En Chiapas, Iglesia y gobierno en un "acompañamiento riesgoso"

sábado, 23 de febrero de 2002
Muy lejos quedó, en la diócesis de San Cristóbal de las Casas, el estilo de conducción que hizo célebre en el mundo y querido en Chiapas a Samuel Ruiz El actual obispo, Felipe Arizmendi, se muestra muy diferente: apegado al Vaticano, ortodoxo, cercano al gobierno estatal y ajeno a la teología de la liberación, aunque dispuesto a entender la mentalidad y el mundo indígena, y a pacificar la región Su línea pastoral enfatiza más lo espiritual que lo social De todos estos rasgos, quizá el que realmente preocupa sea la cercanía con el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía, según apunta, en entrevista con Proceso, el párroco de Tila, Heriberto Cruz Vera Esta entrevista se publica en el ejemplar del semanario que empieza a circular el domingo 24 de febrero Cruz Vera recuerda que en noviembre del 2000, el todavía gobernador electo, Salazar Mendiguchía, participó, por invitación de Arizmendi, en una asamblea diocesana realizada en el seminario conciliar En ella, dice, pidió a la diócesis ayuda para pacificar la región Ese día inició en la diócesis la etapa del "acompañamiento estatal", explica Pero lo que podría ser algo positivo para la región, tiene sus riesgos El sacerdote señala que Salazar se aprovecha del trabajo de los catequistas, quienes realmente han hecho la labor de pacificación para apuntar tantos a favor de la administración en turno Al tiempo, la Iglesia pierde su actitud crítica ante el gobierno, que sostuvo durante los años de Samuel Ruiz Por su parte, Jorge Santiago, quien estuvo preso en Cerro Hueco, acusado de ser el comandante Jacob, dice a Proceso que la diócesis y el gobierno de Salazar se apoyan mutuamente en acciones de pacificación "Por ejemplo, diócesis y gobierno actualmente acompañan a las comunidades de desplazados indígenas que están retornando a sus lugares de origen", agrega El también activista social y colaborador de la diócesis dice que Arizmendi se ha preocupado de llevar la palabra de los indígenas al gobernador, lo cual es positivo Pero, como su visión de la Iglesia es más jerárquica y piramidal, se corre el riesgo de "fortalecer autoritarismos", opina en la revista que circula a partir del domingo 24 del presente mes Para Pedro Gutiérrez, miembro de la Coordinación de la Teología India, "don Felipe se está tardando" en abrir su corazón a los indígenas y en comprender la teología india En días recientes, Arizmendi, acatando una disposición del Vaticano, suspendió la ordenación de diáconos indígenas, ya que estas ordenaciones sostienen, según la orden, "un modelo eclesiológico extraño a la tradición y a la vida de la Iglesia"

Comentarios