Incertidumbre en Colima tras restricción en EU

jueves, 7 de noviembre de 2002
Ixtlahuacan, Col (apro)- Las restricciones establecidas por el gobierno de Estados Unidos para el ingreso a su territorio de melón cantaloupe de origen mexicano, por un presunto problema de contaminación por salmonelosis, generó una gran incertidumbre entre los pobladores de este lugar Y es que la economía de Ixtlahuacán –el municipio más pequeño del estado, con menos de tres mil habitantes— depende casi totalmente de los recursos generados por este cultivo, del que, según el presidente municipal, Germán Virgen Verduzco, se sostiene alrededor de 70 por ciento de la población En entrevista, el alcalde advierte que si no se libera pronto la entrada de melón mexicano a Estados Unidos, ocurrirá un “desastre económico” a la hora de comercializar la cosecha de esta temporada, pues se “inundará” el mercado nacional, se desplomará el precio y esto derivará en un daño muy serio para las familias de Ixtlahuacán, así como las de otros lugares del país que enfrentan las mismas condiciones Una de los efectos concretos que se vislumbran frente a esta situación es la amenaza de desempleo prácticamente masivo en una población donde el cultivo y exportación de melón genera, de acuerdo con Virgen Verduzco, 50 mil jornales anuales La empresa “Ixtlahuacán, Sociedad de Producción Rural de Responsabilidad Limitada”, que tiene como socios a 26 productores y constituye la principal fuente de empleo en la región, exportó a Estados Unidos la temporada anterior más de 8 mil toneladas de melón cantaloupe Rodrigo Torres, su gerente general, manifiesta que si para este año se cierran completamente las fronteras estadunidenses a este producto, la sociedad se verá obligada a parar actividades, dejando en el desempleo a más de 300 personas El 28 de octubre, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) determinó poner en detención, sin examen físico, todas las importaciones de melón mexicano, bajo el argumento de que “las medidas antihigiénicas” de su producción han provocado cuatro brotes de salmonelosis en los últimos tres años en el país del norte, de los que se habrían derivado dos muertes y 18 casos de hospitalización Según la dependencia, las investigaciones de los brotes de salmonela llevadas a cabo entre 2000 y 2002, “han demostrado condiciones antihigiénicas durante el cultivo y empaquetamiento” de la fruta, además que “muestras de la mayoría de las regiones cultivadas en México, al ser examinadas dieron un resultado positivo de salmonela” Torres comenta que se encuentra identificado plenamente el caso que desencadenó esta “psicosis” en Estados Unidos, que es el de la empresa Schiplen, de Guerrero, propiedad de un ciudadano estadunidense que maneja la producción de más de 2 mil hectáreas, pero la mayoría de ellas regadas con aguas negras Por lo tanto, considera injusto que el gobierno norteamericano haya tratado con el mismo criterio a todas las regiones de México, pues si bien existen zonas del país donde todavía no se toman medidas para asegurar la higiene del producto, hay sitios donde se han registrado grandes avances en esta materia En el caso de Ixtlahuacán, refiere que la empresa a su cargo firmó, el 8 de octubre del año pasado, con la compañía Scientific Certification Systems un acuerdo estándar de certificación de medidas para la inocuidad en la producción de melón El contrato incluye también una auditoría de diagnóstico de instalaciones, educación y entrenamiento, así como el desarrollo de un manual de inocuidad Como resultado de los esfuerzos realizados en este sentido, señala Rodrigo Torres, la sociedad productora y exportadora de melón ha realizado “cuantiosas inversiones” Tan sólo los servicios de la compañía certificadora tuvieron un costo de 15 mil dólares, esto sin contar los costos de las obras y medidas llevadas a cabo para garantizar la inocuidad “Hemos invertido mucho dinero en maquinaria y en mecanismos de tecnificación para la producción y empaque del melón; entre las cosas que hemos realizado, construimos un cuarto de preenfriado que nos costó cerca de 180 mil dólares” Añade Rodrigo Torres: “Para llevar a cabo este sistema se necesitan muchos recursos económicos, porque hay que instalar letrinas en el campo, establecer medidas estrictas de higiene del personal, utilizar camiones especiales para el traslado de los trabajadores, destinar vehículos especiales, higiénicos, para el transporte del producto, esterilizar las herramientas de trabajo, tomar medidas para que no haya roedores u otro tipo de plagas en las instalaciones de empaque, etcétera” Refiere que todas las medidas que está exigiendo el gobierno norteamericano, la empresa de Ixtlahuacán ya las tenía consideradas desde el año pasado “A nosotros nos hicieron el análisis y no tenemos problemas en el campo, aunque donde se da el problema es la selección y empaque, porque algún trabajador fue al baño y no se lavó bien las manos, siguió manejando el producto y seguramente ahí posiblemente haya contaminación, pero estamos mejorando nuestros sistemas” Los productores de esta región, dijo, se han pronunciado en favor de que los criterios para el ingreso de melón a Estados Unidos se apliquen de manera selectiva, de acuerdo con la situación de cada región de México, pues “no es válido calificar de la misma manera a todo el país” Torres señala que, a petición de los productores, el gobernador Fernando Moreno Peña realiza gestiones encaminadas a buscar la aplicación de criterios diferenciados para la aceptación o rechazo de melón mexicano en Estados Unidos Mientras tanto, el alcalde Germán Virgen, quien también es productor de melón, menciona que hasta el momento del anuncio del gobierno norteamericano, ya se encontraban sembradas alrededor de 600 hectáreas de melón para esta temporada en el municipio, pero ahora “los productores estamos ante una disyuntiva: parar la siembra o continuar, bajo el riesgo de perderlo todo” 06/11/02

Comentarios