La DEA, primera en saber de la supuesta muerte de Ramón Arellano

miércoles, 27 de febrero de 2002
México, DF - Antes de que se hiciera pública en México la posibilidad de que el narcotraficante Ramón Arellano Félix hubiera muerto en una balacera, y también antes de que lo supiera la Procuraduría General de la República, la DEA ya lo sabía Nueve días después del enfrentamiento con policías del puerto de Mazatlán, el jefe de la agencia de drogas estadunidense en el puerto, Mike Franklin, fue informado por su dependencia de que uno de los muertos en la gresca habría sido Ramón Arellano Félix Pasaron otros tres días para que el gobierno mexicano fuera enterado Franklin, con esta hipótesis, pidió, de forma "extraoficial", es decir casi como favor, que la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa le diera muestras de sangre del individuo identificado como Jorge Pérez López, nombre que supuestamente tomó el famoso narcotraficante, buscado tanto por México como por Estados Unidos Ese mismo día recibió un tubo de ensayo con una muestra de sangre, la cual fue entregada a un laboratorio de la DEA para hacer la prueba de ADN El embajador de Estados Unidos en México, Jeffrey Davidow, dijo este martes que "con la información que se dispone existe una alta probabilidad de que de veras sea Ramón Arellano Félix, pero hay que esperar a que lo determine el gobierno de México "Estamos en comunicación con el gobierno de México, estamos colaborando con el gobierno, con algunos servicios de medicina forense, de estudio de documentos y tenemos plena confianza al gobierno de México de aclarar esta situación", dijo Luego de la gresca del 10 de febrero se procedió a hacer la autopsia de los cuerpos Al día siguiente se autorizó la entrega del cuerpo de Pérez López a Marisela Ladrón de Guevara y José Celestino López López, quienes se identificaron con documentos oficiales y ordenaron la inmediata cremación del cuerpo26/02/02