Análisis político: Los penaltis

domingo, 3 de febrero de 2002
México, D F (apro)- La fatalidad de los penaltis para la Selección Mexicana es ya histórica y reconocida en todo el mundo No hay nada peor para los jugadores mexicanos que pararse ante el balón, estar al frente de la portería defendida por un solo hombre y tener los ojos de miles de espectadores esperando que aproveche la única oportunidad de definir la oportunidad que tiene ante sí La inseguridad metida en lo hondo de la psique social de los mexicanos nos brota en esos momentos de definición Estamos dentro de "El Laberinto de la Soledad" y nos perdemos con una naturalidad tan fácil que da miedo Pero lo peor es cuando esta situación se repite en otras circunstancias, entre ellas la política La semana pasada el gobierno de Vicente Fox estuvo ante la oportunidad única e irrepetible de anotarse un tanto definitivo en su gobierno y recuperar parte de la credibilidad perdida en sólo un año Estaba en su cancha, con la ciudadanía observándolo, esperándolo para avanzar en su lucha contra la corrupción del viejo régimen? y falló Fox tenía los expedientes del desvío de mil 100 millones de Pemex a la campaña de Francisco Labastida desde septiembre del año pasado -?según lo publicó Miguel Badillo en El Universal el 10 de septiembre--, y al momento de definir la acción legal, su gobierno filtró la información y dejó ir una valiosa oportunidad que difícilmente se repetirá porque el director de Pemex, Rogelio Montemayor, ya reaccionó, lo mismo que el PRI y el sindicato petrolero Hay varias historias de la filtración que se publicó en el periódico La Jornada el sábado 19 de este mes La primera está relacionada con el único dato nuevo que traía este diario en comparación con la que ya se había publicado en El Universal: el arraigo de los tres exfuncionarios Melitón Cázares, Andrés Heredia y Alonso Beraza Según la versión recogida la semana pasada, la información salió de las oficinas de la PGR y específicamente de la Unidad de Especializada contra la Delincuencia Organizada (UEDO) el mismo día que el secretario de la Contraloría, Francisco Barrio, alardeaba que ya tenían "tres peces gordos" para "freir" Sería el propio funcionario quien habría convencido al presidente Fox de dar un golpe espectacular en los momentos precisos en que se publicaba en el diario Reforma la caída de su popularidad a 48 por ciento Sin embargo, el titular de la Secodam no tenía una estrategia para enfrentar el conflicto que provocaría una noticia de tal magnitud Es decir, no se pensó en la reacción del PRI, a través de su dirigencia, sus gobernadores y sus legisladores Mucho menos se previó que una de las reacciones sería la exigencia de una investigación profunda de los 30 millones de dólares del extranjero que presuntamente recibió Fox desde 1997, a través de compañías registradas a nombre de su hermano Juan Pablo, y de su socio y jefe de campaña Lino Korrodi Otro de los aspectos que tampoco se cuidó fue que nuevamente se evidenció la confrontación en el gabinete entre Francisco Barrio y el equipo que encabeza el secretario de Gobernación, Santiago Creel En términos simples: la pugna entre el equipo de Barrio que le apuesta al "ajuste de cuentas" y el grupo de Creel que propone el "borrón y cuenta nueva" Situación que se evidenciaría con la reunión el martes 16 entre el secretario de Gobernación y la dirigente nacional del PRI, Dulce María Sauri, de la cual Creel salió con la declaración que no había ningún ataque a Pemex ni al PRI como instituciones La pifia del gabinete foxista se complicó aún más con la declaración del procurador, general Rafael Macedo de la Concha, quien afirmó que sólo se investigaba el desvío de 640 millones de pesos y no de mil 100 millones como lo afirmaba Francisco Barrio Las contradicciones ayudarían al PRI a apagar el fuego que los consumía en plena marcha de su proceso de selección interna por la el nuevo Comité Ejecutivo Nacional que se disputan Beatriz Paredes y Roberto Madrazo La segunda versión de la filtración periodística tiene que ver con Madrazo Para algunos miembros de la directiva nacional del PRI, fue el propio tabasqueño quien alentó la información del desvió de recursos de Pemex a Labastida para quitarse la etiqueta de corrupción que lo persigue desde hace años y pasársela a Beatriz Paredes, y de esta manera golpear la campaña de la exgobernadora de Tlaxcala, quien trabajó en el equipo de campaña de Labastida "El corrupto no soy yo, sino los labastidistas", sería el mensaje implícito de la estrategia De acuerdo con las versiones que surgieron del propio PRI, la información filtrada por la PGR o la Secodam sería ratificada por el abogado Marco Antonio Zazueta Felix, representante del PRI en el IFE, simpatizante de Madrazo y abogado de los tres exfuncionarios de Pemex arraigados por la UEDO Parte de la estrategia de Madrazo sería la de aprovechar el flujo negativo en contra de Labastida, canalizarlo en contra de Beatriz, para lo cual haría una serie de declaraciones en favor de una investigación profunda del gobierno de Fox y, asimismo, filtrar una nueva información: que los seguidores de Beatriz pedían la suspensión de la elección interna del PRI El final de la trama de esta historia bizarra sería una defensa de Madrazo y sus simpatizantes por continuar la contienda y apoyar la campaña en detrimento de Labastida y Beatriz Paredes, sin importar el daño a la imagen del PRI en su conjunto Sin embargo, todo le falló por la decisión gubernamental de bajarle al caso de corrupción Así, a una semana el caso Pemex-PRI ha perdido gas y Fox y su equipo poco tienen que hacer en la cancha política Al fallar el penalti se quedaron solos y sólo provocaron el desánimo social Dos derrotas en una sola semana: la Selección Nacional ante Korea y Fox frente al PRI Los dos van de mal y de malas ¡Carajo!

Comentarios