Propuso un ombudsman militar y lo encarcelaron

lunes, 18 de febrero de 2002
Preso por considerar que en México se requiere de una instancia protectora de los derechos humanos en las fuerzas armadas, el general brigadier José Francisco Gallardo Rodríguez dijo-en 1993--, desde la cárcel del Campo Militar Número 1, que "el autoritarismo, la impunidad y el ejercicio irracional del poder dentro del Ejército, ponen en riesgo la seguridad nacional" El Ejército debe cambiar su imagen ante los mexicanos; "debe ser respetado, no temido", sostuvo el militar Reclamó contra los abusos de la institución castrense "Lo digo como general, porque tengo una responsabilidad con mi país, y debo velar por que se preserve el imperio de la ley La fuerza, el poder de la autoridad militar y de los mandos, radica en el límite que le marca la Constitución y el respeto irrestricto que debe tener a la dignidad humana" Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública; con estudios concluidos de maestría y doctorado; 47 años de edad, 30 años de servicio en el Ejército y cinco como general brigadier, Gallardo Rodríguez dijo resentir las represalias directas del entonces secretario de la Defensa, Antonio Riviello Bazán Durante el lustro de mando de Riviello, Gallardo -según declara él mismo- ha sido cuatro veces encarcelado, se le han acumulado diez averiguaciones previas y seis causas penales abiertas; le han imputado cargos de actividades en unidades militares a las que nunca ha pertenecido o lo han querido procesar hasta por el robo de una pila y un botón de sintonía de un radio transmisor; hostigado, ahora preso, el general Gallardo dice que recibió la amenaza directa de Riviello Bazán en noviembre de 1989, en Santa Gertrudis, Chihuahua, donde fue humillado ante su tropa por el propio exsecretario de la Defensa En noviembre de 1993 fue trasladado a la prisión del Campo Militar No 1, acusado de un presunto delito de malversación, del que había quedado absuelto hace cuatro años, y también por presuntos hechos de difamación contra la institución castrense Se dice inocente El general Gallardo Rodríguez lo declara abiertamente: "Mi detención y encarcelamiento son arbitrarios, y por orden del secretario de la Defensa Nacional Estoy por consigna, y se me ha tratado con gran crueldad; todo porque no soy diplomado de Estado Mayor, los que gozan de una gran tolerancia, llegando inclusive a la impunidad en todos los ámbitos" Así lo escribió en una carta al presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Jorge Madrazo, el 16 de noviembre, y sobre esa base solicitó -en su cuarta comunicación al entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, entregada la tarde del viernes 10 de noviembre, en Palacio Nacional, folio de recibido 66666- "su valiosa intervención a fin de que dé solución a mi problema, que evidencia el autoritarismo y la irracionalidad del ejercicio del poder dentro del Ejército, que socava la moral y la estructura del brazo armado del Estado" Las acciones en su contra adquirieron un nuevo cariz a partir de la publicación de un artículo bajo su firma, en la revista Forum, donde se consideraba necesaria la creación de una instancia protectora de derechos humanos en las fuerzas armadas Según el general Gallardo, la publicación del artículo, en el número 22 de Forum, del mes de octubre, generó la ira de Riviello y de los mandos que lo apoyan Dice que no sólo lo encarcelaron a él, sino que también hostilizaron a los editores de la revista, amenazaron con allanarles las instalaciones e inmiscuyeron a civiles en un proceso de la justicia militar El sobrino de Riviello Sentado en un catre de uno de los cuartos para visitantes de la prisión del campo militar, el general Gallardo cuenta su historia Nacido en Atotonilco, Jalisco, hijo de militar, activo en el Ejército desde el 13 de febrero de 1963, llegó a sargento segundo de cadetes a tres años de su enrolamiento En 1982 ya era teniente coronel del arma de caballería; cuatro años después fue nombrado coronel, y el 16 de noviembre de 1988, por acuerdo presidencial, ratificado por la Comisión Permanente del Congreso de la Unión el 17 de mayo de 1989, fue designado general brigadier, convirtiéndose así en la persona más joven en el Ejército que ha obtenido el cargo El hecho de haber ascendido en dos años y cuatro meses de coronel a general brigadier provocó conflictos con algunos integrantes de los mandos castrenses, que no consideraban adecuado que un militar tan joven y en tan poco tiempo ascendiera al `generalato' "Envidias, rencores en una institución conservadora", juzga "Conmigo se rompieron los esquemas de ascenso dentro del Ejército y muchos no soportaron que llegara tan rápido a ser general Tampoco les gusta el que sea universitario" En su trayectoria, Gallardo Rodríguez consiguió distintos premios y condecoraciones; acudió a una visita de intercambio a la Academia Militar de West Point; obtuvo primeros lugares en concursos de equitación; fue campeón estatal de tiro en Chihuahua; delegado en 1988 del equipo de Pentatlón moderno en los Juegos Olímpicos de Seúl, donde obtuvo el séptimo lugar; jefe de la Villa Ecuestre del Estado Mayor de la SDN, de 1982 a 1988, y apenas hace dos semanas recibió en la prisión su diploma y medalla de condecoración de perseverancia, primera clase, por 30 años de servicios ininterrumpidos en el activo del Ejército El 1º de julio de 1989 fue nombrado comandante en el criadero militar de ganado número 2, ubicado en Santa Gertrudis, Chihuahua Le fue asignado un asesor: el capitán primero, pasante de médico veterinario, Fernando Riviello Elizondo, sobrino del titular de la Defensa Nacional Había tensión entre ambos En alguna ocasión, el secretario particular del titular de la Defensa le avisó a Gallardo que le enviaría mil millones de pesos para la compra de mil cabezas de ganado, pero le dijo que el dinero se lo diera directamente al sobrino de Riviello "Yo quise hacer todo de manera institucional y como se debe Como el dinero llegó a mi nombre, nunca le di efectivo a Riviello Elizondo, sino cheques cruzados o cheques de caja para el pago del ganado Así se cumplió la orden del secretario de la Defensa Se compraron 1,122 cabezas de ganado y se devolvieron casi 30 millones de pesos "El sobrino del secretario se molestó e insistió con amenazas en mi contra Me advirtió que me señalaría con su tío" El 7 de noviembre, recuerda Gallardo, "llegó al campo militar de ganado el secretario Antonio Riviello Bazán, y frente al personal bajo mi mando, dijo que yo era un ratero, un corrupto y que sería procesado por todo eso Yo le repliqué y respondí que no era eso que él decía Y le insistí en que se lo demostraría" Una semana después, Riviello Bazán cumplió sus amenazas Ordenó una inspección en el criadero; elementos de la Policía Judicial Militar "golpearon, amenazaron e intimidaron a algunos de mis subordinados Ellos me lo dijeron Los llevaron a unas minas, y ahí los torturaron para que declararan en mi contra; inventaron hechos, a instancias del sobrino del secretario de la Defensa" El 16 de diciembre de 1989, el general Gallardo fue relevado en el mando del campo de ganado y quedó a disposición del alto mando en el cuartel general de la V Zona Militar de Chihuahua Le insistieron en que firmara su baja del Ejército, "y que regresara todo lo que me había robado, según ellos Siempre pregunté por el resultado de la inspección militar y me dijeron que pronto me dirían" En mayo de 1990 fueron citados, en Monterrey, Gallardo y cuatro acusados más Estos últimos aceptaron cargos e incluso pagaron dinero El general Gallardo se opuso Le solicitaron, dice, 23 millones de pesos, y "que le pidiera perdón al secretario de la Defensa ¿Pero perdón de qué? les decía, si no soy culpable No pagué ni pedí perdón" Gallardo fue encarcelado, pero prosiguió su defensa Cuando estaba en la cárcel en Monterrey, envió una carta al presidente Carlos Salinas, quejándose de las arbitrariedades de que era objeto "Me dieron apando con amenazas en contra de mi familia; me pidieron que retirara la carta o que me iba a ir muy mal No la retiré" Estando preso, en agosto de 1990, se le fincó otra responsabilidad por actos cometidos como comandante del 26 Regimiento Blindado; pero Gallardo nunca estuvo adscrito a esa unidad y logró echar abajo el infundio En mayo de 1991, obtuvo libertad protestatoria, absuelto por resolución constitucional, aunque mantenía proceso por "abuso de autoridad" En septiembre de ese mismo año, se le abrió otra averiguación por el faltante de una pila de un radiotransmisor Con esos procesos enfrente, Gallardo estaba obligado a suspender sus actividades militares y quedó sin cargo alguno del 16 de diciembre de 1989 al 15 de septiembre de 1993, por lo que aprovechó para realizar estudios de maestría y doctorado En ese lapso obtuvo la maestría en administración pública con un promedio de 100 Cursó cuatro diplomados, uno de ellos en el ITAM y otros dos en el Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados Sorteó con éxito apelaciones; en noviembre de 1992 fue absuelto por resolución constitucional de una causa penal por abuso de autoridad; en enero de 1993, fue absuelto de supuesta deserción, y a partir de entonces solicitó su reconocimiento por servicios ininterrumpidos en el Ejército y el pago de haberes retenidos durante sus procesos Lo logró Ante la serie de acciones en su contra, Gallardo presentó juicio de amparo el 28 de junio de 1993 en contra del secretario de la Defensa por no contestar a sus reclamos en violación al derecho de petición señalado en el artículo 8º de la Constitución Gallardo recibió entonces la orden de Riviello Bazán de trasladarse a la plaza de Hermosillo, como comandante del Cuarto Cuerpo de Defensas Rurales en Sonora Antes de partir hacia allá, el general Gallardo Rodríguez elaboró un texto dirigido al secretario Riviello Bazán y a todas las instancias judiciales donde se ventilaban sus reclamos Fechado el 13 de septiembre, le dice en ese texto a Riviello que está seguro de que dicho nombramiento es "por represalia y no por buena fe", y sostiene que lo que trata de hacer Riviello es "evitar mi defensa, en virtud de que presenté juicio de amparo en su contra y otras autoridades militares" Insistió en su carta que no permitirá que queden impunes los actos de abuso cometidos con su persona Y advirtió en el último párrafo: "Por todo lo anterior, lo hago responsable a usted (Antonio Riviello Bazán)", así como a otras autoridades militares de primer nivel, "de la integridad física de mi persona y de la de mi familia" Un mes después, esa carta fue utilizada para abrirle una nueva averiguación por difamación al Ejército Tal es la causa legal de que hoy esté formalmente preso Ombudsman militar En agosto, Gallardo Rodríguez expuso en la Unidad de Posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM el tema de su tesis de maestría sobre la creación del ombudsman militar Alguno de sus compañeros le pidió el texto para que fuera publicado, y fue ofrecido al director de la revista Forum, el periodista Eduardo Ibarra En el número 22 de ese mensuario, fechado en octubre de 1993, se publicó bajo la firma del militar un artículo titulado "Las necesidades de un ombusdman militar en México" De seis páginas, el texto expresaba algunos cuestionamientos: "¿Por qué, si el Ejército es una institución que se torna en garante de las demás garantías, se violan impunemente los derechos inherentes a la dignidad de los soldados y oficiales? ¿Por qué la impartición de justicia en el Ejército es selectiva y por tanto discriminatoria? ¿Por qué la `justicia militar' castiga al sujeto por lo que es, y no por lo que hizo? ¿Por qué en los albores del nuevo siglo aún persiste la arrogancia y la omnipotencia de los mandos?" Luego de señalar que la disciplina y el respeto a los superiores se han convertido en una "justificación para cometer las más crueles y brutales atrocidades y abusos en contra de la dignidad del personal militar y civil", expresa que el ombudsman "surge como una instancia ante la arbitrariedad y la impunidad del poder público" Y puntualiza: "Un paso importante hacia la conservación y fomento de la democracia en países como el nuestro, que está gobernado por un partido mayoritario, y que tiene un Ejército bajo el yugo absoluto y arbitrario de los mandos superiores, es la creación de los ombudsman y de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG's) "El trabajo del ombudsman aumenta la credibilidad en el gobierno y en sus funcionarios, y humaniza el trato hacia los administrados" Celada en Sonora El 9 de noviembre, el general Gallardo fue citado, en Guaymas, por el comandante de la Zona para que le informara de sus labores en Sonora "Me senté frente al comandante Apenas empezaba a platicar cuando sentí que por detrás me sujetaban Atrás de mí apareció el jefe de la Policía Judicial Militar, general Alvarez Nara Me gritó: `¡Así que eres defensor de los derechos humanos! Pues vas a ver lo que te va a pasar'" Fue esposado y desarmado, al tiempo que le enseñaban un papel que nunca distinguió y le gritaban: "¡Estás detenido por esto!" Lo obligaron a pararse y a salir del cuartel En un descuido del jefe de la Policía Militar, uno de los asistentes se le acercó para decirle que el secretario Riviello estaba muy enojado por "los artículos que había publicado en contra del Ejército" Lo subieron a un avión de la Fuerza Aérea: "Creí que me iban a tirar al mar y desaparecerme Sé cómo actúan, sé lo que hacen Por eso tenía miedo" Conducido hasta el cuartel de la Policía Judicial Militar, primero, el mismo día quedó recluido en la prisión del Campo Militar Número 1 La prisión Ante Gallardo se cuadraban los presos vestidos de caqui "Mi general", le decían con respeto El licenciado Francisco Gallardo Rodríguez saludaba amable Era uno de los dos generales recluidos en la prisión del Campo Militar Número 1 Habitaba la sexta litera de la cuadra A17 Las cuadras, como se llama a los dormitorios, tienen dos hileras de literas, casi pegadas, a menos de un metro de distancia Al centro del salón, pendía de la pared un cuadro del Che Guevara, elaborado por un teniente coronel al que le gusta la artesanía Hay unos 200 reclusos Las torturas, dijo el general Gallardo, eran de uso común"Golpean, aplican cables eléctricos, son amarrados a bancas con cobijas mojadas; los bañan con agua fría y luego les prenden un ventilador Me lo han contado, les creo, por eso están aquí" También los encerraban en "Las Negras", las celdas ubicadas al fondo de la prisión; los jueves y domingos son para visita íntima; el resto de los días, de separación y de tortura Gallardo atendía en la zona "de Polanco" Así le dicen porque es la más espaciosa y tranquila Son cuartos grandes, con literas desvencijadas, algunas con colchoneta y baño propio Son casas de visita, separadas por pequeños jardines de pasto amarillo, seco Contra Forum En octubre de 1993, el exprocurador militar Mario Fromow extendió citatorios para los directivos de la ahora desaparecida revista Forum El director de la publicación, Eduardo Ibarra, acudió a declarar en la Secretaría de la Defensa Nacional "Lo hice de buena fe Para que se aclararan las cosas, pero veo que no lo entendieron así las autoridades militares" Para el general Gallardo, "es muy importante que haya instancias de apelación en las que cualquier militar se pueda quejar Eso redunda en la moral de sus integrantes Una instancia de apelación también para que los civiles se quejen sobre la actuación de sus tropas" Propuso que las fuerzas armadas actúen a la luz pública "Es una institución del Estado que responde al poder, pero ese poder radica en el pueblo De ahí es su sustento Debe ser abierto, que se informe a la sociedad ¿Cuándo se ha visto que un secretario de la Defensa informe sobre un presupuesto o lo discuta con los diputados, y que comparezca ante el Congreso? Que los militares que tienen puestos importantes den cuentas al pueblo" Juzgó: "Hay cerrazón, no hay información Esta situación provoca intranquilidad Es peligroso Nos debilita como nación Quiero poner mi granito de arena Que esto se abra a la sociedad Somos un país que se abre al mundo, con el TLC, y no es conveniente que se violen los derechos de las personas Esto puede trascender a un problema de seguridad nacional" (Proceso 0893 / 13 de diciembre de 1993)