El oficio de Calles en que ordenó matar al general Serrano

miércoles, 20 de noviembre de 2002
Se reproduce en el libro "El triunfo de la Revolución Mexicana", del general Luis Garfias Magaña En su oficina de presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, el general Luis Garfias Magaña repasa a personajes y hechos de la Revolución Es reciente su libro El triunfo de la Revolución Mexicana, en el que transcribe una orden escrita y firmada del general Plutarco Elías Calles al general Claudio Fox: le ordena asesinar al general Francisco R Serrano, por rebelión Dice así el documento: Presidencia de la República Al C general de Brigada CLAUDIO FOX Jefe de las Operaciones Militares en Gro Presente, Sírvase Ud marchar inmediatamente a la ciudad de Cuernavaca, Morelos, acompañado de una escolta de 50 hombres del Primer Regimiento de Artillería, para recibir del general Enrique Díaz González, Jefe del 57º Batallón, a los rebeldes Francisco R, Serrano y personas que lo acompañan, quienes deberán ser pasados por las armas sobre el propio camino a esta capital por el delito de rebelión contra el gobierno constitucional de la República; en la inteligencia de que deberá rendir el parte respectivo, tan pronto como se haya cumplido la presente orden, directamente el suscrito, presidente de la República P ELIAS CALLES Comenta en su libro el general Garfias: "Era una terrible orden, ya que Serrano y su comitiva debían de haber sido juzgados por un tribunal competente más aún teniendo en cuenta que iba acompañado por un grupo de civiles que no estaban sujetos al fuero de guerra y que iban a ser muertos por el solo hecho de haber sido capturados en unión del general Serrano" Más adelante, el general Garfias reproduce la narración de Roberto Blanco Moheno, que presenció, siendo niño, la ejecución del general Arnulfo Gómez, llevada a cabo por el general José Gonzalo Escobar que, más tarde, se rebelaría también Dice Blanco Moheno: Me colé en la cantina; sentados frente a frente en una de las mesas, Escobar y Gómez se miraron un momento Luego habló el gordo, el uniformado, el que traía soldados a sus órdenes -Traigo órdenes del Manco para quebrarte, ya lo sabes Tienes veinte minutos para escribir a tu familia, para lo que quieras, mientras llega el notario Así va revelando el libro las órdenes directas, los telegramas que ordenaban los asesinatos, las decisiones de matar El general Garfias, retirado ya del activo, diputado por segunda vez, miembro del PRI, historiador, catedrático del Colegio Militar de México y de la Escuela Superior de Guerra, agregado militar en Washington, embajador en Paraguay, jefe del Estado Mayor en San Luis Potosí y en Puebla, director de Archivo e Historia de la Defensa Nacional, autor de siete libros y coautor de otros tres, entre otras cosas y funciones de su vida, reflexiona sobre estos hechos y estos personajes de los años revolucionarios, en su oficina de la Cámara de Diputados -General, usted transcribe en su libro una carta de Calles que ordena el asesinato de Serrano ¿De dónde tomó esa carta? -La tomé de un libro -creo que se llama Cuando el águila se cortó las alas-, escrito hace muchos años por la periodista Magdalena Mondragón y publicado en los cuarentas Allí se cita esa carta que, por lo demás, no es carta, es una orden, es un oficio, y un oficio delicado; pero en aquellos años así se llevaban las cosas, y es preferible que hubiera sido así En esa época se cometieron muchas muertes, como las del padre Pro y del ingeniero Segura Vilchis, para citar un ejemplo A Segura Vilchis se le ejecutó sin ninguna formación de juicio legal Sencillamente se ordenó que lo mataran -Usted cita también telegramas y órdenes directas de Obregón de matar a alguien -Así es Era la época El general Obregón es para mí la figura más brillante de la historia militar de México, pero también era un hombre que no se andaba con medias tintas, era un hombre de mano muy dura A algunos de sus grandes compañeros de la primera fase de la Revolución, él los mandó fusilar o matar Un caso fue el de su compadre, Fortunato Maycotte, a quien matan en Oaxaca, en condiciones terribles, por órdenes suyas, después de que Maycotte, en alguna forma, le había salvado la vida y, posiblemente, le había dado la oportunidad de su gran triunfo en el año 20 Cuando el Plan de Agua Prieta, el general Obregón estaba en la ciudad de México y salió huyendo en un tren disfrazado de garrotero Llegó a Iguala, Guerrero Allí era comandante -entonces se llamaba Jefatura de Operaciones Militares de Guerrero-, el general Maycotte, que encontró al general Obregón prácticamente inerme, dormido Obregón se puso a sus órdenes Y Maycotte, con una gran nobleza, le dijo: `No, mi general, yo estoy a las órdenes de usted' Cuatro años después, Maycotte moría por órdenes de Obregón Fue un hombre muy duro Posiblemente era la época -Desde el punto de vista ético, esos son asesinatos -Desde el punto de vista ético, muy ético, sí Desde el punto de vista práctico, tal vez se deban ver bajo otra luz Recuerdo los casos absurdos en que el general Franco mandaba juzgar por rebeldes a los generales republicanos que quedaban ¿Por rebeldes a quién? Ellos eran los que estaban defendiendo el orden constituido de la República Sin embargo, grandes figuras del ejército español fueron fusiladas bajo ese criterio que a los vencedores les parecía correcto, pero que a uno le parece absurdo -¿Es la ética del poder? -Sí Es la ética de la fuerza Si no estás conmigo, estás contra mí Además, en México, era la década de los veintes, una década terrible, dificilísima, llena de enormes problemas que hoy no se conocen Por eso escribí este libro, El triunfo de la Revolución Mexicana, con la idea de ilustrar algo esa época terrible Rebeliones en 23-24 El 27, que fue una asonada muy sangrienta La guerra cristera, y usted sabe lo terrible que son las guerras religiosas La revuelta del 29 La eterna acechanza de los Estados Unidos sobre México Los tratados de Bucareli La enorme presión para el petróleo mexicano Y, sin embargo, México salió adelante, gracias a esos hombres, Obregón y Calles, que en su momento tuvieron la visión y el valor de enfrentarse a situaciones terribles, como las que estamos comentando -Militarmente hablando, ¿cuáles son los generales mexicanos más notables en este siglo? -Dejando a un lado al general Díaz, que fue un hombre notable en el siglo pasado, ya no en este siglo, porque era presidente de la República y ya no se puede hablar de él como militar, yo diría que en la Revolución hay una figura notable, que fue Villa Villa es el caudillo, el hombre de la gleba, carismático, inteligente, cruel, que ocupa un lugar primordial en la historia militar de la Revolución Fue triunfador en muchas operaciones Tomó parte en la campaña contra Pascual Orozco, en 1912 Llevada a cabo por la división federal del norte, que mandaba Victoriano Huerta Fue una campaña muy bien hecha Huerta derrotó a Orozco en todos los combates Y allí Villa, que mandaba un cuerpo de guías, se dio cuenta de la efectividad de la artillería que mandaba Guillermo Rubio Navarrete Por primera vez, posiblemente por única vez, se usó en México lo que se llama la "barrera rodante", o sea, disparar con la artillería propia, adelante de los propios soldados Es un tiro muy difícil Hay que calcularlo muy bien Villa se quedó impresionado por el uso de la artillería Y, cuando ya estaba en la gran Revolución, ordenó que nunca se fusilara a los oficiales de artillería, porque eran muy difíciles de improvisar "Otro general brillante por muchos conceptos, fue Felipe Angeles En muchos casos, fue el cerebro militar de Villa Se incorporó antes de Torreón y fue el que pensó y dirigió las grandes batallas de Torreón a Zacatecas Angeles es una figura curiosa, un mestizo hidalguense, formado en el Colegio Militar bajo otros conceptos, sin el carisma de Villa, pero con inteligencia y con conocimientos; un hombre muy capaz, que llevó a Villa muchas veces al triunfo "Y el otro, para mí la figura más importante, es el general Obregón, un hombre improvisado, aunque había tomado parte en la campaña de Orozco, que tenía innatos conocimientos de militar Llevó a cabo maniobras que Villa nunca hizo La maniobra de Orendáin, en La Venta, fue una real maniobra militar, bien hecha y bien pensada Villa, en cambio, era el hombre de los grandes choques" -¿Cárdenas? -El general Cárdenas no llegó a tener una época tan brillante Descolló en alguna forma, cuando estuvo al mando de las tropas que marcharon por la costa del Pacífico, en la revuelta de 23-24 Allí mandó una columna e hizoun buen papel -¿Avila Camacho? -No Definitivamente no El general Avila Camacho siempre tuvo un papel muy subordinado en la Revolución Tan es así que, en el año 37, todavía era general de brigada, cuando las grandes figuras de la Revolución ya habían muerto o eran generales de división desde hacía muchos años Eso indica que no tuvo ni la brillantez ni el desempeño, en los combates de la Revolución, que tuvieron los otros generales (Proceso No 0965 / 1 de mayo de 1995)

Comentarios