San Luis Gonzaga, patrono para los enfermos de SIDA

viernes, 29 de noviembre de 2002
Ver fotogalería Los enfermos de la peste del siglo no tienen una cura para su mal pero sí un patrono La designación de San Luis Gonzaga como patrono del SIDA por parte de la máxima autoridad de la Iglesia Católica, Karol Wojtila, en 1991, es, sin embargo, intencionalmente ambigua porque ejemplifica ante todo la habilidad y el histrionismo políticos del líder polaco y rehuye el problema central de la apertura ideológica por parte de la jerarquía eclesiástica ante las libertades sexuales del siglo Así lo advirtieron José Ramón Enríquez y José Antonio Alcaraz ?ambos católicos? en entrevistas con Proceso, luego de enterarse de la orden papal, difundida desde el Vaticano el 18 de junio de ese año, justo en la semana en la que se realizó la VII Conferencia sobre el SIDA de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Florencia, Italia Wojtila celebró el cuarto centenario de la muerte de Gonzaga (1568-1591) con su visita del 22 y 23 a la diócesis italiana de Mantua y a la ciudad de Castiglione delle Stiviere Es "un gesto", pues La concepción escolástica que considera al cuerpo como la cárcel del alma sigue vigente Hay humanidad, no flexibilidad En cambio, para el historiador jesuita Manuel Pérez Alonso la designación papal difundida por la agencia EFE, "es ante todo la preocupación de Juan Pablo II ante los sufrientes Es brindarle a los enfermos de SIDA un patrono al cual encomendarse en sus oraciones Es ?caridad y misericordia?, pero no un cambio en la actitud de la Iglesia ante la libertad sexual "El sexo no es malo porque Dios lo hizo y Dios no hace nada malo Lo malo es el abuso Y el abuso es el sexo fuera del matrimonio El soltero tiene que guardar la castidad pues la finalidad del sexo es la procreación Así lo definió Paulo VI en su Encíclica Homine Vite La Iglesia Católica por eso se opone a la promoción del uso del condón No porque no se preocupe por el contagio sino porque resultaría un estímulo para continuar con el desorden sólo que con precauciones La mejor prevención es la abstinencia" Aclara que el SIDA "no es un castigo de Dios", como lo definió Jerónimo Prigione, sino "un castigo de la naturaleza" Los milagros ocurren Para el compositor y crítico de arte José Antonio Alcaraz, la designación de Luis Gonzaga como patrono del SIDA forma parte del gigantesco colmillo político del señor Karol Wojtila Y consideró que "dentro de todo, es cosa tan chistosa lo de un santo para el SIDA ¿Dónde está el santo del cólera? ¿Santa Teresa de Lima? ¿Fray Escoba? ¿Qué pasaría si de pronto se descubriera que San Luis Gonzaga era un licencioso de closet?" "¿Se repartirán condones San Luis Gonzaga? ¿Fundará el Vaticano un Instituto de Estudios del SIDA con su nombre? ¿En el anverso de las estampitas se leerá :"Récele nueve novenarios para curarse del SIDA"? Encontré en Barcelona, en 1960, a los claros precursores de este movimiento: condones con el Sagrado Corazón de Jesús Estoy corriendo un gran riesgo Puedo contraer SIDA el día de mañana Y el riesgo más grande no es ése El riesgo más grande es que San Luis Gonzaga me haga el milagro", inquirió Para el especialista, "lo del señor Wojtila no es más que el nadar entre dos aguas, común al poder A cualquier poder Algo sabemos en México de eso Es también estrategia de chamán Fetichismo vil La estampita sustituye al amuleto Es su encarnación moderna y católica Y, en fin, oportunismo El señalamiento sucede dos días antes de los 400 años de la muerte de San Luis Gonzaga", dijo ?¿No se combate pues el problema central que es detener la epidemia? A menos que ocurra un milagro Milagro en cuya posibilidad creo ?¿Los gays encontrarán en Gonzaga a su santo? ?Eso no lo determina el movimiento homosexual Eso lo determina el Vaticano La comunidad gay católica, reprimida y anatemizada por el propio Vaticano, recibiría con gran alegría la designación de un patrono ?¿Cual sería su candidato a santo gay? ?Domenico Savio, joven virtuoso y casto que ascendió a la gloria de los cielos a los 16 ó 17 años cubierto de azucenas y con una flor en la mano Tal vez San Francisco de Asís sería un santo ideal (Proceso 767/ 15 de julio de 1991)

Comentarios