Altos riesgos de ruptura en el PRI

sábado, 23 de febrero de 2002
Las amenazas de tomar el partido, por parte de las huestes de Roberto Madrazo, y acusaciones de Beatriz Paredes, en el sentido de que se quiere invalidar el proceso interno, son una muestra del duro enfrentamiento entre los aspirantes a la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) La amenaza de ruptura está latente "¡Sálvese el que pueda!", exclama Dulce María Sauri Riancho, actual dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, quien dejará el cargo el próximo 4 de marzo La dirigente del destino de los priistas del país reconoce que la "balcanización" es el fantasma que ha perseguido al PRI desde la derrota de las elecciones presidenciales, el 2 de julio del 2000 Ante esta situación, José Antonio Crespo, especialista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), prevé dificultades serias de que el priismo salga limpio y cohesionado de su primera competencia abierta, y vaticina un fuerte rompimiento interno en el PRI En entrevistas que el semanario Proceso presenta en su edición 1321 que comienza a circular ele domingo 24 de febrero, Sauri y Crespo revelan su opinión acerca del proceso interno priista para renovar la dirigencia Y mientras que Sauri cree que la elección del domingo 24 será el primer paso para superar el reto y seguir siendo un partido nacional, para Crespo el desarrollo de la elección ha sido tan complicado y tenso, que el proceso de "cicatrización" después de la contienda será difícil