López Obrador: La jugada

lunes, 18 de febrero de 2002
México D F- No creo que haber debatido con varios miembros del gobierno federal hubiera sido perjudicial, aseguró el jefe de gobierno Andrés Manuel López Obrador, en una reunión a puerta cerrada con parte de su equipo de colaboradores, ante quienes tampoco aceptó haberle faltado el respeto a la investidura presidencial Dos días antes de los ajustes a su gabinete, el sábado 16, López Obrador estaba decidido a defender, en su encuentro con el presidente Vicente Fox, el nombramiento de Francisco Garduño como jefe de la policía capitalina de la Ciudad de México "Vamos con todo", arengó el funcionario, quien también dejó entrever la posibilidad de presentar una controversia constitucional en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para validar su propuesta Pero entre el domingo 17 y el lunes 18, la situación cambio Tras reunirse con el presidente Fox, en Los Pinos, López Obrador sorprendió a propios y extraños con el anuncio del segundo reajuste en su gabinete, en menos de una semana Al frente de la SSP dejó a Marcelo Ebrard, un excamchista que apenas hace un par de días había tomado posesión de un área creada expresamente para él, la subsecretaría de Atención Ciudadana y Desarrollo Policial, desde la cual, de acuerdo con los planes de López Obrador, pensaba acotar las funciones del subsecretario Gonzalo Adalid Mier Sin embargo, el veto del presidente a Garduño allanó el camino a quien fue secretario general de gobierno en la regencia de Manuel Camacho para quedarse como titular de la SSP Es de mencionar que Ebrard desdeñó el cargo cuando López Obrador comenzó a armar su equipo Pero ahora que ha conseguido que el Ejecutivo federal lo vea con buenos ojos al frente de esa dependencia, Ebrard tendrá la tarea de reforzar la seguridad en la capital y desbaratar los cotos de poder que aún subsisten en la corporación Operador político de Camacho en todos los cargos que éste desempeñó en su etapa activa en el servicio público, Ebrard no desconoce el manejo de la policía capitalina Cuando estuvo en la secretaría de Gobierno, él fue quien se encargó de encarcelar al propio titular de la policía en aquella época, Santiago Tapia Aceves, por irregularidades en su gestión En su palmarés tiene el mérito de haber recuperado la ciudad para el PRI en 1991, después de la debacle electoral del 88 y, sobre todo, de echarse a la bolsa a organizaciones sociales de todo tipo, a cambio de vivienda, espacios en la calle y concesiones Hombre que gusta de estar bien informado y que sabe tejer fino las relaciones políticas, Ebrard se encargó también de apoyarse de un equipo de "orejas", lo que le daba cierta ventaja sobre sus enemigos o contrarios Desde el PCD, partido que prácticamente armó con las semillas que dejó sembradas en su paso por el DDF, particularmente, en el comercio informal, Ebrad estrechó alianzas con Andrés Manuel López Obrador y René Bejarano, éste último uno de los beneficiarios del priismo en la época de Camacho Solís y quienes en el pasado fueron sus enemigos Como Camacho era de la idea de ir a las elecciones con un frente común entre el PRD y el PAN, trabó buena relación con perredistas y panistas, incluidos Fox y Creel Al no cuajar ese plan, el entonces secretario general del PCD decidió buscar la jefatura de Gobierno del DF Sin embargo, al cerrarse sus posibilidades del triunfo entró en alianza con el PRD y se sumó a la candidatura de López Obrador, a cambio de un par de posiciones en el gabinete lópezobradorista Con la victoria del PRD en las elecciones del 2000, el PCD también ganó Ebrard negoció hasta el último momento la secretaría de Gobierno, pero López Obrador se negó y le ofreció la secretaría de Transportes La oferta fue rechazada y Ebrard prefirió dejar en el gabinete perredista dos hombres de su confianza, Jenny Saltiel, en Transportes, y Joel Ortega, en la delegación Gustavo A Madero En un intento por acomodarlo en su equipo, Andrés Manuel López Obrador le propuso la SSP y tampoco hubo resultados La andanada panista contra Garduño, dejó el camino libre a Ebrard para subirse a la máquina perredista y acotar desde ahí las ambiciones de Gertz Manero de ampliar sus dominios en la capital Este movimiento fue aprovechado por AMLO para cerrar filas en su equipo: El vetado subsecretario de Gobierno, Francisco Garduño, fue enviado a la secretaría de Transportes, en lugar de Saltiel, otra excamachista, quien pasó a ocupar el lugar de Alejandro Encinas en la secretaría de Fomento Económico Encinas, un perredista de toda la vida subió a las ligas mayores de la política y se quedó con la subsecretaría de Gobierno El caso de Encinas es particularmente significativo: Hombre cercano a Rosario Robles, fue secretario del Medio Ambiente en los gobiernos compartidos de Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles En las elecciones del 2000 compitió por la jefatura delegacional en Alvaro Obregón Originalmente, se le había acreditado el triunfo, pero el PAN impugnó y el caso llegó al Tribunal Electoral del DF, el cual dio la razón a los panistas López Obrador lo rescató y lo dejó en Fomento Económico, desde donde echó a andar el programa de rescate del Centro Histórico, uno de los dos grandes proyectos de la actual administración perredista, con el concurso del empresariado nacional, encabezado por el magnate Carlos Slim Responsable del Medio Ambiente en el gobierno de Oscar Espinosa ?fue el único miembro de la oposición invitado a formar parte del gabinete de OEV--, Encinas fue uno de los pocos perredistas que la semana pasada salió en defensa de Garduño y del jefe de Gobierno luego de la andanada panista, lo cual fue una clara señal de que AMLO le tenía reservado un sitio más activo en su gobierno, pues prácticamente se encargará de mantener la gobernabilidad en el DF La remoción de Jenny Saltiel, exdiputada local independiente y esposa de Ignacio Marván, actual asesor de AMLO, ya se venía venir desde hace rato Los problemas de corrupción en la secretaría de Transportes no tenían fin y con la inclusión de Garduño AMLO aseguró el combate frontal a ese fenómeno y, sobre todo, con capacidad de negociar con los múltiples grupos de interés que existen en ese sector Un problema que amenazaba con desbordarse, terminó siendo capitalizado por AMLO para aceitar la maquinaria perredista, de cara a las elecciones intermedias del próximo año 18/02/02