Canonizar a Juan Diego es un llamado a ayudar a los indígenas: arzobispo

martes, 12 de febrero de 2002
México, D F- |La próxima canonización del beato Juan Diego ?cuya existencia aún no ha sido científicamente probada?es un llamado para que todos los mexicanos se preocupen por los indígenas del país, sostuvo el arzobispo poblano Rosendo Huesca Ante decenas de peregrinos que acudieron a la Basílica de Guadalupe para presenciar la homilía del arzobispo, el prelado expuso lo que a su consideración es "un hecho guadalupano" Y pidió a los asistentes se preocupen más por las etnias del país, toda vez que el beato era, según investigaciones de la Iglesia Católica, un indígena chichimeca, del Valle de México Por ello, insistió en apoyar a las comunidades indígenas para que tengan el progreso y el apoyo que tanto han anhelado desde hace 500 años En la misma, el católico pidió a cada mexicano que ponga de su parte "para que se dé el milagro" de unir a todo el pueblo en comunión, porque está en riesgo la paz nacional Y pidió también que los católicos aumenten su fe, con miras a comenzar la cuaresma con el miércoles de ceniza que se conmemora el miércoles próximo Alrededor de 10 mil feligreses llegaron desde Puebla, en peregrinación, para escuchar la misa del prelado representante de ese estado En marzo se llevará a cabo la canonización de Juan Diego, después de que la Congregación para la Causa de los Santos avaló los milagros que se le han atribuido, por lo que el chichimeca se convertirá en el primer santo indígena del mundo, a pesar de que su existencia no ha sido históricamente comprobada Para ello, el Papa Juan Pablo Segundo visitará México El 6 de mayo de 1990 Juan Diego fue beatificado La jerarquía católica está muy satisfecha con el anuncio, culminación de casi 20 años de investigación, aportación de pruebas y defensa de la causa aparicionista, expresó el postulador de la causa del Vaticano, Eduardo Chávez La leyenda de Juan Diego dice que la virgen de Guadalupe se le apareció por vez primera el 9 de diciembre de 1531,vestida de princesa Azteca cuando él caminaba por el Cerro del Tepeyac Al parecer, la virgen le pidió al indígena chichimeca que convenciera al obispo Juan de Zumárraga para levantar un altar en su honor, pero nadie quería creer su historia Hasta que un día, Juan Diego regresó del cerro con su tilma llena de rosas que le había mandado cortar la virgen para ofrecerlas al obispo, y cuando éste las dejó caer al suelo, la imagen de la guadalupana quedó retratada en la tilma del ahora beato Se supone que esa imagen y esa tilma son las mismas que las expuestas al público en la Basílica de Guadalupe Sin embargo, para historiadores como Miguel León Portilla lo cuestionable no son "los milagros" atribuidos en la actualidad al indígena, sino su propia existencia, negada y confirmada en las contradicciones de miembros de la Iglesia Católica Como el descubrimiento del origen chichimeca y humilde del beato, establecido en el Diccionario Guadalupano, y el origen noble del cual habló monseñor Enrique Sandoval: Juan Diego era "era un hombre blanco, barbado, rico y de noble estirpe, descendiente del emperador Moctezuma I y dueño de vastas propiedades" Con la aprobación de la canonización de Juan Diego ?prevista para marzo-- el Vaticano calla las versiones de historiadores y hasta prelados como el exabad de la Basílica de Guadalupe, Guillermo Schulemburg -- quien fue destituido por negar la existencia de Juan Diego--, que señalan al beato como un mito y niegan las supuestas apariciones de la Virgen de Guadalupe 12/02/02