Con "bajo perfil", Bravo Mena busca la reelección

domingo, 3 de febrero de 2002
México, D F (apro)- Tiene el apoyo de Luis Héctor Alvarez, expresidente nacional de su partido; de Santiago Creel, actual secretario de Gobernación; de Felipe Calderón, coordinador del PAN en la Cámara de Diputado, y de Antonio Lozano Gracia, exprocurador general de la República, ubicado como cercano colaborador de Diego Fernández de Cevallos Pero su campaña por la reelección en la presidencia nacional panista, según define el mismo Luis Felipe Bravo Mena, es más bien "de bajo perfil" No habrá mítines, ni grandes concentraciones, ni publicidad en medios electrónicos, sino sólo aquello que le permita estar en contacto con los 279 consejeros nacionales, con algunos dirigentes "Una cosa realmente muy moderada", comenta el panista al explicar las líneas generales de su estrategia "He decidido una campaña mesurada Creo que así debe ser Podría hacer muchísimas más cosas, pero creo que eso sería absolutamente inadecuado y lastimaría a los otros contendientes, porque entonces se pensaría que se está usando la influencia de la presidencia para ir más allá Puede que esto produzca cierto bajo perfil, pero creo que es lo que la institución merece", agrega El lugar de la entrevista, el bar del hotel Royal Plaza, es otra muestra de la distancia que el dirigente busca imponer entre sus actividades de campaña y sus labores como presidente "Al presidente que compite por la reelección le toca tener una autocontención de su capacidad de despliegue, para que no se preste a una mala interpretación, ni suspicacia, ni lastimadura para los otros contendientes", explica Bravo Mena, quien el último día de enero registró su candidatura para contender de nuevo por la presidencia nacional panista, tiene como único contendiente al senador Carlos Medina Plascencia, exalcalde de León y exgobernador de Guanajuato, cargo que obtuvo en 1991 después de la llamada "concertacesión", que impidió que el hoy presidente Vicente Fox llegara a la gubernatura de su estado Medina Plascencia también se siente fuerte En dos semanas recorrió los 31 estados de la República y, además, cuenta con el apoyo de consejeros como el secretario de la Contraloría y Desarrollo Administrativo, Francisco Barrio; los senadores Javier Corral y César Jáuregui, además del exgobernador bajacaliforniano Ernesto Ruffo, actual comisionado para Asuntos de la Frontera Norte del gobierno de Fox Bravo Mena, por su parte, cuenta que decidió buscar la reelección después de un proceso de autocrítica y reflexión personal, que luego fue reforzado por la suma de adhesiones de compañeros del partido "Fui a una consulta con don Luis Alvarez ?-cuenta Bravo Mena--, a quien he tomado como consejero, porque es de los expresidentes vivos y ha pasado por una experiencia de este tipo; además, es toda una institución en el partido Él me platicó sus tiempos, sus momentos, tomé su consejo y fue caminando esto al mismo tiempo que empezaban a llegar más adhesiones, como las del gobernador de Jalisco (Francisco Ramírez Acuña), la de Felipe Calderón "Platiqué con Santiago Creel (secretario de Gobernación), y sí, Santiago fue uno de ellos Pero no en términos de adhesión, porque no es consejero, sino en plan de consulta Hablé con Diego Fernández En fin? Diego en todas las elecciones internas se abstiene y no vota, y (me dijo) ?yo no voy a dar una opinión de que sigas o no sigas Yo simplemente tomo tu disposición y puntos de vista Me parece que hay un trabajo hecho que debe culminarse y hay programas, acciones que no pueden culminar en tres años Si decides tomar la decisión de reelegirte, pues creo que el partido podría continuar con la ejecución de las cosas que han venido impulsándose en estos tres años?" --¿Cuál fue la mayor crítica que se hizo en este proceso de reflexión? ?se le pregunta --Quizá el que debimos haber anticipado muchas de las evoluciones que tuvieron las cosas con este cambio que ha vivido el partido y el país Por ejemplo, podríamos haber logrado una mayor cohesión entre la función de gobierno y la del partido, que como experiencia nueva no había ni antecedentes ni manera de irlo planteando antes, pero quizá con una reflexión previa hubiéramos podido avanzar con mayor rapidez hacia una mejor articulación entre partido y gobierno Cuando al dirigente se le pregunta por el objetivo fundamental de su reelección, se remonta a 1939, año de fundación del partido, para señalar que tiene dos propósitos, "más allá de aspectos coyunturales importantes, como las elecciones del 2003, o las relaciones partido-gobierno", que el partido cumpla a plenitud la misión que se planteó desde el origen: ser un creador de cultura política democrática en México "Hay un desfase entre la cultura política dominante, que es la cultura todavía muy impregnada del viejo sistema Entonces ?dice--, el PAN, como se lo planteó en 1939, tiene que plantearse ser ese factor de culturización democrática; si hacemos esto, resolveremos bien el 2003 y resolveremos la relación partido-gobierno, que son los dos temas coyunturales que más acicatean el debate interno en el partido "El otro tema de fondo es convertir al PAN en factor de consolidación de la transición democrática Los procesos de transición en Latinoamérica están pasando por problemas muy serios, y tenemos que ver este escenario, porque aunque no tenemos las crisis de América del Sur, sí hay elementos, como la insatisfacción por la falta de oportunidades, por la elevación del nivel de vida, en fin, por toda la problemática social y los rezagos del país, que ponen en riesgo la transición "Porque cuando la presión social se desboca, en los márgenes de la democracia, se pone a tal punto de presión a las instituciones, que a veces éstas no tienen la capacidad de respuesta ni la eficacia para resolver estos problemas que plantea la sociedad Entonces, el PAN tiene que asumirse como factor de canalización, de acompañamiento a los problemas de la sociedad y, al mismo tiempo, hacerlo de forma institucional para que la transición democrática de México se logre plenamente" Transición pactada o negociaciones sucias A partir de los objetivos "de fondo" que plantea Bravo Mena, se le pregunta qué le pasó en 1988 a ese partido que, desde 1939, se propuso ser el creador de la cultura política democrática de México "Para el PAN, después del colapso del sistema electoral en 88 (cuando Carlos Salinas es declarado presidente, después de las elecciones más cuestionadas de la historia de México), fue muy claro que estábamos frente a una oportunidad de impulsar un proceso de transición ¿Y qué era una transición? Como se estaba viendo en todo el mundo, en América del Sur, Europa, particularmente en España, en Grecia, en Portugal eran transiciones pactadas "La tesis central de los procesos de transición vinieron por la vía de los pactos Y Acción Nacional decide impulsar la transición pactada, que consiste en abrir una zona de diálogo con el régimen al que identificamos como ilegítimo, pero que, precisamente para iniciar el proceso de transición, se necesitaba este diálogo político y construir los cambios que el país necesitaba para avanzar a la democracia "Creo que fue muy exitosa ?dice--, y por supuesto muy cuestionada Pero hoy los hechos hablan de que fue la decisión correcta y la historia reconocerá que esta decisión estratégica del PAN de impulsar una transición pactada fue la correcta para México Hoy estamos ante la realidad que acreditan lo moralmente aceptado que fue esta decisión" --¿Podríamos decir que el resultado de la elección del 2 de julio fue una derivación de aquellos pactos? --Claro, es un proceso acumulativo de transición, que en el caso de México la transición es muy larga Aquí comenzamos prácticamente el periodo de liberalización, en 1979, cuando se legalizan los partidos políticos Pero no había posibilidades de alternancia, ni de espacios de poder Ahí tenía límites la liberalización; los partidos podían participar, eran legítimos, tenían recursos, pero ganar administración y poder público de administración, ahí se espantan Por eso la ofensiva de los ochenta del PAN, justamente para ir a la parte democratizadora, que se enfrenta a un régimen endurecido: el régimen del presidente Miguel de la Madrid, con Manuel Bartlett en Gobernación, fraude tras fraude --¿A partir de 1988 empieza la transición pactada? --Comienzan a transformarse algunos instrumentos que eran los más agresivos del fraude: hay nuevo padrón, nueva credencial, que evoluciona a la credencial con foto; luego, la construcción de instituciones que garantizaran el respeto al voto, y empieza a transformarse lo que es la vieja comisión electoral, que era un vil instrumento de control en el que el PRI era juez y parte, y empieza a pluralizarse, hasta llegar en la siguiente ronda de reformas, a la ciudadanización plena, la autonomía del consejo, los tribunales electorales, en fin, a la creación de instituciones

Comentarios