En el Consejo de Guerra, los testigos protegidos faltaron a la verdad: Mota Sánchez

jueves, 31 de octubre de 2002
México, D F-Será muy difícil probar que los generales Mario Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo se hayan inmiscuido en problemas de narcotráfico, afirmó el general con licencia y senador Ramón Mota Sánchez al indicar que los testigos protegidos faltaron a la ética y a la verdad en su careo con los acusados, el miércoles en el Consejo de Guerra El general Mota Sánchez, quien avaló el lunes el Consejo de Guerra, recordó que los testigos son criminales y eso se debe tener muy en cuenta, ya que el miércoles “dijeron en forma distinta lo que antes habían declarado, lo que siempre habían dicho” Por su parte, el coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Senado, Diego Fernández de Cevallos, coincidió con Mota Sánchez en el sentido de que la figura de los testigos protegidos debe ser sometida a revisión, pues en el Consejo de Guerra éstos titubearon en el momento de carearse con los militares acusados “A mí me parece muy peligrosa la figura de los testigos protegidos, pero habrá que analizar en cada caso quiénes son esos testigos, cómo y para qué están protegidos Es un procedimiento que se estila en otras partes, pero para mí tiene riesgos enormes en el ámbito de la justicia” Durante la sesión ordinaria del Senado de la República, el coordinador panista dijo que el proceso contra los generales está en manos de la justicia militar, que de ninguna manera negociará la inocencia la culpabilidad de los acusados de delitos contra la salud Los generales, reiteró, “están sometidos a la justicia miliar, que es rigurosa, firme, y seguramente no negociará nada “Lo que no creo que sea justo”, consideró Fernández Cevallos, “es que esto (el juicio a militares) pueda implicar una afectación a una institución como el Ejército Mexicano de tal suerte que si hay culpabilidad o inocencia de los acusados, esperemos lo que diga la justicia militar y que no se especule sobre el particular” La crónica de la reunión del Consejo de Guerra del miércoles, publicada por Procesocom relata que si bien el testigo protegido y jefe policiaco en la década de los 90, Adrián Carrera Fuentes, ratificó las acusaciones contra los generales Acosta Chaparro y Quirós Hermosillo, también dudó en el momento que Acosta Chaparro lo señalaba con el dedo y le decía mirándolo a los ojos: “Usted pretendió dos veces presentarme una persona la cual yo ignoraba su nombre, lo cual yo no acepté” Carrera Fuentes, dice la crónica, sólo respondió: “No recuerdo” “¿A honras de qué le iba yo a ofrecer dinero a usted?”, le preguntó Acosta Chaparro El exjefe policiaco se limitó a decir que no recordaba, pero que su testimonio se encontraba ratificado en los expedientes, los cuales podía consultar si tenía alguna duda Otro de los testigos protegidos José Ramón Bermejo Vargas, identificado como “Fernando”, tuvo serios problemas de identificación Así lo relata la crónica: Fernando se plantó frente a los integrantes del Consejo de Guerra se le pidió que identificara si la persona que tenía parada frente a él era el divisionario Quirós Hermosillo El testigo protegido respondió, después de unos segundos de silencio, que efectivamente se trataba del personaje que acudió al Hard Rock Café a entrevistarse con Jorge Elías a mediados de 1995() Cuando el general Quirós le preguntó si él era el individuo de ojos obscuros de frente amplia y de mediana estatura que había descrito en sus comparecencias, “Fernando” volvió a dudar unos segundos y respondió que si, el general sólo sonrió, pues es semicalvo y tiene los ojos azules 31/10/02

Comentarios