Una "mascarada" el Consejo de Guerra contra Quiros y Acosta: Gallardo

viernes, 1 de noviembre de 2002
* En el Ejército, la justicia es una justicia de mando, afirma México, D F- El juicio contra los Generales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo es una “mascarada” con la que el Secretario de Defensa Nacional, Ricardo Clemente Vega García, está engañando a la sociedad mexicana y al mundo, afirmó el general José Francisco Gallardo A unas horas de que se conozca el veredicto del Consejo de Guerra que enfrentan los dos acusados por delitos contra la salud, Gallardo, quien se encuentra en Washington por invitación de Amnistía internacional, dijo que dentro del Ejército “no existe la justicia, es una justicia de mando, y en esta justicia de mando pueden quedar encubiertas muchas cosas”, por lo que si realmente quiere hacerse justicia, dijo, que se ponga a los inculpados a disposición de la autoridad civil Luego de acusar a los dos jueces del caso, los generales Abraham Campos López y Alfredo Oropeza Garnica, de que carecen de autoridad moral, manifestó que tanto Acosta Chaparro como Quirós Hermosillo deben sentirse contentos porque se les juzgue por narcotráfico y no por las ejecuciones durante la Guerra Sucia, de la cual existe evidencias y denuncias Por la mañana, durante la quinta sesión del Consejo de Guerra, su presidente, el general Tomás Ángeles, se negó a escuchar a Humberto Quirós cuando éste hizo referencia a los afectados por lo ocurrido en los años 70, durante la “guerra sucia” contra la guerrilla “Debe haber mucha gente afectada por lo ocurrido en los años 70” había dicho Quirós, y aún mencionó que el procurador militar Jaime Antonio López Portillo lo había puesto en estado de indefensión “en una actitud totalmente carente de ética” Entonces, el general Tomás Ángeles le interrumpió para decirle que sólo podría referirse a los delitos contra la salud, asociación delictuosa y cohecho, las causas por las que está acusado en el Consejo de Guerra Quirós solicitó que se le escuchara al respecto del proceso que también pesa sobre él y el general Mario Acosta Chaparro por el presunto homicidio de 143 guerrilleros durante la década de los 70 Pero el permiso le fue negado De acuerdo con los testimonios que integran este proceso, elementos bajo el mando de ambos militares se encargaban de asesinar a hombres y mujeres identificados como “guerrilleros” para luego desaparecer sus cuerpos en el mar 01/11/02