El discreto encanto del Pedregal

martes, 19 de noviembre de 2002
Discreto como es, Ernesto Zedillo se preparó para vivir su expresidencia amurallado, distante del México real que gobernó con desgano Ya de salida, compró una residencia en Jardines del Pedregal y levantó un muro a la altura de su discreción o de su miedo: tiene 10 metros, aproximadamente Según la versión oficial, para comprar esa propiedad de 2 mil 500 metros cuadrados, el presidente tuvo que deshacerse de varios inmuebles, entre ellos un departamento en Mexicali Ni entonces ni después se informó de cómo costeó las obras de ampliación y remodelación de la residencia Algunos medios intentaron obtener detalles de los trabajos, pero ninguno logró traspasar la barda que construyó Zedillo en la calle Agua 110 El misterio empezó a despejarse en abril último, cuando la revista Casas y gente publicó una nota y una serie de fotografías por los interiores de la residencia, ya remodelada En aquel momento, la revelación del espectacular inmueble pasó prácticamente inadvertida, pero ahora toma actualidad ante el regreso de Zedillo al ring de la política, en una inesperada defensa del gobierno de Fox, con sus críticas a los legisladores y gobernadores priistas, algunos de los cuales han dicho de él, lo menos, que es un traidor al PRI y que se propuso y logró dejar destrozado a su propio partido Bajo el título Casa Agua, ópera prima del arquitecto Ernesto Zedillo Velasco, la reportera Renata Lira Larios define de entrada el mundo aparte del expresidente: "Amplitud, luminosidad y confort son algunas de las características que describen el diseño arquitectónico de esta propiedad que, con un estilo muy contemporáneo, logra recrear una atmósfera de paz y tranquilidad dentro de la caótica Ciudad de México" El diseño del hijo del expresidente se propuso dos funciones primordiales: "dar mayor protagonismo a la luz y el paisaje exterior, por razones estéticas, e incrementar la dimensión del inmueble para satisfacer las necesidades de sus nuevos habitantes" Para ampliar la residencia, se demolieron paredes y se construyó una segunda planta de manera que la superficie original de áreas verdes no disminuyera La reportera explica que "se levantaron nuevos muros en formas geométricas elementales y repetitivas con grandes ventanales abiertos al nuevo paisaje del jardín, rediseñado con flores y plantas exóticas, cascadas, diferentes especies de cactáceas, palmeras y árboles" La "técnica" cumple un papel importante en la casa de Zedillo Por ejemplo, se instaló una planta de tratamiento de aguas negras y pluviales para el sistema automático de riego y se colocaron paneles en el techo para calentar el agua de la alberca con energía solar También cuenta "con un sistema inteligente para controlar la iluminación, el sonido y las cortinas, que permiten aislar la casa del exterior sin eliminar por completo el paso de la luz natural" Se lee enseguida un pasaje futurista de Casa Agua: "En el centro de la construcción, un patio interior con techo de doble altura terminado en un tragaluz con medio arco de acero, además de ser un detalle arquitectónico de gran calidad estética, funciona como área de distribución de la casa conectando los dos niveles y, a través de un pasillo colgante, las zonas norte y sur de la planta superior" En cuanto a sus (seis) recámaras, están planeadas "de manera que tengan vista al jardín, al igual que la sala, el comedor (con vista en dos de sus lados), la biblioteca y los demás espacios de la residencia Así la nueva construcción logra un mayor aprovechamiento de las áreas verdes y la luz natural que, además de brindarle calidez, complementan la sencillez de su decoración interior" Siguiendo la tendencia contemporánea, esta obra "está caracterizada por el uso de formas simples, materiales nobles y la ausencia de elementos decorativos, pero no como mecanismo de substracción, sino para establecer un diálogo aún más intenso entre el sitio y sus alrededores, al grado de transformarlos y brindarles una nueva identidad" Con esta ópera prima, concluye la reportera, "el joven arquitecto, de tan sólo 26 años de edad -admirador de Teodoro González de León, entre otros grandes de la arquitectura mexicana-, demuestra extraordinaria habilidad, talento y un futuro muy prometedor" Los pies de fotografía aportan otros datos y elogios Por ejemplo, se indica que el patio central está cubierto con estructuras moldeadas en forma de bóveda y que es la antesala "para el comedor minimalista, cuya mesa es una simple cubierta de vidrio de tres cuartos de pulgada que se complementa con un mobiliario en madera pulida" Otro pie resalta la madera, ya que "la duela ha sido empleada para el revestimiento de los pisos de toda la casa" Y el elogio se desborda al hablar de la "estructura madre", que, dice, resulta "impresionante, avasalladora, espaciosa", ya que desde su primera obra, el novel arquitecto se identifica "con una arquitectura universal, definida y vinculada con las corrientes de Frank O Gehry, autor del Guggenheim de Bilbao"

Comentarios