De 10 a 13 años de prisión, a quienes lanzaron petardos en instituciones bancarias

miércoles, 11 de diciembre de 2002
México D F- El juzgado tercero del Distrito B de Proceso Penales Federal en el Estado de México sentenció a los cuatro responsables de las explosiones de petardos en tres bancos de la ciudad de México en agosto de 2001, Pablo Alvarado Flores y los hermanos Héctor, Alejandro y Antonio Cereso, a entre 10 y 13 años seis meses de prisión por los delitos de terrorismo, delincuencia organizada, almacenamiento de artificios y posesión de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército Sólo uno de los implicados, Sergio Galicia Max, fue absuelto del delito de posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército Luego de un año y cuatro meses de su detención, el juez José Luis Gómez Martínez sentenció a los tres hermanos Cereso Contreras, quienes supuestamente eran miembros del Ejército Popular Revolucionario, a 13 años y seis meses de prisión, sin derecho a conmutación de pena ni a fianza, y además, pagarán una multa de 351 días de salarios mínimos A su vez, Pablo Alvarado Flores, quien fue detenido al mismo tiempo que los tres hermanos, responderá a los delitos de delincuencia organizada en su modalidad de terrorismo y posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas Él enfrentará diez años de prisión y pagará una multa de 296 días de salario mínimo Los cuatro habían sido detenidos tras los cateos realizados en inmuebles de San Francisco Culhuacán; en la colonia Valle de los Reyes, en Los Reyes La Paz, Estado de México, y en la Colonia la Cañada, en la Delegación Xochimilco Inicialmente, la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada (UEDO) los había consignado por el delito de daño en propiedad ajena al hacer estallar petardos en tres sucursales de Banamex de la ciudad de México el 8 de agosto de 2001; sin embargo fueron absueltos por esos delitos, pues no hubo elementos suficientes que probaran su participación en las explosiones En cambio, el juicio giró en torno de los objetos hallados en los inmuebles mencionados Sergio Galicia Max, quien también fue detenido por la misma causa, pagó una fianza por el delito de posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, ya que en marzo un Tribunal federal lo absolvió de los demás delitos por los que él y sus coacusados fueron detenidos El juez en el Estado de México decretó también el decomiso de dólares y diversos objetos relacionados con el juicio, como aparatos electrónicos y de radiolocalización Así mismo, ordenó la destrucción de los objetos de delito entre los que había disquetes, videocasetes, uniformes militares, pancartas y propaganda subversiva En cuanto a las armas de uso exclusivo del Ejército, la causa se encomendó a la segunda zona miliar del Estado de México para que determine su destrucción o su aprovechamiento lícito Los cuatro delincuentes, quienes habían sido internados en el Centro Federal de Readaptación Social de “La Palma”, en el Estado de México, cumplirán ahí mismo su sentencia 11/12/02

Comentarios