Fox en Cuba: las jugadas de la diplomacia mexicana

sábado, 2 de febrero de 2002
Hace casi un año, los gobiernos de México y Cuba protagonizaron un "incidente diplomático" que tensó las relaciones entre ambos países El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, acusó a su homólogo mexicano de cabildear a favor de una resolución de condena contra Cuba en la sesión Anual de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra Citando fuentes anónimas, lo calificó de "desleal" y afirmó que Castañeda estaba "deslumbrado" por Estados Unidos Dicho incidente fue rápidamente subsanado, sobre todo por México Había varias razones Una de ellas fue fundamental: México necesitaba el apoyo de Cuba para ganar un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU Y es que el voto de Cuba arrastra otros votos en países de Asia y Africa, en ese entonces considerados como necesarios por el gobierno de Fox para amarrar dicho lugar en ese organismo internacional Desde entonces, los gobiernos de México y de Cuba iniciaron un gradual acercamiento Ejemplo de ello fue la presencia del canciller Castañeda en la embajada de Cuba en México durante la fiesta del "26 de julio", fecha en que se celebra el aniversario del asalto al cuartel Moncada, que marcó el inicio de la revolución encabezada por Fidel Castro Luego, José Arbezú, jefe del Departamento América del Partido Comunista de Cuba, vino a México y se reunió con Castañeda Es, sin embargo, el nuevo contexto internacional lo que facilitó la visita de Fox a Cuba En efecto: hay elementos nuevos que no había hacia un año, cuando ambos gobiernos protagonizaron el incidente diplomático Para empezar, el tema de los derechos humanos, por ejemplo, puede ser tratado ahora de manera distinta Por un lado, el asesinato de la abogada Digna Ochoa y el caso del general Gallardo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) restan fuerza a México para un discurso condenatorio hacia Cuba, como el que elaboró el año pasado Igualmente, este año la cancillería mexicana no ha iniciado un cabildeo entre los países latinoamericanos para buscar una posición común en este tema con respecto a Cuba Por si fuera poco: Estados Unidos quedó excluido este año de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra Sus presiones y cabildeos para condenar a Cuba serán, en todo caso, indirectos Por el otro lado, el gobierno de Fidel Castro ha mostrado disposición a firmar Convenciones Internacionales en la materia y ha hecho una especie de moratoria en la pena de muerte: desde el 2000 ésta no ha sido aplicado en la isla; y -según los reportes de grupos disidentes en la isla y de organismos Internacionales de Derechos Humanos-han disminuido los encarcelamientos a disidentes políticos: de 246 presos de conciencia que había a mediados del año pasado, hay ahora unos 200 Claro, esto no quiere decir que en el tema de derechos humanos existan transformaciones de fondo en Cuba Son, por el momento, algunos signos de mayor tolerancia Además, la visita de Fox a Cuba ocurre en el momento en que las negociaciones de la agenda bilateral entre México y Estados Unidos entran en una especie de compás de espera: se está trabajando ahora en cuestiones técnicas en el tema migratorio Incluso, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se han distendido un poco en las últimas semanas, como lo prueba la venta directa de productos alimenticios de Estados Unidos a la isla tras el ciclón Michel, o la anuencia y el apoyo del gobierno de Fidel Castro a la decisión estadunidense de recluir en la base naval de Guantánamo a los presos talibanes, así como las recientes visitas de empresarios, gobernadores y algunos congresistas norteamericanos a la isla Con todo y este nuevo contexto, hubo problemas y roces entre los gobiernos de México y La Habana a la hora de elaborar la agenda de la visita de Fox Para empezar, el gobierno de México bajó el perfil de dicho viaje: de "visita de Estado", pasó a "visita de trabajo" Ello, por supuesto, molestó a los cubanos Luego, los cubanos esperaban una estancia de Fox de, por los menos, dos días El gobierno de México la redujo a escasas 24 horas El gobierno de México no dio apoyo a la delegación de empresarios organizada por el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (COMCE) quien tenía planeado realizar una reunión con empresarios de la isla El viaje de COMCE fue cancelado El único empresario invitado fue Carlos Slim El punto más espinoso, sin embargo, es la posible reunión de Fox con algunos representantes de la isla Aunque el subsecretario de Relaciones Exteriores, Gustavo Iruegas, afirmó que "no estaba contemplado"; el jefe de Comunicación Social de la Presidencia, Rodolfo Elizondo, señaló que "no estaba descartado" Y el presidente del PAN, Luis Felipe Bravo Mena señaló -después de entregar una carta a Fox- que el propio presidente deseaba un encuentro de ese tipo Según fuentes diplomáticas, la decisión de encontrarse con disidentes la tomará Fox ya en La Habana Puede ocurrir -aseguran las fuentes-que no sea Fox, pero sí algún miembro de su comitiva: el canciller Castañeda o su subsecretario, Iruegas Por lo menos, se manejan dos personajes de la disidencia con los que se realizaría el encuentro: Elizardo Sánchez Santacruz, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional; y Osvaldo Payá Sardiñas, presidente del Movimiento Cristiano "Liberación" Algunas fuentes van incluso más allá y señalan que Fox podría pedir la liberación de algunos presos políticos, sobre todo los del disidente Vladimiro Roca, presidente del Partido Socialdemócrata Cubano; y de Gustavo García Riera, excónsul de Cuba en México y deportado a La Habana por la administración de Ernesto Zedillo Tanto la posible reunión con disidentes o la eventual liberación de presos darían argumentos al gobierno de Fox para cambiar su discurso condenatorio contra Cuba en la sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, programada para marzo y abril en Ginebra Dos puntos más son importantes para Fox en su visita a Cuba Ambos son para consumo interno de México El primero, mostrar en su visita a las instalaciones petroleras de la isla cómo ese país socialista se abre sin temor a la inversión extranjera El mensaje es sencillo: Si el régimen comunista de Fidel Castro lo hace, ¿Por qué México no? El segundo punto: amarrar la visita de Fidel Castro a la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Financiamiento para el Desarrollo, que se celebrará en Monterrey en el próximo mes de marzo El presidente de Estados Unidos, George W Bush ya confirmó su asistencia Juntar en México, por gestiones de Fox, a los mandatarios de dos países "enemigos", es una medalla nada despreciable para la imagen del presidente mexicano

Comentarios

Otras Noticias