A luz pública, más fotografías de los bestiales asesinatos en Tlatelolco

lunes, 11 de febrero de 2002
México, DF - Celosamente resguardadas, quizá en espera de que el clima político del país lo permitiera, doce fotografías inéditas sobre la noche de Tlatelolco se suman a las ya publicadas por Proceso en meses pasados Este lunes, el diario El Universal da a conocer gráficas hasta ahora desconocidas y de una crudeza inusual En su edición de este 11 de febrero, el rotativo presenta la primera de cuatro partes de un extenso reportaje a propósito de doce fotografías que, según revela, sobrevivieron a un concienzudo cateo que "agentes de la Secretaría de Gobernación" hicieron a sus instalaciones la noche del 2 de octubre Las fotografías fueron tomadas por el fallecido Manuel Rojas De acuerdo con el reportaje, firmado por Ignacio Rodríguez Reyna, el fotógrafo pudo obtener gráficas de los diversos momentos de esa inolvidable noche En específico, Rojas fotografió a jóvenes cuya vida les fue brutalmente arrebatada Se trata de fotografías de cadáveres que presentan huellas de bayonetazos y heridas por armas expansivas Así, mientras las 35 fotos que Proceso publicó en diciembre pasado muestran imágenes de jóvenes torturados y cateados por individuos de aspecto militar, distinguidos con un guante blanco --documentando de esta manera la existencia del batallón Olimpia--, este nuevo juego de fotografías presenta otro aspecto de la noche de Tlatelolco, también siempre negada por la historia oficial: el asesinato brutal y el amontonamiento de cadáveres en dependencias oficiales, que luego fueron desaparecidos El diario cita a Daniel Soto, quien fuera jefe de fotografía de El Universal en la época de la masacre y superior de Manuel Rojas De acuerdo con Soto, Rojas tomó las fotografías en la "tercera delegación", ubicada en las calles de Mosqueta y Allende, en la colonia Guerrero En entrevista con Alejandro Almazán, Soto relata el diálogo que el fotógrafo sostuvo con agentes de Gobernación, quienes se llevaron del diario todas las fotografías del suceso Durante la revisión, Rojas enseñó negativos de cuatro rollos que tomó en la tercera delegación, y los agentes del gobierno fingieron su sorpresa "No señor --le habrían dicho al fotógrafo--, usted está mal, eso que me está mostrando ha de ser de otro país" Y, amablemente, lo habrían invitado a regresar a la delegación para constatar que allí nunca hubo nada "Pero hay decenas de muertos", contestó Rojas "Por favor, vaya otra vez --fue la amable, pero autoritaria respuesta--, uno de los agentes lo va a acompañar" Y no encontró nada, dice el diario "Bueno, sólo un par de señoras lavando el piso, tallando las paredes, batidas de sangre" De la requisa que le hicieron los agentes del gobierno, Rojas pudo salvar un solo rollo de doce fotografías que el diario da a conocer 33 años después, en medio de un clima político diferente y cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó a la Procuraduría General de la República abrir la investigación De esta forma, el ciclo histórico que inició con el movimiento estudiantil del 68 tuvo un punto climático y decisivo en la noche de Tlatelolco, que derivó en un México diferente, que ahora vive una nueva etapa en la que salen a la luz materiales nunca antes vistos, por más que todos los involucrados jamás necesitaran de ellos para defender su verdad Es a los sobrevivientes de esa clase política que ejerció la represión en el 68 a quienes van dirigidos los mensajes que surgen ahora Y el mensaje es claro: a pesar del tiempo, el país no ha renunciado a sanar su pasado, y esta sanación pasa por sacar a la luz lo oculto, y no por un enfermizo olvido al cual apelan algunos grupos, otrora muy poderosos --quizá aún lo sean-- y que buscan seguir en la impunidad11/02/02

Comentarios