Gana la ONU

domingo, 3 de noviembre de 2002
El corresponsal de uno de los más influyentes diarios de Estados Unidos me comentó la semana pasada, en tono de pregunta: "me imagino que Jorge Castañeda debe estar rezando por que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe por consenso la resolución sobre los inspectores a Irak, pues de otra manera en menudo lío se meterá con Washington o con la opinión pública mexicana" Mi respuesta fue tajante: "en esta ocasión, mi querido amigo, tu presidente y su equipo de seguridad deben estar rezando con mayor devoción Si la votación se divide, México pagará un elevado costo con la opinión pública o en la relación bilateral, pero si Washington no obtiene el consenso y ataca a Irak prácticamente de una manera unilateral, simple y sencillamente destruirá el orden internacional prevaleciente desde el final de la Segunda Guerra Mundial, del que fuera el principal artífice" Sólo los conocedores de los procedimientos deliberativos del Consejo de Seguridad podrían haber vaticinado que la decisión en torno a Irak tardaría tanto tiempo: ya van siete semanas y contando Los estadounidenses nunca han escondido su deseo de que la resolución sea aprobada a la brevedad posible y Bush aprovecha cuanta oportunidad tiene, como lo hizo en Los Cabos, para mostrar su frustración ante una serie de países, entre ellos México, que no comprenden que lo más conveniente frente a un enemigo como Saddam Hussein es despachárselo cuanto antes Olga Pellicer, exrepresentante alterna ante el organismo y hoy profesora del ITAM, con gran sencillez como corresponde a quienes comprenden muy bien lo que enseñan, me explica que el ganador de este largo proceso es la propia ONU, pues simple y sencillamente está operando su método, la deliberación, y todo parece indicar que las posiciones de Estados Unidos y Francia se han acercado Los grandes protagonistas han sido Estados Unidos y Francia Nuestro vecino, acompañado por Tony Blair, quien su lealtad ha sido verdaderamente canina, introdujeron una resolución que no era otra cosa que un cheque en blanco para atacar a Irak Es decir que no sólo pedía que los inspectores fueran armados y acompañados por soldados, sino que el texto también indicaba que se "utilizarían los medios que sean necesarios para desarmar a Irak" Francia, acompañada por Rusia, introdujo una resolución en dos tiempos: los inspectores irían desarmados, y de encontrar la evidencia que buscaban, sería el Consejo de Seguridad el que tuviera que deliberar y votar nuevamente sobre el ataque militar A siete semanas, y cuando parece que es cosa de días que se llegue a una resolución definitiva, tanto Francia como Estados Unidos están cantando victoria Según los galos, la resolución final será más parecida a la suya, pues los inspectores no irán armados y los hallazgos de los inspectores deberán ser sancionados nuevamente por el Consejo de Seguridad Por su parte, los estadounidenses, según reporta Julia Preston de The New York Times, insisten en que el régimen de inspección que obtendrán es tan fuerte que está muy cerca de su propuesta original La diplomacia mexicana, que desde un principio se colocó más cerca de la posición de Francia, considera que la resolución final está más cargada de ese lado, y siente que no obstante las críticas airadas de la prensa estadounidense, especialmente la aparecida en el The Wall Street Journal de que le hacemos el juego a Hussein, México saldrá bien librado pues finalmente se le reconocerá que ayudó a acercar las posiciones de Francia y Estados Unidos De manera que en el escenario que parece que prevalecerá, es decir que durante la primera semana de noviembre se llegue a un consenso y salga la resolución por unanimidad (se especula que únicamente se opondrá Siria, uno de los 10 miembros no permanentes), todos cantarán victoria, incluso México Pero ¿qué será lo que habrá ganado y qué lo que habrá perdido nuestro país? Me parece que México no gana mucho, o al menos, los saldos positivos son más difíciles de cuantificar que los negativos Es decir, es muy difícil probar que México realmente desempeñó un papel de facilitador del proceso o bien que inclinó la balanza para que Estados Unidos se acercara a Francia De haberse percibido que México desempeñó este papel, se gana sobre todo credibilidad en el ámbito multilateral Es evidente que Francia debe estarnos adorando pues buena parte de las críticas en Estados Unidos se han desviado hacia México, justo como la de The Wall Street Journal El costo radica en el enfado del vecino del norte Desde luego que los halcones deben estar muy molestos con este vecino del sur que sigue insistiendo en mantener una política exterior independiente Pero más preocupante es que Bush se moleste definitivamente con su homólogo Fox y congele la agenda hacia México ya sea por dos años o por seis, dependiendo de si se reelige en 2004 o no Ni duda cabe que será muy costoso para México Pero hay que entender que la diplomacia mexicana no tenía otra alternativa Ante la andanada militarista y unilateralista del equipo de Bush, México se quedó sin espacios de negociación; simple y sencillamente no es posible consentir que Washington se auto otorgue el derecho de cambiar de régimen en Irak, pues el día de mañana lo hará en nuestra región La diplomacia mexicana, sin embargo, se colocó solita en esa difícil posición Es decir, buscó y consiguió un lugar en el Consejo de Seguridad Y una vez allí, no tuvimos ni para dónde hacernos No hay que ser un gran filósofo para entender que en la diplomacia, al igual que en la vida, ya de por sí harto complicada, no es bueno buscar complicaciones gratuitas

Otras Noticias