Exhorta la Iglesia a rechazar la campaña contra el SIDA (parte I)

viernes, 29 de noviembre de 2002
Ver fotogalería "Es una mentira decir que el condón previene el contagio del SIDA! Es tan riesgoso que promoverlo es como instar al pueblo a jugar a la ruleta rusa", exclamó molesto el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara, en octubre de 1997 Clava sus ojos en los reporteros, y hace la comparación: "Si a ustedes les dan una pistola con cargador para nueve balas, pero que sólo tiene tres, ¿se dispararían? ¿apretarían el gatillo si hay 30% de probabilidades de que se maten? ¡No señor! Eso es jugar a la ruleta rusa, y es precisamente lo que están haciendo las autoridades con esa campaña Dicen que su método es seguro Y no lo es "Desde el punto de vista moral están alentando el relajamiento de costumbres Hacen propaganda del condón entre los chicos de secundaria; cuando todavía no despiertan al sexo ya los están despertando oficialmente, diciéndoles: 'Esto es seguro, síganle, nada más usen esto' Eso no se vale" De esta manera el cardenal se sumó al arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, y al nuncio apostólico, Justo Mullor, en su oposición a la tercera fase de la campaña de prevención del SIDA, iniciada en ese entonces por la Secretaría de Salud y el Conasida, dirigida a los adolescentes como "público meta" Rivera Carrera, en un sermón pronunciado el 24 de agosto, dijo que la campaña estaba inserta en "la cultura de la muerte" y que los empaques de los preservativos debían llevar la advertencia "este producto puede ser nocivo para la salud" Después Mullor calificó a la campaña como "un acto extremadamente propagandístico, con unos enormes intereses detrás a veces detrás de esta propaganda hay una anarquía sexual" Sandoval Iñiguez, por su parte, recalcó: "Al promover el condón entre los niños de 11 ó 12 años están echando a perder a la juventud y orillándola a muchos riesgos ¿Qué quieren? ¿Frustrar el futuro de la patria? ¿Qué futuro puede tener una adolescencia viciosa, enfermiza por el sexo y las drogas? ¿Qué patria puede construir?" Alzando el tono de voz: "Yo no creo que esos señores promuevan el condón entre sus hijas para que practiquen el sexo seguro Y si no lo quieren para sus hijas entonces por qué sí lo quieren para los hijos y las hijas del pueblo ¡No hay razón! Esa no es la función de un gobernante Si pensaran como padres de familia, y no como políticos, procederían de otra manera "Qué acaso los institutos oficiales no pueden hacer un poco de patria y decir: 'Vamos a ajustarnos a los principios de la moral natural, válida para todos los hombres' Qué no pueden decir: 'Nos conviene tener una patria con familias bien constituidas, con jóvenes sanos de cuerpo y mente' "Si hasta a los cigarros se les pone que son peligrosos para la salud Y el preservativo, por el material con que está hecho y su propia constitución, tiene un porcentaje de inseguridad Añádase que tantas veces, en el ardor de la pasión, lo usan mal, o se rompe, o no falta qué pase" El cardenal fue entrevistado en su quinta de Tlaquepaque Sentado en un equipal, diseñado en forma de sillón episcopal, aseguró que, de acuerdo con estudios científicos, el condón tiene 30% de fallas: "El preservativo tiene poros Y esos poros llegan a ser hasta 50 veces más grandes que el virus del SIDA Y también bastante más grandes que el esperma Son como una red por donde los microorganismos se pueden filtrar Como preservativo del virus tiene 70% de eficacia ¡Seguro! De modo que ni protege en 100% de la preñez, ni tampoco del SIDA" Contra el gobierno Además de ser su anfitrión y promotor, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez fue, en 1997, la figura central del Primer Congreso Internacional que los grupos Pro-Vida organizaron en esta capital del 19 al 21 de septiembre En una solemne misa realizada en catedral, el cardenal inauguró el congreso al que asistieron más de mil representantes de varios países "El aborto es el mal de nuestro siglo Este pecado es más grave que el de las guerras, ya que es una matanza silenciosa con la complicidad de la madre, el padre y los médicos", dijo en su sermón El dirigente en México de Pro-Vida, Jorge Serrano Limón, denunció que la actual campaña gubernamental es una imposición del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, organismos que, junto con el gobierno estadunidense, le exigen a México la legalización del aborto, el reconocimiento del matrimonio entre homosexuales y entre lesbianas y una drástica reducción de su crecimiento demográfico Pero fue sin duda la conferencia del cardenal Sandoval Iñiguez "Cómo construir la cultura de la vida"? la más concurrida y aplaudida Flanqueado por los hermanos Serrano Limón ?Jorge y Paco? el cardenal arremetió contra la campaña de la Secretaría de Salud: "La campaña es una barbaridad Su publicidad del condón quiere implementar el vicio y la vagancia La única campaña contra el SIDA debe ser la moralidad" Y repasó las estrategias gubernamentales enmarcadas en la "cultura de la muerte": la promoción de las píldoras anticonceptivas, en los años setenta; las campañas de esterilización de hombres y mujeres; y más recientemente la "perversión del concepto de familia impulsado por la ONU, que quiere que sea familia cualquier relación entre seres humanos" Jocoso, el cardenal comentó a la concurrencia: "Imagínense si alguno de ustedes es adoptado por un par de maricones ¿A quién le van a decir papá y a quien le dirán mamá?" Y llamó "viejas aborteras" a las feministas que pugnan por despenalizar el aborto Sentenció: "No puede un médico llamarse cristiano, ni esperar la salvación, si es abortero e implanta dispositivos intrauterinos: es un asesino y está matando" Consideró que "el programa demográfico está en la base de esta cultura de la muerte: deben morir los más débiles, los más pobres, los más feos y los más chaparros" Citó pasajes de la encíclica Evangelium Vitae, de Juan Pablo II, e instó a todos a oponerse a los planes del gobierno (Proceso 1094/ 20 de octubre de 1997)

Comentarios