Apelan generales acusaciones por homicidio de campesinos

viernes, 15 de noviembre de 2002
México, D F- Ante el Supremo Tribunal Militar, los exgenerales Francisco Quiros Hermosillo y Arturo Acosta Chaparro, procesados penalmente en juzgados militares por sus vínculos con el narcotráfico, apelaron la orden de aprehensión en su contra por el homicidio de 143 campesinos de Guerrero El recurso fue presentado por escrito y está encaminado a pedir un amparo contra un eventual arresto en cumplimiento de la sentencia emitida el 1 de octubre por el Juez Tercero Militar, el coronel Luis García Arévalo, por delitos de lesa humanidad contra la guerrilla de Guerrero en los años setenta El 26 de septiembre se inició el juicio en contra de los exmilitares por su presunta responsabilidad en la muerte y desaparición forzada de 143 campesinos acusados de subversivos en aquella época La lista de personas asesinadas se basó en un reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) Como parte del juicio han declarado en calidad de testigos algunos militares como el general Bernardo Huicochea, el subteniente auxiliar Luis Blanco, el teniente Apolinar Cevallos y el teniente Margarito Monroy, quien acusa directamente a Quiros Hermosillo y a Acosta Chaparro de haber desaparecido a presuntos guerrilleros de la época Monroy Candia, mecánico del avión Avara de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), ratificó el 6 de noviembre ante la Procuraduría de Justicia Militar sus acusaciones en contra de Acosta Chaparro y Quirós Hermosillo “Yo vi cómo los mataban”, aseguró Candia en su testimonio asentado en el expediente SC/034/2000/IV/1-E BIS, junto con el de otros tres testigos más Aseguró que entre 1975 y 1979 se realizaron 33 vuelos “de la muerte”, comandados por los exgenerales, en los que lanzaron al mar a poco más de 200 cuerpos de presuntos guerrilleros Pero estos no son los primeros testimonios en contra de los generales por su presunta responsabilidad en el asesinato de campesinos considerados guerrilleros En la edición de Proceso del 27 de octubre, militares y civiles relataron a la Procuraduría de Justicia Militar cómo cometían los militares esos crímenes En el expediente, citado por la edición 1356 de este semanario, se incluyen oficios girados por el Batallón de Ingenieros del Combate de la Fuerza Aérea sobre los militares agrupados para desaparecer los cadáveres de presuntos guerrilleros, así como el tipo de avión usado para lanzar cadáveres al Pacífico Gustavo Tarín Chávez, quien colaboró con Acosta Chaparro en Guerrero en 1975 narró que de 1975 a 1979 trabajó bajo las órdenes del exgeneral, y en ese tiempo se realizaron 500 detenciones en los puestos de control instalados por el Ejército en aquella época Contó que a los detenidos se les decía que se les tomaría “la foto del recuerdo” y se les disparaba en la nuca con una pistola calibre 380 a la que Quirós Hermosillo llamaba “la espada justiciera” Los cuerpos eran metidos en bolsas de lona y arrojados al mar El declarante aseguró que Acosta Chaparro asesinó personalmente a 200 ciudadanos, con la autorización de Quirós Hermosillo Sostuvo que algunas personas que fueron arrojadas al mar no estaban muertas pues se escuchaban lamentos cuando iban cayendo El expediente refuerza lo dicho por Tarín con testimonios de otras diez personas, entre las que están: el teniente Margarito Monroy Candia; los subtenientes Luis Blanco Frías, Epifanio Sánchez Martínez, Miguel Barrón Alemán, Antonio Flores Ramírez, Alfredo Hernández Espinoza y Ricardo Guerrero Sinfuegos; los sargentos Jonás Potenciano y Rufino Hernández y el sargento segundo Rufino Flores (Proceso 1356) Al parecer, Quirós Hermosillo y Acosta chaparro –presos por sus vínculos con el Cártel de Juárez-- arremetieron contra más de cien disidentes al gobierno entre 1971 y 1978, en la sierra guerrerense 14/11/02