La carta del rechazo

jueves, 14 de febrero de 2002
Licenciado ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR Jefe de Gobierno del Distrito Federal P r e s e n t e Muy estimado Licenciado: En respuesta a su amable comunicación del día de ayer, en la que me propone al Lic Francisco Garduño Yáñez para ocupar el cargo de Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, y me hace saber la situación que guarda la seguridad pública en la Ciudad de México, me permito manifestarle lo siguiente: La seguridad pública, tanto en el Distrito Federal como en todo el país, es la preocupación más sentida de los mexicanos y una tarea que requiere la colaboración, el esfuerzo y la solidaridad entre todos los niveles de autoridad y la comunidad, en los que debemos estar por encima de cualquier interés partidista o personal, razón por la cual ratifico lo expresado por la Secretaría de Gobernación en sus diversos comunicados al respecto El Gobierno de la República ha tratado de dar muestras de un espíritu permanente y sincero de esa colaboración y del respeto por dichas tareas, a través del nombramiento de un profesional apartidista, y de la cooperación permanente e incondicional de la Secretaría de Seguridad Pública Federal y de la Policía Federal Preventiva con todos los gobiernos y comunidades del país En el caso del Distrito Federal hemos realizado esfuerzos de participación policiaca, asignación extraordinaria de recursos y comunicación permanente con las autoridades locales para demostrar, con hechos, nuestros compromisos con la población en esta lucha, que es de todos Como usted bien sabe, los problemas de seguridad que sufre la capital de la república, que es sede de los Poderes Federales, también incumben a los municipios conurbados del Estado de México, con su gran población que participa, trabaja y vive en ambas entidades Es también un hecho que no podemos soslayar, el que durante el año 2001 se ha ido incrementando en forma permanente el índice delictivo que venía descendiendo hasta diciembre del año 2000, lo cual no sólo ha sido registrado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, sino también por la percepción ciudadana y por los medios en la capital de la república, a todo lo cual, debemos darle juntos una respuesta solidaria y efectiva La legislación que enmarca la autoridad del Presidente en materia de seguridad pública en el Distrito Federal tiene un sentido republicano, que es el de garantizar que, en su sede, los poderes de la unión puedan cumplir con sus tareas con plena seguridad, lo cual es necesario hacer que prevalezca Por los motivos antes expuestos, no puedo aprobar su amable propuesta pero quiero reiterarle a usted mi firme propósito para continuar colaborando y apoyando, dentro de nuestra competencia, en las funciones de seguridad pública en esta capital; también le pido que unidos encontremos a la persona que pueda garantizarle a la población de esta entidad federativa el liderazgo y el perfil profesional necesarios en la función de seguridad pública, a través de una carrera profesional impecable en las tareas policiacas y de seguridad y un apartidismo incuestionable; también lo invito a que, en el marco constitucional, trabajemos juntos para que se establezca, de manera efectiva, la Comisión Metropolitana de Seguridad Pública, con la participación del Estado de México y los municipios conurbados, otorgándole las facultades, los recursos materiales, humanos y financieros y el mando unificado necesarios para que esta tarea se pueda desarrollar de inmediato y con éxito Si bien, el plebiscito, de conformidad con la legislación vigente en el Distrito Federal, lamentablemente no puede aplicarse en materia de administración pública ni en funciones obligatorias como son las de garantizar la seguridad, con un apoyo democrático y libremente expresado por los congresos local y Federal, junto con toda la ciudadanía, podemos encontrar la fórmula para establecer con claridad si la comunidad del Distrito Federal debe ser resguardada por la Policía Preventiva local, en la forma que está operando; si se considera que las delegaciones políticas deben contar con su propia Policía Delegacional y si la Policía Federal Preventiva debe participar en forma solidaria o exclusiva en el marco de una estructura metropolitana de seguridad que permita que todos los niveles de policías Federales y locales presten sus servicios coordinados, mediante una apoyo administrativo, humano y de mandos que se estructure de manera conjunta Estas cuestiones, que son de vital interés para todos los que vivimos en la zona conurbada de la Ciudad de México, y que pueden ser un ejemplo para todo el país, debemos resolverlas de inmediato, razón por la cual lo invito a la sede de este Ejecutivo Federal para que discutamos los temas que le propongo y los que usted considere que sean útiles al respecto, para que en forma transparente y cordial le demos una respuesta satisfactoria a nuestros mandantes, a la brevedad posible Atentamente VICENTE FOX QUESADA Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

Comentarios