Demandan zapatistas la liberación de sus compañeros presos

lunes, 11 de febrero de 2002
San Cristóbal de las casas, Chis - Tras asegurar que cinco indígenas presos y acusados de robo y asesinato, son inocentes, zapatistas del municipio autónomo Ricardo Flores Magón demandaron la liberación inmediata de sus compañeros Fueron detenidos "con violencia y sin órdenes de aprehensión", entre el 16 y 17 de enero pasados Se les acusó de haber asaltado un vehículo de Telégrafos Nacionales el 15 de enero, cuando circulaba por el municipio de Salto de Agua En el asalto murió un agente de Seguridad Pública y varias personas resultaron lesionadas "Las autoridades priistas de los Ejidos San Juan y Río Jordán, sin haber realizado ningún tipo de investigación, sin tener pruebas ni testigos empezaron a fabricar cargos falsos en contra de las bases de apoyo zapatista del poblado Emiliano Zapata Después fueron entregados a la judicial y a la seguridad pública "Tan sólo unos días después, el 16 de enero, sin ninguna orden de detención o judicial fueron detenidos con violencia y golpeados fuertemente en el Ejido Ebenecer", denunciaron en un comunicado dirigido a la sociedad y al gobernador chiapaneco, Pablo Salazar Mendiguchía El texto sostiene que los zapatistas realizaron una investigación por su cuenta y concluyeron que sus compañeros eran inocentes, ya que "estaban en sus casas al momento del asalto Cuentan con testigos y pruebas suficientes" De acuerdo con los simpatizantes del EZLN, la verdadera razón por la que detuvieron a sus compañeros, es porque pertenecen a las bases de apoyo zapatistas "y para ocultar a los verdaderos culpables", y acusan a "Sebastián Guzmán Aguilar, comisario ejidal de Río Jordán" de ser quien encabeza el grupo que quiere inculpar a zapatistas en delitos del fuero común En el comunicado citan los nombres de quienes consideran responsables de quererlos implicar en la comisión de algún delito por ser zapatistas, y mencionan a Juan Espinosa, Pedro Hernández, Pedro Vázquez, Dionisio Guillén, Sebastián Luna y Miguel Luna, de haber golpeado a sus compañeros "Han sido golpeados, les han violado sus derechos, sus esposas están sufriendo, sus hijos han perdido a sus padres, la familia no tiene dinero para continuar los trámites para su liberación, lo poco que tenían lo han gastado y ahora ya están sufriendo por comida y otras necesidades", apuntan en el comunicado 11/02/02