Se apoderan Bush y los republicanos del Congreso

martes, 5 de noviembre de 2002
Washington - La apabullante victoria de los republicanos en las elecciones generales de medio periodo de este martes 5 de noviembre, le dieron al presidente George W Bush y a su partido el control total del Congreso federal, con el cual ahora la Casa Blanca tiene luz verde para aprobar todas las iniciativas pendientes de la agenda presidencial “La elección ya se quedo atrás, ahora necesitamos trabajar juntos por el bienestar económico y la seguridad nacional del país”, dijo Bush a través de su portavoz Ari Fleischer, luego de conocer que los republicanos la arrebataron a los demócratas la mayoría representativa del Senado y ampliaron la que ya tenían en la Cámara de Representantes El resultado de los comicios, los más cerrados y disputados en los últimos 8 años, le dieron por lo menos 51 curules de los 100 en disputa en el Senado, dejando a los demócratas con 49, tomando en cuenta al independiente Jim Jeffords de Vermont, y aun ganador el de Lousiana , cuyo resultado se podría conocer hasta dentro de tres semanas Tomando en cuenta que el Vicepresidente Dick Cheney es el presidente de la Cámara alta, su lugar le da automáticamente a los republicanos la mayoría representativa En la Cámara de Representantes donde ya se había vaticinado la derrota de los demócratas, este partido no sólo no pudo arrebatarle el poder a los demócratas sino que hasta el momento perdió seis de los 209 curules que tiene en el 107 Congreso, mientras que el partido de Bush amplió a 227 lugares los 222 que tenia, con un puesto independiente y cuatro que todavía no se resuelven Con esta realidad, el partido republicano será a partir de enero de 2003 el dueño absoluto del control del Capitolio, lo que le dará a Bush la facilidad de que se aprueben todos sus proyectos de ley que a lo largo de este año le rechazaron los demócratas como mayoría representativa en el Senado El éxito republicano de las elecciones se lo están adjudicando los lideres de este partido a la popularidad del presidente Bush y a los casi 200 millones de dólares que colectaron el mandatario y Cheney para financiar la campaña de sus candidatos Los demócratas refutan esta teoría; Tom Daschle, el todavía líder de la mayoría en el Senado, dijo que fue “el temor que impregnó el presidente a la población de que se dé un nuevo ataque terrorista y el señalar a la posible guerra contra Irak como una victoria contra este mal”, lo que hizo que los electores dieran su voto a los republicanos Pronosticando además que de aquí a los próximos comicios presidenciales, en noviembre del 2004, el deterioro de la economía del país que “sigue su marcha”, les devolverá la razón cuando los electores rechacen a Bush mandando a un demócrata a la Casa Blanca y quitándole a los republicanos la mayoría absoluta en las dos Cámaras del Congreso federal Conscientes de esto, Trent Lott, quien volverá a ser líder de la mayoría en la Cámara Alta, y Dennis Hastert, el presidente de la Cámara de Representantes, dijeron que una vez instalado el 108 Congreso de la Unión, la prioridad de la Casa Blanca y del Capitolio será aprobar las iniciativas económicas de Bush, entre éstas un nuevo paquete de reducción de impuestos, pese a que los analistas económicos sostienen que una eventual tributaria acabara por ampliar el déficit presupuestal, una de las causas principales de la contracción macroeconómica de los últimos 22 meses Bush no descuidará sus proyectos de política exterior, la lucha frontal contra el terrorismo, la posibilidad de una nueva guerra contra Irak y la ampliación de poderes a nivel domestico y extranjero de agencias federales como el FBI, la CIA y el Consejo Nacional de Inteligencia Uno de los principales proyectos de ley que retomará el próximo Congreso una vez instalado, será la aprobación inmediata de la Creación del Departamento de Seguridad domestica, ya aprobado por la Cámara de Representantes y atorado por los demócratas en el Senado La ley de reducción tributaria será también aprobada con celeridad y hasta en esta iniciativa los demócratas tendrán que apoyar porque si no podrían ser acusados de ser los causantes del desastre económico La reforma migratoria que tanto busca Vicente Fox, podría ser retomada por Bush, aunque el tema de un acuerdo bilateral migratorio que pudiera regularizar el estatus migratorio de poco más de tres millones de trabajadores mexicanos indocumentados que viven en la Unión Americana, no será precisamente un tema popular entre los estadunidenses y sus representantes en el Congreso federal, sobre todo si continúa cayendo la economía Bush puede retomar el tema, aunque dependerá del Congreso su aprobación Esta fue la primera ocasión en que aumenta el número de representaciones republicanas en una elección de medio periodo cuando el Poder Ejecutivo se encuentra también en las manos de este partido 06/11/02

Comentarios