Guerra sucia: Cuestionan decisión del Consejo Universitario de la UAG

domingo, 10 de noviembre de 2002
* Colaborará la Universidad en investigación de la fiscalía especial sobre desaparecidos Acapulco, Gro (apro)- Tras el acuerdo de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), de colaborar con la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales del Pasado, para investigar el paradero de cien estudiantes universitarios desaparecidos durante la guerra sucia, luchadores por la presentación de sus compañeros calificaron como “oportunista” y “tardía” la decisión tomada por el Consejo Universitario, encabezado por el rector Nelson Valle López En entrevistas por separado, Octavio Navarrete Gorjón, exlíder estudiantil desaparecido durante 40 días, Horacio Bahena Bustamante y Rafael Trejo, maestros universitarios que desde hace 25 años han participado en las movilizaciones en demanda por los desaparecidos, hablaron de la decisión del CU, luego que en la sesión del pasado jueves 7, el rector Valle López leyó un escrito firmado por el fiscal Ignacio Carrillo Prieto para requerir el apoyo de la institución en la investigación de la desaparición de estudiantes, principalmente durante el gobierno de Rubén Figueroa Figueroa (1975-1981) Fechado el 23 de octubre, el documento señala que de la investigación que se realice se podrán integrar averiguaciones previas, así como perseguir los delitos que resulten ante los tribunales competentes, por lo que la dependencia requiere allegarse de elementos históricos, sociales, jurídicos, políticos y demás Por unanimidad, los 93 consejeros decidieron apoyar en la investigación judicial y fijar la posición de la UAG en torno de la presunta responsabilidad de los generales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo en la desaparición de cientos de guerrerense, y publicar un desplegado a nivel nacional y estatal De inicio, los universitarios entrevistados consideraron “exagerada” la lista de cien estudiantes desaparecidos en la guerra sucia, lo que representaría el 20 por ciento del número total en Guerrero Coinciden en que el número real es entre 35 y 40 estudiantes que durante esa época fueron detenidos ilegalmente y de los que nunca se volvió a saber Octavio Navarrete Gorjón, detenido por Acosta Chaparro el 16 de septiembre de 1977 y liberado el 29 de octubre de ese año, reprobó la decisión del consejo, al considerarla una “burla para los familiares de los desaparecidos que durante años han estado en una lucha en que la Universidad los dejó solos” Navarrete recordó que durante el gobierno de Rubén Figueroa, “cuando las cosas estaban difíciles para la universidad, y el gobernador veía a los estudiantes como guerrilleros, el Consejo Universitario no fue capaz de levantar la voz y protestar por la represión” Acusó a la burocracia de la UAG de “confabularse con los verdugos”, pues al paso de los años “todos los expedientes de los estudiantes desaparecidos, también desaparecieron” Analista político que después de ser liberado fue amenazado personalmente por Figueroa, por lo que salió del estado, Navarrete consideró que quienes impulsan la colaboración con la fiscalía “no tienen calidad moral para ello, porque durante años decidieron callar a cambio de no tener problemas con los recursos económicos para la universidad; de los exrectores, el único que no ha quitado el dedo del renglón para exigir la presentación de los desaparecidos, es Enrique González Ruiz, y los universitarios que han estado en esta pelea pertenecen a la oposición dentro de la universidad ” Horacio Bahena Bustamente, maestro jubilado que estuvo al frente de la lucha por la presentación de los desaparecidos, consideró “incongruente” y “tardía” la posición del Consejo Universitario “Durante años, la institución permaneció callada ante las detenciones y posteriores desapariciones de los muchachos, a pesar de fueron víctimas de una lucha en la que en ese tiempo creíamos, en la Universidad Pueblo”, recordó Bahena Bustamante El profesor retirado manifestó que la incongruencia en que ha caído la UAG es que “la lucha de los muchachos se hizo a un lado, y ahora se empiezan a cerrar las puertas a quienes ven en la UAG una oportunidad de estudiar, las matrículas han sido recortadas y la calidad de la educación es cada vez más deficiente” Para Bahena, “si se quiere rendir homenaje a los desaparecidos universitarios, que se respete el proyecto educativo por el que murieron” Rafael Trejo, maestro que desde los años setenta ha encabezado las movilizaciones y protestas por los desaparecidos, no sólo universitarios, se mostró asombrado por la decisión del CU, “porque ni en los peores momentos de la represión apoyaron a los muchachos” Detenido durante más de 20 días por Acosta Chaparro en marzo de 1975, junto con otros diez consejeros universitarios, “para presionar al Consejo Universitario para que no tomara posesión como rector de la UAG Arquímedes Morales Carranza, que en ese tiempo era miembro del Partido Comunista”, Trejo ponderó que la aprobación del CU para apoyar la investigación de la fiscalía especial, “puede darnos la cobertura que hace 20 años no nos dio para documentar las desapariciones y presentar denuncias formales ante las autoridades correspondientes” Confirmó que los expedientes universitarios de los desaparecidos ya no están en la UAG “En la Preparatoria 7 tenemos ocho desaparecidos; hace varios años intentamos armar los expedientes de cada uno de ellos para continuar con las denuncias sobre su desaparición, y resulta que no hay registro de ninguno de ellos ni de otros muchachos de otras escuelas que también desaparecieron; no hay documentos ni en el archivo central de la universidad, lo cual nos parece muy grave” Trejo asistió a los visitadores de la CNDH para la investigación de los crímenes del pasado, y a pesar de que el resultado “no satisfizo a nadie”, ahora con la fiscalía especial no pierde la esperanza de que haya justicia “Después de 20 años, apenas nos estamos dando cuenta del horror de la guerra sucia; apenas podemos empezar a escribir esta parte de la historia sin rencor y sin deseos de venganza, con el único afán de hacer justicia y buscar la manera de resarcir el dolor de los familiares; lo importante es que todo esto salga a la luz para que nunca más vuelva a ocurrir”, concluyó Rafael Trejo

Comentarios