No se procederá legalmente contra talamontes de Michoacán

viernes, 13 de diciembre de 2002
Morelia, Mich (apro)- Después del sitio policíaco, en el que participaron más de 450 elementos de Seguridad Pública, Antimotines y Policía Ministerial, apoyados con vehículos y helicópteros en el poblado de Agostitlán, para realizar un inesperado operativo contra la tala ilegal de madera, ni la Federación ni el Gobierno de Michoacán promovieron denuncias penales contra los presuntos talamontes Ello debido a que el miércoles por la noche atacaron con armas de fuego, machetes, palos, piedras, botellas y cadenas a unos 400 policías estatales e inspectores federales, quienes en un “operativo gigante” clausuraron 40 aserraderos clandestinos en la región Oriente, con saldo de 29 uniformados heridos, 20 patrullas dañadas y ningún talamontes detenido Para la Procuraduría General de Justicia del estado, “más importante que la agresión contra las instituciones es el hecho de que fueron asegurados tres mil metros cúbicos de madera talada clandestinamente”, y que, “por primera vez en una década, autoridades federales y estatales ejecutaron un operativo” en la comunidad Agostitlán, municipio de Ciudad Hidalgo, considerado uno de los principales bastiones de los depredadores de bosques cercanos a los refugios de la mariposa Monarca El gobierno estatal dijo que la situación está “plenamente bajo control” en la referida localidad, donde la víspera fue atacada por decenas de personas enfurecidas una comitiva encabezada por la procuradora Lucila Arteaga Garibay y la subdelegada de la Profepa, Diana Ponce Nava, quienes salieron ilesas de la zacapela al ser protegidas por agentes de la Policía Ministerial y Antimotines, así como inspectores del organismo federal La violenta reacción de los comuneros se produjo cuando los uniformados arribaron a Agostitlán en camionetas y helicópteros, con la consigna de cerrar, por petición de la Profepa, los aserraderos que trabajan en la ilegalidad, y prácticamente sitiaron la zona “Aquí no van a entrar ni a clausurar nada, porque nuestras familias desde siempre han dependido de la explotación de la madera, ya que no hay otras fuentes de ocupación”, advirtió el líder Jorge Guzmán Sin embargo, al ser soslayada la advertencia por parte de las autoridades, los lugareños empezaron el ataque con piedras, palos, cadenas y botellas Se confirmó oficialmente que hubo disparos de arma de fuego al aire Por ello, la fuerza pública empleó gases lacrimógenos y repartió toletazos, aunque no hirió a nadie, mientras que 29 agentes registraron golpes contusos “leves”, según el portavoz de la Procuraduría, Arturo Hernández En total, se ejecutaron 40 cateos a aserraderos y talleres, con el aseguramiento de tres mil metros cúbicos de madera y el cierre de esos establecimientos En el operativo participaron más de un centenar de vehículos, que movilizaron a 175 elementos de la Policía Ministerial, 150 del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y cien inspectores de la Profepa “En un momento determinado, la agresión fue de tal magnitud que los elementos de diversas corporaciones policiales tuvieron que controlar y someter a varios ciudadanos, quienes habían accionado al aire sus armas de fuego”, señaló el gobierno michoacano en un comunicado de prensa 12/12/02