A través de una carta, Garzón responde al subcomandante Marcos

viernes, 6 de diciembre de 2002
Lo reta a debatir, "sin máscaras ni disfraces", la rebeldía y la insurgencia México, D F- Últimamente muy cuestionado sobre su opinión sobre las declaraciones en su contra emitidas por el subcomandante Marcos, el juez español Baltasar decidió responder al líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) del mismo modo como él lo hizo: a través de una carta A grandes rasgos, le critica esconderse tras la máscara para defender las causas indígenas y le aconseja dejarla del lado para asumirse como un verdadero líder "Dígale adiós a las armas, permita que sus hombres sean libres, no secuestre ni magulle la democracia", le dice y lo reta "de gachupín a gachupín (porque no dudo que usted tenga sangre gachupina)" a que sin máscaras ni disfraces y donde decida "podamos hablar de terrorismo, de rebeldía, de dignidad, de lucha, de insurgencia, de política, de justicia, de todos aquellos valores que distinguen a un país y una democracia y defender los derechos de los que menos tienen" Aunque la misiva no fue difundida por el mismo diario ?la misiva de Marcos se publicó en La Jornada y la de Garzón se publica en El Universal--, la carta está dirigida directamente a Marcos, a quien le indica, en primera instancia, que no le reclamará por haberlo llamado "payaso grotesco", pues prefiere que su nombre se asocie de esa manera con la democracia "que esconderlo tras la falsa rebeldía, la mentira, el desconocimiento, la falta de ética y de escrúpulos que usted, cada vez con mayores rasgos, representa" El litigante cuestiona al rebelde por qué se atreve a cuestionar a los españoles que padecen el lastre del terrorismo desde hace más de 30 años y que ha arrojado más de 853 víctimas, entre las que se encuentran niños, así como las más de 4 mil personas mutiladas como consecuencia de los ataques con coches-bomba perpetrados por la ETA "¿Qué les diría a los que hoy, el día 3 de diciembre de 2002, han vuelto a sufrir el zarpazo de los terroristas en Santander", inquiere, antes de cuestionarle dónde están sus palabras para esas personas que sufren los embates del terrorismo "No están en ningún lado porque usted (en su fundamentalismo represor y de soberbia) destila odio hacia éstas víctimas y hacia todos los que no somos o pensamos como usted", indica A su vez lo acusa de escribir una carta sectaria dirigida a quienes están convencidos de que a través del odio y la violencia podrá haber cambios "Así lo único que se consigue es sembrar la maldad de un planteamiento político deformado y muerto desde su inicio, amén de traicionar a aquellos que dice defender, y que merecen el máximo respeto", dice Y le advierte que de seguir con actitudes como la que dejó entrever en su carta publicada en La Jornada, "perderá a quienes siguen el espejismo del futuro que usted ha ofrecido La causa indígena ?criticó- se ve seriamente amenazada por las actitudes de intolerancia extrema que usted ha adoptado" Garzón critica a Marcos su concepto de rebeldía, pues a su consideración esta palabra significa luchar por la democracia desde el Estado de Derecho, por lo que los verdaderos héroes vascos ?asegura-- no son los terroristas sino sus víctimas y quienes trabajan "sin temor a sufrir extorsiones o persecuciones" "Aquellos a los que usted eufemísticamente llama ?rebeldes vascos?, son seres sumisamente vinculados a la estrategia de la violencia más injusta y demencial que existe en Europa", indica Y rechaza los comentarios de Marcos en el sentido de que en España se ilegalizan las ideas ?como la negativa de Garzón a declarar legal la lucha de la ETA, por la independencia de los vascos del régimen español? ni "se persigue a nadie por lo que piensa" Sus comentarios, añade, parecen demostrar la molestia del rebelde porque los españoles superaron la dictadura franquista Con sus declaraciones, dice el juez, Marcos ha "ofendido" a quienes han participado en la democratización de España, entre los que destaca al expresidente Felipe González y al actual mandatario ibérico José María Aznar ?de quien Marcos se mofó asegurando que, como su apellido lo indicaba, sólo le falta rebuznar-- "Los calificativos viles que ha empleado usted no los tocan a ellos; lo degradan a usted", atajó Garzón, y le pidió que no descalifique, sino que respete "a quienes, en España, han participado en el escenario histórico y difieren en pensamiento y acción, porque cualquiera de ellos o de los que en mi país dan la cara hacen más que usted por su ?movimiento?" Garzón también critica los comentarios del subcomandante sobre su actuación contra el dictador chileno Augusto Pinochet Los considera "patéticos" porque sólo demuestran su desprecio hacia las víctimas de la dictadura "No cabe duda, usted se ha colocado en el bando equivocado: no porque canten sus ?hazañas? los terroristas o aquellos quienes los apoyan tienen más razón que quienes lo critican Habla usted de dignidad y rebeldía, pero creo que ha equivocado los términos si los aplica a los asesinos y responsables terroristas", dice Y le confiesa que para él, la imagen del dirigente del EZLN "representaba algo diferente: una especie de rayo de coherencia", pero reconoce que estaba en "un gravísimo error", pues Marcos, asegura, "no es más que un barco a la deriva" Cita que al principio del movimiento indígena del EZLN se ganó las simpatías de muchos, incluido él, pero después equivocó el rumbo "y ahora sabemos por qué", sostiene"Porque usted no cree en los derechos esenciales del hombre ni en la democracia ni siquiera en los derechos cívicos de su propio pueblo" Al menos, dice, eso demostró con su carta "No necesito quitarse la máscara para desenmascararse", subraya Garzón rechaza ser un fascista o terrorista de Estado, como dijo Marcos en su carta "Soy un pacifista", asegura y le reclama que contrario al líder rebelde, él da la cara y asume sus errores cuando se equivoca "En cambio usted se parapeta cobardemente en una suerte de atalaya que le convierte en un ser extraño, exótico, un espectro detrás de una máscara y de una ridícula pipa" El juez termina la carta citando a Antonio Machado, quien escribió: "hoy es siempre todavía", al tiempo que manifestó tener "la tenue esperanza de que (Marcos) recobre la razón que parece haber extraviado y ese fondo democrático que, quizá alguna vez, tuvo"

Comentarios