Los pocitos de la muerte en Coahuila

sábado, 2 de febrero de 2002
Doce mineros murieron en una explosión dentro de las minas de carbón de Nueva Rosita, Coahuila, otros 13 fallecieron en Barroterán, cuando un pocito se inundó, atrapándolos a 60 metros bajo tierra Estos accidentes desafortunados ventilaron las precarias condiciones laborales en que desempeñan su trabajo los explotadores de minas de carbón En un reportaje escrito por el reportero estadunidense Dick J Reavis, quien inició una investigación sobre este asunto se resume parte de lo que viudas y huérfanos recuerdan de las tragedias en las minas donde perdieron a sus familiares El texto publicado por la revista Proceso en su edición que comienza a circular el domingo 3 de febrero, se informa que, pese a los hechos, ni el IMSS ni la Secretaría del Trabajo pueden proporcionar una cifra exacta de las muertes en las minas del país, mientras que de acuerdo al Museo Nacional del Carbón de la región, por cada millón de toneladas extraídas de pocitos, mueren cuatro personas, cifra 100 por ciento más alta que las registradas en las minas de Estados Unidos Por todo ello, ---en el reportaje de la revista Proceso en circulación a partir del domingo 3 de febrero-- el jefe del programa de Ingeniería Minera de la Universidad de Coahuila, en Nueva Rosita, Coahuila, considera que los pocitos no deberían existir y va más allá: alega que la apertura de éstos viola la ley, pero la Secretaría del Trabajo dice no tener los instrumentos necesarios para inspeccionar las minas, cuyas vetas de carbón son rápidamente vaciadas antes de que llegue un inspector

Otras Noticias