Desoyó Fox protestas por el incremento a tarifas de luz

domingo, 10 de febrero de 2002
México, D F (apro)- Con oídos sordos a las protestas y reclamos de prácticamente todos los sectores de la sociedad, el presidente Vicente Fox decidió finalmente aplicar las nuevas tarifas de electricidad para uso doméstico, lo cual significa incrementos en el precio de la luz de hasta 80 por ciento, con el retiro del subsidio a los consumidores Estos subsidios, sin embargo, están considerados en el Presupuesto de Egresos de la Federación de este año, y representan apenas 1013 por ciento del total de recursos en ese rubro que el gobierno federal erogará en el 2002 Según datos oficiales, el gobierno federal presupuestó para este año ?autorizado incluso por el Congreso-- 117 mil 4462 millones de pesos para subsidios, cifra que representa casi 10 por ciento del gasto total del sector público De esa cantidad, se tiene previsto destinar 11 mil 8933 millones al sector de energía (1313 por ciento), en particular a Luz y Fuerza del Centro (LFC), cifra que contrasta con 3864 por ciento que representan los subsidios al Fobaproa-Ipab, los cuales alcanzan la cifra de 48 mil 3781 millones de pesos, tan sólo en este año Con la reducción de subsidios que automáticamente elevan las tarifas de energía eléctrica, y la aplicación de un programa de ahorro en su gasto corriente y disminución al presupuesto de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el gobierno federal espera recaudar alrededor de 10 mil millones de pesos adicionales durante este año Sin embargo, no hay hasta el momento una explicación clara por parte de las secretarías de Hacienda y de Energía, de cuál será el impacto real ?en pesos-- en la economía de los consumidores con el incremento en las tarifas eléctricas decretado el 7 de febrero Ante el vacío informativo del gobierno federal, diversos analistas se dieron a la tarea de hacer sus propios cálculos, pero ninguno se aventuró a darlo como cierto, debido a la complejidad de las nuevas tarifas, que incorporan factores como el clima --si es verano o invierno-- o si el consumidor es de alto o bajo consumo El denominador común entre ellos, es haber identificado un incremento de hasta 80 por ciento en el precio de la energía eléctrica Ello dependerá en dónde se ubique el consumidor de acuerdo con las cinco zona tarifarias en que se dividió al país para el cobro de la energía eléctrica y del tipo de consumidor en que LFC o la CFE hayan clasificado a los hogares mexicanos Pero estos aumentos no son los únicos que existen o se darán en este año De hecho, las nuevas tarifas se suman a las alzas graduales que durante todo el 2002 se aplicarán hasta llegar, al final del año, a 8 por ciento de incremento, cifra incluso superior a la de la inflación esperada por el gobierno, que es de 45 por ciento Los subsidios Desde el punto de vista técnico, los subsidios están definidos como las asignaciones que el gobierno federal otorga para el desarrollo de actividades prioritarias de interés general, a través de las dependencias y entidades a los diferentes sectores de la sociedad Tienen como propósito apoyar sus operaciones, mantener los niveles en los precios; apoyar el consumo, la distribución y comercialización de los bienes; motivar la inversión; cubrir impactos financieros; promover la innovación tecnológica, así como para el fomento de las actividades agropecuarias, industriales o de servicios Se otorgan mediante la asignación directa de recursos o a través de estímulos fiscales, y su otorgamiento no implica ninguna contraprestación por parte del receptor, por lo que el registro de su ejercicio es a un fondo perdido, sin contrapartida de activo, mercancía o servicio A pesar de la importancia social y presupuestal de este rubro de gasto, desde hace varios años el gobierno carece de indicadores que le permitan medir de manera eficaz y eficiente el impacto de los subsidios en el bienestar de la población Esta situación ha provocado que este mecanismo haya sido fuertemente criticado, bajo la premisa de que en una economía de mercado los subsidios causan mayores costos, que los beneficios que otorgan Pero la realidad es otra, según explica el economista Mario di Costanzo, director de análisis económico de la Consultoría Comunal, ya que se ha comprobado, dice, que en muchos sectores la economía de mercado es incapaz de crear sus propios mecanismos de compensación, de ahí que surja la necesidad de que el Estado intervenga para corregir estas imperfecciones Sin embargo, advierte que para que estas intervenciones sean de provecho para la sociedad, se debe contar con los mecanismos que permitan evaluar el impacto social y económico de los subsidios, para que éstos lleguen a aquellos sectores que mayormente los requieren "De hecho, Estados Unidos, siendo por excelencia uno de los países más capitalistas del mundo es, paradójicamente, una de las naciones que más subsidios le otorgan al sector agropecuario y a la seguridad social" Menciona como ejemplo de la falta absoluta de indicadores que permitan medir el impacto de los subsidios, el hecho de que en el Presupuesto de Egresos de la Federación se tienen aproximadamente 4 mil 768 millones de pesos "no especificados", en cuanto a su destino, además que 60 por ciento del monto de los subsidios otorgados al sector educativo (33 mil 805 millones de pesos), son entregados a la propia Secretaría de Educación Pública, en vez de ser asignados a universidades, casas de estudio o centros de investigación Del total de los subsidios que el gobierno federal otorgará durante el presente año y que ascienden a 117 mil 4462 millones de pesos, más de 45 mil millones, es decir, 386 por ciento, están considerados para cubrir los pasivos del Fobaproa-IPAB Le siguen los destinados a la Educación Pública, 33 mil 805 millones de pesos (288 por ciento), donde paradójicamente 20 mil 458 millones de pesos están asignados directamente a la SEP, mientras que sólo 347 millones de pesos están distribuidos entre 31 universidades públicas o centros de investigación Por otro lado, el Programa de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca) concentra 127 por ciento del total de los subsidios y Luz y Fuerza del Centro contribuye con 1013 por ciento, al ascender a 11 mil 8933 millones de pesos En un país como México, dice el analista, en donde una de las características principales de la economía es la desigualdad en el ingreso de las familias, es imposible pensar que los subsidios deban desaparecer Datos de la Secretaría de Hacienda y del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), revelan que de los 22 millones 163 mil 668 familias que existen en el país, más de 4 millones viven con menos de mil 200 pesos mensuales y casi 13 millones 300 mil familias, es decir, 60 por ciento del total, viven con menos de 4 mil pesos mensuales, mientras que sólo 2 millones 200 mil familias obtienen ingresos mensuales por arriba de los 23 mil 300 pesos Di Costanzo, quien funge también como asesor económico de la fracción parlamentaria del PRD en el Senado de la República, considera que si bien es cierto que precisamente un sector en donde se observan importantes subsidios es el que se refiere al de la electricidad, particularmente a su precio de venta al público, la solución no necesariamente debe ser aquella que elimine el subsidio de manera generalizada, sino más bien la que lo transparente para que pueda llegar a las personas que más lo necesitan Afirma que no hay duda que la disminución del subsidio a la electricidad, con el consecuente incremento en las tarifas, afectará a las familias que se ubican en el rango de ingresos de menos de 4 mil pesos al mes, que es aproximadamente 60 por ciento de la población, y no 25 por ciento, como lo han asegurado las autoridades "Lo que el país requiere es una revisión integral de la política de subsidios y no su eliminación, como recomienda el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque en este momento el gobierno no cuenta ni con los indicadores de eficacia de los subsidios, ni con las condiciones socioeconómicas de la población en general, que permitan iniciar una política de desaparición de los subsidios", concluye el economista 08/02/02

Comentarios