Cruz Azul deja todo para la vuelta

miércoles, 4 de diciembre de 2002
El Cruz Azul desaprovechó su condición de local y el dominio que ejerció a lo largo del partido, para salir sólo con un empate a cero ante los Pumas de la Universidad Nacional La buena actuación de Bernal y la falta de contundencia de los azules hizo que el encuentro, esperado como el más parejo en esta primera fase de la liguilla, terminara con un marcador a favor de los Pumas que tuvieron una mejor posición en la tabla general En los primeros 20 minutos del partido, el Cruz Azul tuvo la posesión del balón y jugó la mayoría del tiempo en el lado universitario Las llegadas por las bandas de Pinheiro y de Gutiérrez abrieron la cancha y preocuparon a la defensiva de los universitarios Pasaron seis minutos de juego antes de que el Cruz Azul hilvanara la primer llegada de peligro: después de recibir el balón a las afueras del área, Juan Francisco Palencia sacó un fuerte disparo raso que fue detenido por Bernal Parecía entonces que los jugadores azules eran los únicos que estaban en la cancha Al minuto ocho, tras un pase centro de Pinheiro desde la banda izquierda, Abreu pasó de cabeza para Messera, que se trompicó con el balón para que se perdiera la oportunidad Bernal fue el jugador clave de los Pumas en el primer tiempo y siguió desviando disparos de Pinheiro, que entonces llegaba con mucha claridad Su contraparte, Oscar Pérez también respondió las pocas veces que fue exigido y en un cabezazo de Alvaro González estiró los brazos para desviar el balón por la línea de meta Parece que los ajustes de medio tiempo funcionaron mejor para los Pumas Aunque no hubo cambios en ninguno de los dos equipos, los hombres de Hugo Sánchez recuperaron el dominio del balón a partir de la presión en media cancha y cerraron el acceso de Pinheiro por la banda izquierda Bajo esta dinámica, Pumas creó la llegada más peligrosa del partido con un centro de Lemus desde la banda izquierda que desperdició de cabeza González cuando estaba solo frente al Conejo Pérez La intensidad física que exigió el partido hizo que el ritmo bajara un poco en los minutos finales El balón corría sólo en el medio campo y los porteros vieron poca acción Sin embargo, todavía hubo espacio para dos llegadas peligrosas de Cruz Azul, que resolvió muy bien Bernal: la primera fue un tiro fuerte que Palencia sacó desde fuera del área y en la segunda ocasión sacó un rebote de su compañero De la Torre, que estuvo cerca de meter autogol El arbitraje de Eduardo Birzio fue aceptable, en un partido en el que hubo mucho contacto físico

Comentarios