Alerta CEPAL: La inversión en la región, a la baja

domingo, 17 de febrero de 2002
México, D F (apro)- Uno de los efectos a largo plazo de los acontecimientos del 11 de septiembre, es que el incremento de la incertidumbre que rodea el futuro político y económico del mundo, podría desalentar las corrientes de inversión financiera a América Latina, por lo que las autoridades económicas de la región deberían prestarle atención a esta situación, y tomar medidas para fortalecer la capacidad interna de sus países para financiar la inversión A esta conclusión llega un nuevo informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que difundió la embajada de Estados Unidos en México, y advierte: A pesar de la firme disminución de las tasas de interés internacionales, no hay señales de un regreso del capital a los países en desarrollo, debido a la elevada percepción de riesgo que existe "La inversión extranjera directa, el principal mecanismo de transferencia de capital al mundo en desarrollo en la década de los noventa, se encuentra en un período de retraimiento", dice el informe A su vez, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) asegura que los resultados del desempeño de las economías latinoamericanas, en el tercer trimestre de 2001, refuerzan las tendencias de deterioro observadas con anterioridad "Los pronósticos de crecimiento regional para 2002 se han ajustado a la baja, de 17 por ciento previstos en diciembre, a 10 a principios de febrero El colapso económico argentino, la caída del precio del petróleo y el deterioro de las condiciones políticas en Venezuela y Colombia, han contribuido al reajuste de las expectativas" Sin embargo, dice, se espera una paulatina recuperación a lo largo del año en algunas economías, lo cual estabilizaría el promedio de crecimiento en 2002 En su informe de 111 páginas titulado "Panorama preliminar de las economías de América Latina y el Caribe en 2001", la Cepal asegura que Latinoamérica evitó una calamidad económica en el año anterior Las economías de América Latina, con la notable excepción de la de Argentina, se comportaron bastante bien en 2001 para evitar la crisis interna, a pesar de un ambiente económico internacional adverso, dice el informe de la comisión de la ONU La inflación siguió disminuyendo en la región, y el aumento del déficit externo fue bastante pequeño Sin embargo, advierte el estudio que la severa desaceleración que sufrió la economía mundial en 2001, agravada por los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, interrumpieron la recuperación que había comenzado en 2000, y extinguieron las esperanzas de que la región estaba a punto de iniciar un nuevo ciclo de crecimiento "La tasa de crecimiento a largo plazo es mucho menor que la que necesita la región para reducir su alto nivel de desempleo y mejorar las condiciones en que por debajo de la norma general vive un gran porcentaje de su población" Señala el estudio que los efectos económicos de los ataques del 11 de septiembre se sintieron más agudamente en México, América Central y el Caribe, cuyas economías están estrechamente vinculadas a las condiciones económicas de Estados Unidos Por ejemplo, en las islas caribeñas, donde el turismo internacional es un sector de actividad muy importante, las reservas turísticas cayeron entre 20 y 60 por ciento en octubre, en tanto que la tasa de ocupación hotelera en Jamaica fue de sólo 11 por ciento En general, dice, existe en las economías de la región mucha incertidumbre, en vista de los problemas que encara Estados Unidos, el crecimiento más lento de las economías europeas y el empeoramiento de la crisis económica japonesa Por su parte, en su "Panorama de la economía latinoamericana", el CEESP sostiene que la situación se deteriora en algunos países, y México presenta mejores perspectivas Las preocupaciones vienen de Argentina, Venezuela y Colombia: Buenos Aires atraviesa probablemente por la peor crisis económica de su historia La inestabilidad política que produjo el desfile de cinco presidentes en menos de dos semanas, en diciembre pasado, ha contribuido al deterioro de las condiciones internas Una de las más graves consecuencias del gobierno de Fernando de la Rúa ha sido la pérdida de la confianza de los ahorradores en el sistema bancario Los periodos de feriado bancario en dicho país indujeron a una parálisis en la cadena de pagos, que condujo a la caída de 60 por ciento de la actividad industrial en diciembre, en comparación con el mismo mes del año anterior Si bien se espera una lenta recuperación de la actividad manufacturera en este año, alimentada por la devaluación, el pronóstico para 2002 no es nada alentador y se espera, en el mejor de los escenarios, una caída en el PIB de 50 por ciento Venezuela y Colombia han sufrido un deterioro en el último mes en su entorno político Las tensiones en Colombia sobre el posible resurgimiento de las hostilidades entre fuerzas gubernamentales y la guerrilla, han elevado la incertidumbre sobre el panorama económico en 2002 Por su parte, Venezuela enfrenta un escenario difícil en 2002 ante la posible baja en el precio del petróleo y una mayor intensidad en las protestas a la política económica del presidente Hugo Chávez De México, el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señala: Las primeras encuestas publicadas en 2002 sobre las expectativas de la economía mexicana muestran una ligera recuperación y un crecimiento del PIB de 136 por ciento en promedio Las cifras del tercer trimestre de 2001 sugieren que la economía acentuó su recaída y se espera una contracción de 026 por ciento en el PIB real de 2001 Una parte importante del deterioro se explica por la recesión en el sector manufacturero, en especial en las maquiladoras Las estadísticas de actividad y empleo industrial parecen ofrecer una leve evidencia de que se ha "tocado fondo", y que el primer trimestre de 2002 tendrá un "pequeño crecimiento" La recuperación de la economía en México dependerá en gran medida del desempeño de la estadunidense Si bien las últimas cifras sugieren que ya ha iniciado la salida de la recesión, también hay analistas que sugieren una mayor cautela en las expectativas Las perspectivas de inflación se ubican alrededor del objetivo de 45 por ciento del Banco de México, aunque incrementos en los precios de bienes y servicios públicos, como la electricidad, podrían elevar ligeramente este pronóstico Los recientes incrementos salariales por encima de la inflación han sido motivo de preocupación, en virtud que han elevado los costos laborales sin un incremento en productividad, lo cual podría traducirse eventualmente en presiones inflacionarias Acorde con esta expectativa, las tasas de interés para todo el 2002 podrían promediar 777 por ciento, permaneciendo estables durante el 2003, para cuando se estima un promedio de 75 En el caso del mercado cambiario, los especialistas consideran que al cierre del 2002 el tipo de cambio se ubique en 975 pesos por dólar Dentro de los factores que podrían limitar el ritmo de crecimiento de la actividad productiva en México destaca la debilidad del mercado externo y de la economía mundial, seguida por el precio del petróleo, la incertidumbre sobre la situación económica global y la debilidad del mercado interno Por su parte, los indicadores sobre el nivel de confianza siguieron mejorando, ya que 67 por ciento de los encuestados opinó que la economía mejorará en los próximos seis meses, después que un mes antes la opinión coincidiera en 50 por ciento entre los especialistas Asimismo, 33 por ciento prevé que el empleo aumente en el próximo semestre, resultado que contrasta con 70 por ciento de la encuesta pasada