Crece riesgo de epidemia en Yucatán

sábado, 5 de octubre de 2002
Mérida, Yuc (apro)- El olor a podredumbre y los riesgos de proliferación de enfermedades gastrointestinales, respiratorias y de la piel entre otras, aumentan conforme pasan los días Las comunidades marginadas son los principales focos de alerta para las autoridades que hacen esfuerzos para controlar los posibles brotes La tragedia ha permitido a muchos conocer la otra cara de Yucatán, la de la pobreza que impera en sus comunidades rurales El dengue y cólera, padecimientos que han afectado al estado con insistencia, amenazan a miles de yucatecos que habitan en estas zonas Por el contrario, en las zonas urbanas la delincuencia, el pandillerismo aumenta de manera alarmante, ya que tan solo en la ciudad de Mérida más de 40 mil familias carecen de energía eléctrica y agua potable Los permisionarios de transporte urbano se niegan a prestar el servicio hasta entrada la noche por temor a ser asaltados A lo largo y ancho de la geografía del estado, el común denominador son los montones de ramas, árboles, bardas, casas y toneladas de basura esparcidos en calles, avenidas y caminos Y es que las autoridades han sido rebasadas en la labor de recolectar escombros La alcaldesa de Mérida, Ana Rosa Payán Cervera, por segunda ocasión ha convocado a la ciudadanía al programa "Pala, pico y Pick-Up", a fin de limpiar la ciudad a la brevedad posible En municipios como Tixkokob, el ayuntamiento convoca a los lugareños, mediante carros de sonido, a que participen recolectando su basura y que aporten vehículos pesados para su traslado a un destino final Han pasado casi 15 días del paso devastador del huracán "Isidoro" por Yucatán y las tareas de reconstrucción del estado avanzan a paso lento A la vera de las carreteras se observan árboles, ramas y miles de postes derribados por doquier, los árboles que lograron resistir la furia del meteoro, presentan quemaduras en sus tallos y hojas que auguran su muerte en los meses subsecuentes Con ello, el riesgo de incendios también se incrementará Los populosos anuncios de ayuda y recursos para la entidad no cesan por parte de funcionarios federales y estatales, aunque la realidad es que la demanda de alimento, trabajo y vivienda empiezan a generalizarse entre la población más afectada El recuento de daños aún no termina En varios medios de comunicación las diferentes cámaras empresariales, solicitan a sus socios apersonarse a sus oficinas para informes de la ayuda que puedan necesitar, en caso de haber sido afectados Mientras, organizaciones no gubernamentales buscan afanosamente ganar adeptos para su causa con el envío de toneladas de ayuda para los miles de damnificados yucatecos Las fotos e imágenes, tanto del presidente Fox como del gobernador panista Patricio Patrón Laviada y funcionarios en las zonas de desastre, han dado la vuela al mundo El presidente Fox, su esposa Marta Sahagun y el gobernador Patricio Patrón Laviada, insisten una y otra vez que los apoyos deben entregarse sin preferencias partidistas Sin embargo, en sus recorridos han consentido a los alcaldes panistas, en contraste con el trato que otorgan a los ediles priistas, de quienes han escuchado toda clase de denuncias en la entrega de apoyos, a tal grado que el presidente Fox ordenó que sea el Ejército el que entregue las despensas en esas localidades y no las autoridades municipales El escritor Germán Dehesa en su papel de intermediario para entregar ayuda a los damnificados, sostuvo que la presencia de Fox en el estado abona puntos en su favor, no así la compañía de artistas y cómicos de empresas televisoras que también han hecho acto de presencia en diversos puntos del estado con fines solidarios Hasta el fin de semana los apoyos anunciados por el gobierno federal, suman más de 4 mil 600 millones de pesos, sin embargo, el recuento de daños continúa, principalmente en el sector agropecuario que resultó el más dañado, al igual que la industria Ahora, el principal problema que enfrenta el Gobierno del estado, es la integración de los expedientes de quienes resultaron afectados y que, por ende, requieren ayuda para superar la contingencia El Fondo Nacional de Desastres, en sus múltiples cláusulas solamente otorga nueve días de plazo para documentar los apoyos, lo cual resulta un arduo trabajo para los funcionarios estatales y, sobre todo, para quienes perdieron todo o casi todo lo que tenían 04/10/02

Comentarios