Con Fox: Cuba frustra las aspiraciones mediadoras de Castañeda

sábado, 2 de febrero de 2002
Los ataques verbales del gobierno de Cuba contra el canciller de México, Jorge G Castañeda, "generan un entorno de conflicto entre los dos países y colocan la relación bilateral en una situación muy delicada" Con ello, se frustra, "o por lo menos complica", uno de los propósitos de México: jugar un papel fundamental de interlocución entre Washington y La Habana para que ambos países resolvieran su diferendo bilateral de cuatro décadas El embajador de México en Cuba, Ricardo Pascoe Pierce, mencionó el incidente ocurrido en abril del 2001, cuando Castañeda comentó que los cubanos estaban "ardidos" por la abstención de México en la votación de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU Cuba esperaba un voto a favor de su política Pascoe no ocultó su sorpresa ante "el camino tomado" por el gobierno de Fidel Castro Por la tarde del viernes 20 de abril, el embajador Pascoe había explicado a Proceso que la abstención del gobierno de Vicente Fox en la votación de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, que condenó a Cuba, colocaba a México "en una posición equidistante" entre Washington y La Habana Aseguró que con ello, México "mantiene la confianza y la interlocución con ambos gobiernos, y ahora puede avanzar en el desarrollo de un encuentro entre los dos países" Sin embargo, unas horas más tarde, el canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, no sólo frustró tales aspiraciones, sino que hizo estallar la primera crisis internacional del gobierno de Fox Informes a La Habana Durante una mesa redonda difundida en vivo por la televisión cubana y en presencia del presidente Fidel Castro, el canciller cubano evocó las históricas relaciones entre Cuba y México, para luego señalar: "Pero la verdad tiene que saberse" Así, declaró: "Hemos estado ante la insistencia, el trabajo y la frustración del ministro de Relaciones Exteriores de México, que desafortunadamente hizo todo lo posible por intentar que Cuba fuera condenada y ese país cambiara su posición" Aseguró que la abstención de México fue contra el trabajo y la posición personal de Castañeda Se debió, dijo, a "un amplio movimiento popular y de opinión pública" y al "valiente pronunciamiento" de su Congreso Comentó que antes de la votación en Ginebra, "se confirmó en toda América Latina que el canciller Castañeda estaba trabajando para lograr una resolución alternativa a la de la República Checa" Y después, "por fuentes muy serias, se supo que Castañeda estaba muy frustrado porque no había podido lograr un mayor protagonismo de México" en el caso Pérez Roque citó un informe de la embajada de Cuba en México, según el cual "una fuente de mucho respeto, muy cercana y muy confiable" dijo que Castañeda "es susceptible de aceptar presiones de Estados Unidos" Y más: "Castañeda tiene compromiso con ellos, está deslumbrado por su poderío y tiene un conocido historial político de deslealtades No lo dice Cuba, nos lo dice a nosotros alguien que sabe que él estaba trabajando para una condena contra Cuba", señaló Pérez Roque sin precisar su fuente Luego, se refirió a la visita a La Habana que realizó en enero Mariclaire Acosta, entonces embajadora especial para Derechos Humanos Ella solicitó a nombre de Castañeda que "para facilitarle a México no votar contra Cuba y protegerse de la presión estadunidense", el gobierno cubano hiciera "gestos" a México en materia de derechos humanos Pérez Roque aseguró que Acosta quería, además, reunirse en forma pública con "grupúsculos contrarrevolucionarios al servicio de la embajada yanqui" y "tomarse fotos para dejar en claro que Cuba en este tema tenía con México una situación particular" La estrategia frustrada Horas antes de las declaraciones del canciller Pérez Roque, el embajador de México en La Habana concedió una entrevista telefónica a Proceso En ella, Pascoe aseguró que la abstención de México le "ganó una posición de mucha presencia y de mucho reconocimiento en Cuba Ése es el ambiente que se respira en La Habana" Señaló que México hubiera cancelado la posibilidad de jugar un "papel decisivo" en la solución del diferendo entre los gobiernos de Washington y La Habana, si en la sesión de la Comisión Nacional de Derechos Humanos hubiera votado a favor o en contra de la resolución que condenó a Cuba Seguro, confiado, comentó que el voto en Ginebra era circunstancial en función de una visión política de México a más largo plazo: "Construir el marco del diálogo entre las dos naciones que traen entre manos el conflicto más añejo y más serio en las Américas" -¿El gobierno mexicano está trabajando en ello? -México lleva algún tiempo buscando esa posibilidad Obviamente, no es fácil y todo estaba sujeto a que concluyera la coyuntura de Ginebra, que contaminaba la posibilidad de discusión de cualquier cosa -¿Hay algún elemento o indicio concreto que permita ver que se está trabajando en la construcción de ese marco de diálogo? ¿Ha habido alguna reunión? ¿Algún mensaje triangulado entre Washington-México-La Habana? -El mejor ejemplo es la abstención de México que ayuda a enfilarnos en un papel positivo Otra cosa más no creo que tenga utilidad abordarlo ahora Para el embajador Pascoe, lo sucedido en Ginebra confirmó su visión de que "allí no se resuelve nada No fue una victoria ni una derrota para nadie y no se atendió el problema de fondo: la defensa real de los derechos humanos" Por ello, señaló, "algo tenemos que hacer como comunidad internacional para no encontrarnos dentro de un año en Ginebra en la misma situación de confrontación, jaloneo, conflicto, debate, etcétera Entonces, la comunidad internacional debe propiciar ese encuentro cara a cara entre Washington y La Habana, y lo que debemos hacer es buscar jugar ese papel Quisiera pensar muy especialmente en el presidente Vicente Fox que, con la autoridad moral que le asiste, podría jugar un papel importantísimo" Pascoe comentó que esa opinión la compartió con el canciller Jorge Castañeda y con otras "instancias" de la Secretaría de Relaciones Exteriores "Me dio mucho gusto que tuvimos mucha coincidencia sobre cómo debería manejarse esta situación", acotó "Un abanico de posibilidades" Tras las declaraciones del canciller Pérez Roque, el reportero se comunicó de nuevo con el embajador Pascoe Su tono de voz era ahora de preocupación: "Esas declaraciones reflejan la postura que toma este país Creo que generan un entorno de conflicto entre los dos países, que lamento profundamente" Renuente, dijo que no podía "explayarse" en ese momento -la madrugada del sábado 21- porque no había recibido instrucciones de la Cancillería mexicana "No sé cómo vamos a reaccionar", expuso -¿La reacción puede ir desde el extrañamiento hasta que lo llamen a consultas a México y lo retengan acá? -Hay todo un abanico de posibilidades Vamos a ver -¿Cómo interpreta los señalamientos directos contra el canciller Castañeda? -Fueron muy duros Fue una declaración muy fuerte -Lo noto serio, embajador -Es que se trata de un problema que ha colocado la relación entre los dos países en una situación muy delicada Pascoe comentó que había transmitido ya el discurso a México y que se había comunicado con el subsecretario de Relaciones Exteriores, Gustavo Iruegas Al canciller Castañeda -quien se encontraba en Canadá acompañando al presidente Fox en la Cumbre del ALCA- no lo había localizado, por estar en una reunión -¿Con esas declaraciones de Cuba se frustra el papel de México como propiciador del diálogo entre Washington y La Habana? -Pues sí, o por lo menos complica todo Y la reacción de la cancillería no pudo ser más inadecuada Desde su postura como secretario de Relaciones Exteriores, Castañeda dijo que los cubanos estaban "ardidos" Días después, Fox dijo que tal expresión estuvo bien dicha, además de ser muy mexicana El asunto quedó ahí Ahora, en febrero del 2002, Fox retomará el hilo de la relación con la visita que efectuará a La Habana Interceder contra el bloqueo A la oficina del presidente Vicente Fox en Los Pinos llegó una carta de la jerarquía católica con una petición inusual: que el mandatario mexicano abogara ante su homólogo de Estados Unidos, George Bush, por el levantamiento del bloqueo económico contra Cuba La carta está fechada el 12 de febrero -seis días antes de que Bush visitara México- y la firmaron el arzobispo Luis Morales Reyes y el obispo Abelardo Alvarado, presidente y secretario general, respectivamente, de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) En su texto de dos cuartillas, los prelados expresaron al presidente Fox su preocupación por los efectos del bloqueo estadunidense sobre el pueblo cubano Recordaron la frase del Papa Juan Pablo II en su visita a la isla en enero de 1998: "Que el mundo se abra a Cuba y que Cuba se abra al mundo", y luego señalaron que, ante la visita de Bush, México tenía la posibilidad de solicitar el levantamiento del bloqueo Hicieron referencia, incluso, a un punto de acuerdo del 7 de noviembre de 2000 mediante el cual el Senado de la República pidió al Poder Ejecutivo ratificar la posición de México ante la Organización de las Naciones Unidas a favor del levantamiento del embargo comercial que padece Cuba Reunión en La Habana En realidad, la carta de los obispos mexicanos fue fruto del acercamiento que, cinco meses antes -el 22 de septiembre-, habían tenido con el presidente cubano, Fidel Castro A instancias del empresario mexicano José María Guardia y del exsecretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios -amigo de Fidel desde que éste estuvo exiliado en México en 1956-, fueron a La Habana el arzobispo Morales Reyes, el obispo Alvarado, el arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, así como el secretario adjunto de la CEM, presbítero Luis Barrera Flores Se reunieron con Castro y algunos funcionarios de su gobierno: Entre ellos, el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, y la encargada de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista (PCC), Caridad Diego La reunión se efectuó en una casa de protocolo de La Habana y duró alrededor de ocho horas Un video de 35 minutos obtenido por Proceso da cuenta del ambiente distendido en que se efectuó la reunión: Copa de vino en mano, Fidel, Gutiérrez Barrios y Sandoval Íñiguez platican animadamente en el jardín de la casa Luego se ve a los obispos mexicanos y a Castro sentados en una mesa de trabajo Después, el mandatario firma varios documentos ante el aplauso de sus invitados mexicanos Acto seguido, Morales Reyes le agradece la recepción que les dispensó y señala: "Nosotros tomamos muy en cuenta sus reflexiones" (De acuerdo con una fuente consultada por Proceso, Fidel había explicado las circunstancias de Cuba frente a la hostilidad de Estados Unidos y los efectos del bloqueo que este país impone a la isla) El video muestra luego a Fidel recibiendo un regalo: una medalla de oro de la virgen de la Caridad del Cobre, santa Patrona de Cuba, diseñada por los propios obispos Morales Reyes y Alvarado, según comentó ahí mismo el empresario Guardia "Confiamos como hombres creyentes en la Caridad del Cobre y en la Guadalupana, dos aportaciones de la virgen María, para que ellas nos ayuden", le dijo Morales Reyes a Fidel, quien miraba sorprendido su regalo Posteriormente, Castro les correspondió con unas cajas de puros Lanceros Cohiba -sus preferidos y con los que se deleitaba hasta principios de los ochenta, cuando dejó de fumar- que autografió para sus invitados mexicanos Luego, durante la cena, las bromas y las anécdotas: Fidel contó con detalle cómo Gutiérrez Barrios lo detuvo en México cuando, en 1956, él y otros revolucionarios preparaban la expedición del yate Granma El empresario Guardia -dueño del hipódromo de Ciudad Juárez- pidió atención para soltarle a Fidel lo que llamó "una bomba atómica": "Don Fernando Gutiérrez Barrios va a trabajar en la Secretaría de Seguridad Nacional" Todos rieron con lo que pareció una broma Pero Guardia no se detuvo: "Eso es lo que queremos toda la gente católica y todos los mexicanos ¿O usted cree que Fox es tonto?", preguntó dirigiéndose a Fidel "A mí me consta que hay inseguridad (en México) Estuvimos presos allí ¡Cómo no lo vamos a saber!", dijo Castro Todos volvieron a reír La visita a México De esa reunión salió el compromiso de Fidel Castro de volver a ver a sus amigos obispos cuando viajara a México a la toma de posesión de Vicente Fox Lo cumplió El 3 de diciembre, Fidel llegó a la Quinta "El Paraíso", en Cuajimalpa, propiedad del empresario Guardia Estuvieron allí de nuevo Morales Reyes y Alvarado Faltaron Gutiérrez Barrios, quien había fallecido el 30 de octubre, y Sandoval Íñiguez, en el extranjero para una revisión médica Con música de marimba, primero, y de gaitas gallegas, después -"para que se acuerde de su padre", le dijo Guardia a Fidel- el mandatario cubano se mostró feliz De pie alrededor de una mesa, Castro, su canciller Pérez Roque, los obispos y otros invitados brindaban por Cuba y México Morales Reyes tomó la palabra: "Brindo por lo que el Papa dijo en su visita al hermano país de Cuba: que primero el mundo se abra a Cuba para que ésta se abra al mundo Eso es un gesto de solidaridad () Quisiéramos que en esa dinámica de solidaridad el mundo se abra a Cuba para que Cuba reciba al mundo en su seno Felicidades y esperamos que pronto podamos ver a este mundo solidario, comprensivo, que entiende la actual situación de Cuba y de su revolución" Entonces Fidel comentó: "Fue tan agradable cuando ustedes (los obispos) visitaron nuestro país y nos plantearon que estaban en contra del bloqueo ()" Los frutos del señor Pronto, los encuentros entre Fidel Castro y los obispos mexicanos dieron frutos, como lo muestran cartas y documentos recabados por Proceso En una carta fechada el 12 de enero, el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage Dávila, comunicó al cardenal de La Habana, Jaime Ortega Alamillo, que "se transfiere la propiedad de los terrenos que eran del Estado cubano, a favor de la Iglesia católica para la construcción del Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana" Dieciocho días después -el 30 de enero- el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba acordó "transferir la propiedad del Estado cubano a la Iglesia católica de la finca nombrada Las Lajas", de 177 mil 752 metros cuadrados, situada en la zona de Peñalver, en Guanabacoa, a las orillas de La Habana Más aún, el 13 de febrero, Fidel Castro envió al Papa Juan Pablo II la siguiente carta: "En mi reciente visita a la República de México en ocasión de la toma de posesión del presidente de ese país, Excelentísimo Señor Vicente Fox, conocimos a través de representantes de la Conferencia Episcopal mexicana del interés de fundar en nuestro país la Orden religiosa del Santísimo Salvador de Santa Brígida que dirige la madre M Tekla Famiglietti como su Abadesa General "Desde entonces, manifestamos nuestro beneplácito a que las religiosas entren a Cuba en el momento que se estime oportuno y funden su casa conventual para realizar su labor, como también la desempeñan otras 52 congregaciones femeninas católicas" En México, la CEM emitió un comunicado en el que informó del envío de un mensaje al VI Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba, que se celebró los días 17 y 18 de febrero en Guadalajara, donde sus miembros, asienta, "solicitan el cese del bloqueo y de las acciones de aislamiento político contra Cuba, que tanto daño y sufrimientos han causado al hermano pueblo cubano" Entre las cartas con las que cuenta Proceso sobresale una de Fidel Castro dirigida a Marisol Guardia Marqués, hija del empresario José María Guardia, el mismo que gestionó la visita de los obispos mexicanos a La Habana y quien en diciembre recibió a Fidel en su casa en Cuajimalpa En la carta, con fecha 23 de febrero, Castro se disculpa por no poder asistir a la boda de Marisol: "Mis obligaciones de trabajo en estos momentos me impiden disponer de tiempo () Por otra parte, mi visita a cualquier país, aun cuando tenga carácter privado, está sujeta a naturales complicaciones protocolares que no sería posible resolver a corto plazo" A renglón seguido, Fidel añade: "Habría que tener en cuenta, además, que mi presencia en México podría no ser tan bien recibida en estos momentos" Y es que en esas fechas se perfilaban los trabajos de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra (Proceso No 1278 / 30 de abril de 2001)

Comentarios