Madrazo, moderno Frankenstein

sábado, 2 de marzo de 2002
Roberto Madrazo Pintado se encamina hacia la elección presidencial del 2006, y para poder llegar a su tan anhelada candidatura, que perdió en el 2000 ante Francisco Labastida, el tabasqueño se perfila como el presidente nacional del PRI, tras las polémicas elecciones del 24 de febrero Pero el conspicuo priista trae consigo una historia llena de matices, no tan buenos El empresario David Gustavo Gutiérrez, quien fue amigo cercano del exgobernador de Tabasco, considera a Madrazo como "un Frankenstein que va creciendo" En entrevista con Proceso, el industrial advierte: "Hay que pararlo a tiempo" o al país le va costar muy caro detenerlo En el número de Proceso en circulación a partir del domingo 3 de marzo, David Gustavo Gutiérrez revela aspectos desconocidos de la personalidad del priista, quien a lo largo de su carrera política estuvo bajo la protección del difunto Carlos Hank González; de los expresidentes Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, y del exbanquero Carlos Cabal Peniche, acusado de fraude a Banca Unión Asimismo, el reportaje de Proceso resume los casos en los que Madrazo despilfarró dinero cuando participó o protagonizó alguna elección También relata la historia tras las acusaciones por narcotráfico hechas por algunos priistas en contra del exprecandidato presidencial

Comentarios