Juicio a militares: El debate pospuso la sentencia

jueves, 31 de octubre de 2002
* Este viernes, el veredicto; todo apunta a que los generales librarán las imputaciones México, D F (apro)- El fiscal militar y la defensa de los generales Francisco Quirós Hermosillo, de división, y Mario Arturo Acosta Chaparro, brigadier, se enfrascaron en un debate que ocupó la mayor parte de la cuarta sesión del Consejo de Guerra contra ambos militares, donde quedó en evidencia que las imputaciones a los acusados no pudieron ser probadas Alfonso Méndez Valencia, teniente coronel de Justicia Militar y fiscal en el Consejo, señaló que las testimoniales y las evidencias documentadas a lo largo de los tres días, y que se encuentran en los doce tomos del caso, son argumentos de peso para que a los dos procesados se les sentencie por sus vínculos con el narcotráfico En la exposición de motivos, el Ministerio Público manifestó que con los argumentos que fueron estructurando la historia que, a partir de 1992 y hasta 1996, ocuparon el proceso, hay suficientes puntos en los que quedan exhibidos los contactos, las operaciones y las relaciones que establecieron desde los cargos que ocuparon en este lapso de tiempo, tanto el divisionario como el general brigadier El fiscal del caso hizo un recuento de los cinco puntos que comprenden las bases de la acusación, y que fueron la supuesta entrega de vehículos por parte del extinto jefe del cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes –el señor de los cielos--, a los dos generales, los sobornos en joyas y varios miles de dólares para que apoyarán las operaciones de tránsito y envío de narcóticos, así como los enlaces y entrevistas con personajes de la organización delictiva, quienes, en ultima instancia, ya como procesados, testificaron en contra de los dos militares Cuando tocó el turno al teniente de Justicia Militar, Fernando Carlos Fernández Pérez, se colocó una pantalla de transparencias, donde el oficial rebatió punto por punto, y apoyándose en argumento jurídicos plasmados en las leyes castrenses, las acusaciones, las cuales no pudieron ser avaladas En el principio de la exposición, ambos generales se mantuvieron impasibles y observando a los cinco integrantes del Consejo de Guerra, quienes no se movían de sus asientos y seguían a detalle la explicación El arranque fue con una argumentación sobre la ilegalidad del cateo, ya que no llevaron orden judicial los agentes de la Policía Judicial Militar quienes, en agosto del año 2000, se presentaron en el domicilio de Quirós Hermosillo para detenerlo Más adelante, la defensa exhibió documentos, en los que se probó que no había nombramientos oficiales para que, junto con el general Acosta Chaparro, se incorporaran a los trabajos de la Coordinadora Nacional de Seguridad Pública en abril de 1994 Cuando se refirió a que entre 1995 y 1996 el divisionario, según la fiscalía, colaboraba con la organización de Amado Carrillo y que participó en reuniones para planear el envío y tránsito de aviones con cocaína, el teniente cuestionó dónde estaban las pruebas y en qué momento se ratificó el dicho de los testigos protegidos para precisar los meses y los días en los que supuestamente aquello ocurrió En el apartado de los testigos protegidos, la defensa mostró en la pantalla declaraciones de Jorge Madrazo Cuéllar, entonces procurador general de la Republica; del ministro de la Corte, Juventino Castro y Castro, así como del actual titular de la PGR, Rafael Macedo de la Concha, quienes en diferentes momentos descalificaron las aseveraciones de los llamados testigos protegidos, debido a que carecen de legalidad y fundamento para asuntos jurisdiccionales Cuando se solicitó probar los dichos de Jaime Olvera Olvera, Tomás Colsa McGregor, Carlos Colín Padilla y Gustavo Tarín Chávez, el teniente expuso que en materia penal todo dicho tiene que ser probado, y en este caso ese principio jurídico no se ha respetado Sobre este argumento, el defensor del general Acosta Chaparro, Manuel Flores Arciniega, realizó una exposición de más de una hora, en la que explicó cómo es que las acusaciones contra su cliente se fundamentaron en aseveraciones descontextualizadas, afirmaciones fuera de toda lógica, ya que hubo casos en los que se ubicaba al general en puestos y cargos los cuales nunca ocupó Citó, como ejemplo, que uno de los testigos señaló que el militar se encontraba en la Inspección y Contraloría del Ejército cuando tuvo reuniones con Amado Carrillo, lo cual resultó falso, pues el acusado se encontraba adscrito a la Fuerza de Tarea “Arcoiris”, la cual está adscrita a la comandancia de la Octava Región Militar en Ixcotel, Oaxaca El abogado civil, quien es familiar del militar, recordó que el exjefe de la Policía Judicial Federal (PJF), Adrián Carrera Fuentes, ratificó su declaración pero no le consta lo que dijo manifestar “Jamás pudo recordar si el general iba vestido así, o de esta otra forma; no pudo sostener algún pasaje que ilustrará sus señalamientos, cuando es difícil que un argumento de esta naturaleza se pueda diluir”, indicó La defensa hizo un llamado a los cinco generales de división, encabezados por Tomás Angeles Duhalde, para que actúen apegados a la ley en su resolución, ya que “están en un momento de reivindicar, no a dos generales, sino al Ejército “A nadie se le puede sancionar con el dicho de un delincuente, en este juicio las única pruebas que se han exhibido son declaraciones y testimonios de dos muertos y de gente que ha sido sentenciada y está comprobada su responsabilidad en delitos, por los que son delincuentes No hay por qué violentar la ley con acusaciones de gente que no tiene calidad moral y que está comprobada su responsabilidad en diversos ilícitos que, para verse beneficiadas con la reducción de sus penas, aceptaron declarar en contra de mi defendido, sin aportar evidencias claras y firmes, como lo pide la ley, para llegar al fondo de los hechos” Al terminar la exposición de la defensa, el fiscal retomó la palabra y argumentó bajo los mismos principios de que todo estaba en los expedientes, y recordó que las pruebas son documentales y no hay vuelta de hoja en lo que está dicho y probado Regresó momentos después la réplica de la defensa, la cual de nuevo refutó las aseveraciones y, mirando de frente a los integrantes del Consejo, les señaló que a esas alturas de la audiencia, ya entrada la tarde, no iba a entrar en un juego de dimes y diretes “El que afirma está obligado a probar”, concluyó el teniente Fernández El presidente del Consejo llamó a receso, y por ello la sesión se reanudará a las 9:00 horas de este viernes, con la exposición de motivos del general Quirós Hermosillo para, posteriormente, entrar a deliberaciones en privado de los cinco integrantes del Consejo y, finalmente, leer su veredicto final El teniente Fernández manifestó que en este caso no existe “línea” del alto mando En charla informal, al término de la sesión, recordó que cuando el general Quirós seleccionó de una lista de tres oficiales al que iba a ser su defensor de oficio, le mandó una carta al entonces secretario de la Defensa, Enrique Cervantes Aguirre, diciéndole que se respetara su decisión, a lo que aquél le contestó que no se preocupará, que todo se haría apegado a la ley El teniente tomó el caso unos días antes de que cumpliera 27 años de edad, y recordó que el general Quirós le dijo: “Estás bien chamaco” La defensa que ha realizado el oficial fue motivo de una llamada de atención del juez al auditorio que presenciaba la sesión, debido a que al término de su exposición hubo aplausos, lo cual está prohibido que se realice en este tipo de juicios de acuerdo con la ley castrense El teniente comentó que ambos generales solicitaron que su caso no se ventilara en los medios ni que se tomaran declaraciones para esperar el veredicto final y que sea la ley militar la que los juzgue 31/10/02

Comentarios