El sacerdote Mantero: "Gracias a Dios soy gay"

sábado, 9 de febrero de 2002
En entrevista con Proceso --la primera que concede a un medio extranjero--, que se publica a partir del domingo 10 de febrero, el sacerdote español José Mantero García, el "padre Pepe", quien ha provocado un escándalo internacional al asumirse públicamente como homosexual --maricón, dice él, llanamente--, asegura que el sacerdocio y su orientación sexual son perfectamente compatibles Amo a la Iglesia y no pienso dejarla, agrega En julio pasado, Mantero escribió un artículo relativo a la celebración de la fiesta del orgullo homosexual en España y el mundo, y se pronunció a favor del 'Pride', de ser lo que cada persona es Sin embargo, no se declaró homosexual de manera explícita Luego ese artículo, que primero fue publicado en un medio de la localidad de Huelva, llegó a la revista nacional Zero Al saberlo, comenta, llamó para decirle a los editores que no sólo era un cura progresista, sino que era gay y llevaba una vida sexual activa El escándalo desatado le valió la suspensión temporal de la función sacerdotal, algo que -dice-- le duele profundamente El padre Pepe dice a Proceso que el ruido que se ha hecho es muestra de que "no estamos equivocados en el camino de lograr la normalización e igualdad de los derechos del colectivo gay" Esta lucha se da desde la corriente católica "Somos Iglesia", que aglutina a diversos colectivos progresistas católicos Refiere que ha recibido las más duras críticas y condenas de parte de la jerarquía eclesiástica, pero al mismo tiempo el apoyo de otros miembros de la Iglesia y, sobre todo, de sus feligreses La gente sencilla, dice, que no tiene parcelas de poder que defender, me ha apoyado Incluso sé de algunos curas que me apoyan "en su corazón", pues también son homosexuales que no se han asumido públicamente, comenta Manifiesta que la coyuntura que generó su confesión sienta un precedente importante que hará que la Iglesia vea de frente el fenómeno, muy común, de los sacerdotes homosexuales, pues hasta ahora se ha limitado a cerrar los ojos y esperar que no hagan escándalo No es un pecado, no es una enfermedad ni una falla de la naturaleza Los homosexuales somos "personas perfectamente normales, queridas y amadas por Dios", y "por eso digo: doy gracias a Dios por ser gay", dice el prelado en la revista Proceso --que circula a partir del domingo 10 de febrero-- al referirse a su concepto de la homosexualidad

Comentarios