"El Final de ETA está cerca": Piqué

sábado, 23 de marzo de 2002
Con base en las adversidades que tienen que enfrentar los grupos terroristas desde el 11 de septiembre del 2001, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Piqué, fundamenta, en declaraciones a Proceso, su afirmación de que "el final de ETA está cerca" El funcionario habla de la importancia de la cooperación mexicana en la aprehensión de los etarras, así como de la controversia respecto del Peñón de Gibraltar, pero se mantiene reacio a referirse a las polémicas que ha generado En su edición que comienza a circular el domingo 24 de marzo, Proceso revela que para el gobierno español, la salida al conflicto con ETA ya no será política, pues, según él, no hay justificación para las reivindicaciones independentistas del grupo, al que consideró plenamente terrorista Piqué acusa a los nacionalistas del País Vasco de "cómplices del terrorismo" y minimiza el triunfo del Partido Nacionalista Vasco en la región, al tiempo de rechazar que se traté de una señal que el gobierno de José María Aznar debe tomar en cuenta Acerca de los magros resultados a partir de las medidas policiacas contra la organización, expresa que al final, sin duda, la vencedora será la democracia española También, Piqué manifiesta que el reciente acuerdo de intercambio de información en materia de terrorismo entre los gobiernos de Vicente Fox y Aznar ha resultado efectivo, pero que se espera la extradición de todas las personas que pudieran tener vínculos con ETA y que se encontrarían en México "Me veo en la necesidad de desmentir esa información", comenta en cuanto al supuesto acuerdo con Gran Bretaña respecto de la soberanía del Peñón de Gibraltar, sobre el cual España y este país mantienen un diferendo desde hace 300 años Señala con firmeza que su país nunca va a renunciar a tener posesión de ese territorio ?donde la mayoría de la población rechaza la ciudadanía española--, pero que hay disposición para llegar a un acuerdo Lo que no va a aceptar el gobierno español, asienta Piqué, es que se pretenda llevar a la región a la autodeterminación Entrevistado en el marco de su participación en la Cumbre de Monterrey, el canciller español, quien dejó el comunismo para pasarse del lado de los conservadores, y a quien sus detractores han acusado de tener una postura sumisa ante Estados Unidos, dice --en la edición 1325 de Proceso, que circula a partir del domingo 24 de marzo-- mantener "la conciencia tranquila"

Comentarios