Ratifican acusaciones contra exgenerales por muerte de campesinos

jueves, 7 de noviembre de 2002
México, D D- Margarito Monroy Candia, el mecánico del avión Avara de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), ratificó ante la Procuraduría de Justicia Militar sus afirmaciones en contra de los exgenerales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo procesados por sus vínculos con el narcotráfico y acusados por la muerte de 143 campesinos guerrerenses durante la llamada “guerra sucia” “Yo vi cómo los mataban”, aseguró el testigo en su testimonio asentado en el expediente SC/034/2000/IV/1-E BIS, junto con el de otros tres testigos más El testigo aseguró que entre 1975 y 1979 se realizaron 33 vuelos “de la muerte”, comandados por los exgenerales, en los que lanzaron al mar a poco más de 200 cuerpos de presuntos guerrilleros Puntualizó que dentro de los expedientes de la justicia castrense está la bitácora de vuelo del avión en que se realizaron estos viajes, desde la base aérea de Pie de la Cuesta Detalló que en cada viaje se transportaban entre ocho y doce cuerpos para arrojarlos a las aguas del océano Pacífico Fuentes castrenses citadas por La Jornada y El Universal afirman lo anterior y sostienen que las bitácoras de los vuelos “son como la historia” de cada aeronave, en la que se registra hora de salida, lugares y objetivo del vuelo En ese entonces, los ahora exgenerales tenían grados bajos dentro de la milicia Acosta Chaparro era capitán primero y Quirós Hermosillo coronel, aunque eso no los exime de responsabilidad alguna en los hechos El 16 de octubre, el piloto Roberto Huicochea rompió el silencio y reveló haber sido uno de los pilotos que condujeron la aeronave desde la que arrojaron los cadáveres Estos no son los primeros testimonios en contra de los generales por su presunta responsabilidad en el asesinato de campesinos considerados guerrilleros En la edición de Proceso del 27 de octubre, militares y civiles relataron a la Procuraduría de Justicia Militar cómo cometían los militares esos crímenes En el expediente que cita la revista Proceso, en el que quedaron plasmados los relatos de algunos guerrilleros, se incluyen oficios girados por el Batallón de Ingenieros del Combate de la Fuerza Aérea sobre los nombres de quienes integraron ese grupo de militares, así como los vuelos desde los que se presume se arrojaban los cuerpos al mar También se menciona que el avión usado para lanzar cadáveres al Pacífico, el Arava, cambió de matrícula: tenía la 2005 y ahora tiene la 3005 Gustavo Tarín Chávez, quien colaboró con Acosta Chaparro en Guerrero en 1975 narró que de 1975 a 1979 trabajó bajo las órdenes del exgeneral, y en ese tiempo se realizaron 500 detenciones en los puestos de control instalados por el Ejército en aquella época Contó que a los detenidos se les decía que se les tomaría “la foto del recuerdo” y se les disparaba en la nuca con una pistola calibre 380 a la que Quirós Hermosillo llamaba “la espada justiciera” Los cuerpos eran metidos en bolsas de lona y arrojados al mar El declarante aseguró que Acosta Chaparro asesinó personalmente a 200 ciudadanos, con la autorización de Quirós Hermosillo Sostuvo que algunas personas que fueron arrojadas al mar no estaban muertas pues se escuchaban lamentos cuando iban cayendo El expediente refuerza lo dicho por Tarín con testimonios de otras diez personas, entre las que están: el teniente Margarito Monroy Candia; los subtenientes Luis Blanco Frías, Epifanio Sánchez Martínez, Miguel Barrón Alemán, Antonio Flores Ramírez, Alfredo Hernández Espinoza y Ricardo Guerrero Sinfuegos; los sargentos Jonás Potenciano y Rufino Hernández y el sargento segundo Rufino Flores (Proceso 1356) 06/11/02