Sigilo de PAN y PRI en la recaudación de fondos (Segunda Parte)

sábado, 30 de noviembre de 2002
EL PUEBLO PAGA Puebla, Pue (apro)- Aunque el golpeteo ya inició y se trata de encontrar los máximos puntos divergentes entre uno y otro para ofrecerse a la sociedad como la mejor propuesta, los dos partidos sujetos a investigaciones coinciden en dos aspectos; por un lado, se pronuncian en favor de que prevalezca el financiamiento público para el proselitismo y, por otra parte, aseveran que de momento no hay condiciones para reducir las cifras millonarias que significa un proceso electoral El argumento esgrimido tanto por el gobernador priista Melquiades Morales Flores, como por el secretario de Asuntos Electorales del PAN, Luis Enrique Palacios Martínez, es que si se reduce ahora el monto del financiamiento público para las campañas, se corre el riesgo de que aumenten los dineros privados que respaldan candidatos, de los que no siempre se conoce el origen, situación que es precisamente la que llevó a la PGR a investigar el llamado Pemexgate, y al IFE a buscar infructuosamente un reporte sobre las fuentes que promovieron a Vicente Fox “Más vale que se siga gastando por parte del Estado, porque el financiamiento privado se presta a suspicacias sobre lavado de dinero”, expuso Morales Flores —Como ocurre con el caso de los Amigos de Fox —Yo no digo eso, ni estoy diciendo que siquiera se pueda intuir —¿Preferir los recursos públicos indica que tampoco habría financiamiento de sindicatos de alguna paraestatal? —No, no, no se debe evitar porque eso también entraña irregularidades —Entonces, los recursos con que operarán en estas campañas serán limitados, ¿no? —De los dineros yo no sé, eso le corresponde al presidente de mi partido Por su parte, el secretario del blanquiazul considera inviable reducir ahora los gastos con dinero del pueblo utilizado para proselitismo, aunque opina que se deberá hacer en un futuro cercano “El financiamiento público es un mal necesario, por el riesgo de intereses no siempre muy claros que hay detrás del financiamiento privado Quitarlo equivaldría a poner el destino del país, en el mejor de los casos, en manos de empresarios, pero también podría quedar a merced de intereses de mafias”, justifica Además, dice que los costos en medios de comunicación, a los que define como parte fundamental de las campañas, son demasiado altos “Las tarifas para publicidad política son las más cara en los medios, lo que hace imposible, por ahora, pensar en que se bajen los costos que implica una campaña”, por lo que sugiere que este asunto se aborde por parte de la siguiente Legislatura federal “Eso, sin duda, deberá cambiar se debe reformar el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales y las leyes relacionadas con estos procesos; que los partidos gasten menos, sí, pero que los medios de comunicación recobren el sentido social que deben tener”

Comentarios