cambió de celda En aquel año también conoció a Miguel Angel Felix Gallardo, quien le regaló un reloj de oro por el mismo motivo El primero de los narcotraficantes estaba detenido acusado de portación de armas y el segundo enfrentaba el principio de los procesos por delitos contra la salud Años después, cuando Carrera ya se encontraba en la Judicial Federal, el comandante José de Jesús Mexueiro lo llevó con Amado Carrillo, quien le pidió lo apoyara brindándole protección desde su puesto en la PGR Por estos meses de 1993 en general Acosta Chaparro se entrevistó con el jefe policiaco, a quien le dijo que le daría un dinero si concertaba una entrevista con el jefe del cártel de Juárez El expolicía narró que se volvieron a reunir con el fallecido narcotraficante días después en el Bosque de Chapultepec, en las proximidades de la sede del Estado Mayor Presidencial, a donde el militar llegó en su vehículo Momentos después arribó el sinaloense con su escolta Estuvieron por lo menos tres horas platicando en el vehículo de Carrillo Fuentes Más tarde, el general salió de ahí y se despidió del titular de la Judicial Federal La siguiente vez que volvió a ver a Amado Carrillo fue en el restaurante “Las Espadas”, en donde el narcotraficantes le pidió su apoyo como director de la corporación federal En esa reunión el funcionario se comprometió a no perseguirlo y a que lo dejaría trabajar Por los servicios prestados Carrillo Fuentes le obsequio al ahora testigo protegido un Cadillac color guinda En otra ocasión el jefe del cártel le pidió que le presentara al director de Intercepciones y al responsable de la erradicación de cultivos ilícitos de la PGR, ya que estaban destruyendo sembradíos de su propiedad y le habían decomisado un considerable cargamento de cocaína Carrera le respondió que no lo conocía y que no tenía jurisdicción sobre ellos, a lo que Amado Carrillo respondió que no había problema Recordó que por esos meses tuvo una reunión en un restaurante localizado en avenida Ejército Nacional, a la cual llegó el general Quirós Hermosillo Afirmó que al militar lo conoció en 1967 cuando ambos trabajaban en la Brigada Blanca Momentos después Carrera puntualizó: “Nunca trabajé en la Brigada Blanca; si se le llama trabajar a llevar información, eso es lo que yo hice en esos años” Durante el careo entre el general Acosta Chaparro y Carrera Fuentes el militar le señaló, mirándolo de frente y levantando la voz: “Usted pretendió dos veces presentarme una persona la cual yo ignoraba su nombre, lo cual yo no acepté” Carrera sólo respondió: “No recuerdo” “¿A honras de qué le iba yo a ofrecer dinero a usted?”, le preguntó Acosta chaparro El exjefe policiaco se limitó a decir que no recordaba, pero que su testimonio se encontraba ratificado en los expedientes, los cuales podía consultar si tenía alguna duda El siguiente testigo fue el exsecretario del Trabajo, Arsenio Farell Cubillas, quien señaló que conoció a ambos generales en 1994 en la Coordinación de Seguridad Publica de la Nación Fue en esos meses que habló en dos o tres ocasiones con los dos militares sobre temas de seguridad, y que fue la única ocasión en que trató asuntos con ellos Con sus 81 años a cuestas, el excontralor manifestó que los temas que trató con Quirós y Acosta Chaparro fueron los secuestros de los empresarios Alfredo Harp Helú y Angel Losada, y que si bien ambos generales se coordinaron con esta dependencia, nunca estuvieron adscritos Cuando José Ramón Bermejo Vargas, identificado como “Fernando”, se plantó frente a los integrantes del Consejo de Guerra se le pidió que identificara si la persona que tenía parada frente a él era el divisionario Quirós Hermosillo El testigo protegido respondió, después de unos segundos de silencio, que efectivamente se trataba del personaje que acudió al Hard Rock Café a entrevistarse con Jorge Elías a mediados de 1995 Explicó que el tema que trataron fue sobre el destino que habían tenido los 300 mil dólares que venían en un compartimiento de un Chevi blanco, el cual fue robado Cuando el general Quirós le preguntó si él era el individuo de ojos obscuros de frente amplia y de mediana estatura que había descrito en sus comparecencias, “Fernando” volvió a dudar unos segundos y respondió que si, el general sólo sonrió, pues es semicalvo y tiene los ojos azules La sesión concluyó con los testimonios de los capitanes David Torres Ramírez y Fernando García, quienes no aportaron nada nuevo a l historia Resaltó la comparecencia del doctor en psiquiatría Rafael Quesada Ortega, quien indicó que el fallecido Jaime Olvera Olvera, otro de los testigos protegidos, tenía serios problemas de personalidad y era proclive a conducirse con mentiras El Consejo de Guerra continuará el jueves con los debates y la deliberación de los cinco generales de División, quienes en voz de su presidente Angeles Dauahare anunciarán la sentencia 30/10/02