Denuncian en Guerrero la desaparición de siete personas

lunes, 25 de febrero de 2002
Chilpancingo, Gro - Ante el Congreso de Guerrero, organismos de derechos humanos denunciaron siete casos más, desconocidos hasta ahora, de personas desaparecidas en ese estado y que no son mencionadas en el informe que sobre el asunto elaboró el año pasado la Comisión Nacional de Derechos Humanos Una de estas personas desapareció durante el gobierno de Ernesto Zedillo, en tanto que las otras seis desaparecieron en el periodo de la "guerra sucia" Seis de los siete nuevos casos, dijo el abogado Enrique Gonzalez Ruiz, corresponden a activistas desaparecidos durante el gobierno estatal de Rubén Figueroa Figueroa El séptimo tuvo lugar hace apenas cinco años, durante el sexenio de Ernesto Zedillo, agregó En 1996, explicó el abogado, el profesor Gregorio Alfonso Alvarado López desapareció en Chilpancingo, días después de denunciar que era víctima de persecución por su labor como miembro del Consejo Guerrerense 500 años de lucha indígena Enfatizó: "Esta es una muestra de que no todos los desaparecidos son de la guerra sucia Este compañero comenzó a observar movimientos sospechosos fuera de su casa, era vigilado por vehículos con y sin placas, y cuando presentó su queja, la respuesta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos --entonces encabezada por Jorge Madrazo Cuéllar-- fue que no podía intervenir porque no se habían violado sus derechos humanos" Respecto de su desaparición, agregó, el gobierno del estado se dedicó a divulgar la especie de que Alvarado López se había incorporado al Ejército Popular Revolucionario (EPR) y por ello no se había vuelto a saber de él Se dijo que era el "comandante Antonio" Pero el verdadero comandante Antonio fue detenido en Chilpancingo, semanas después, y se encontró que se trataba de Jacobo Silva Nogales, quien desde entonces se encuentra preso en La Palma La denuncia de su desaparición se presentó junto con los casos de los activistas estudiantiles Victoria Hernández, Carlos Díaz Frías, Luis Armando Cabañas Dimas, Floriberto Clavel y los esposos Mena Legisladores locales escucharon estos casos durante un foro titulado "De Aguas Blancas a El Charco La represión en Guerrero" González Ruiz apuntó que en breve se hará la denuncia formal de estas desapariciones ante la Procuraduría General de la República En tanto, la Conferencia del Episcopado Mexicano condenó, como "una mancha negra" en la historia mexicana, el episodio del 2 de octubre de 1968, y manifestó, a través de su presidente, Luis Morales Reyes, que es necesario descubrir toda la verdad sobre los hechos Coincidió con lo dicho por el secretario de la CEM, Abelardo Alvarado, en el sentido de que cualquier investigación que se realice debe darse dentro de los márgenes que impone la ley y no permitir que el odio o la venganza impongan el criterio a seguir "Lo hemos dicho ya varias veces: condenamos la matanza de 1968, condenamos toda matanza, toda violencia y toda represión, todo lo que daña a los derechos políticos de las personas", dijo24/02/02

Comentarios