Investigan anomalías del rector de la UIA

domingo, 24 de marzo de 2002
México, D F (apro)- La mística por la defensa de los derechos humanos y laborales por la que ha optado la Compañía de Jesús, es hoy seriamente cuestionada por el provincial Juan Luis Orozco Hernández, quien se ha visto en la necesidad de analizarlo luego de las continuas denuncias en contra del padre rector de la Universidad Iberoamericana (UIA) del Distrito Federal, Enrique González Torres A partir de este año, según denuncias de extrabajadores y documentos firmados por autoridades universitarias, González Torres ha incurrido en despidos injustificados, violaciones a los derechos humanos, amenazas y un constante ataque hacia activistas sindicales de las áreas administrativa, de servicios y académica A la fecha, González Torres ha despedido de manera injustificada a una treintena de empleados de la UIA, bajo la máxima de que "se está haciendo una limpia", según dijo en forma clara a la maestra coordinadora de postgrado de Ciencias Sociales, Florinda Riquer Fernández, con más de 20 años de servicio en la institución Las violaciones a los derechos laborales no son las únicas ilegalidades en que ha incurrido el rector Enrique González Torres, sino que, además, y así consta en documentos en poder de la agencia "Apro", se ha removido de manera injustificada a los representantes legales del sindicato y de la UIA, Arturo Alcalde Justiniani y Néstor de Buen, quienes por más de 20 años habían asumido dichas actividades e incluso habían logrado a acuerdos favorables para trabajadores y empresa El Sindicato de Trabajadores de la UIA (STUIA), creado a instancias de los propios jesuitas en 1975 se ha caracterizado por su independencia, autonomía y vida combativa Siempre, desde su creación, ha logrado acuerdos en beneficio de la institución y de los mismos empleados quienes han logrado aumentos salariales hasta del 22 por ciento en algunas ocasiones Sin embargo, desde noviembre del año pasado, la situación se ha modificado Aunado a los despidos de 30 sindicalizados --quienes en distintos periodos fueron miembros del comité ejecutivo del sindicato--, están los nuevos nombramientos de los apoderados legales, tanto del sindicato como de la UIA En el primer caso, Alejandro Herrera Hernández sustituyó al conocido y respetado abogado Arturo Alcalde Herrera Hernández es, según la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, litigante y líder sindical, ambos cargos a nombre de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) Es representante obrero en la Junta Especial número siete de la Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal Al mismo tiempo es colaborador en el grupo de líderes camioneros del fallecido Joaquín del Olmo, dirigente de trabajadores del transporte, secretario general de la Unión de Trabajadores Académicos y Empleados de Escuelas, Instituciones, Academias, Centros Educativos, Sociales, Deportivos y Culturales del Distrito Federal, así mismo es secretario general del sindicato de clubes nocturnos y restaurantes El problema, según detalla Julia González Valencia, empleada de la UIA despedida y cabeza del grupo de trabajadores que ha corrido Enrique González Torres, "es que forma parte de la CTM y nosotros siempre quisimos mantener al sindicato alejado de toda organización charra, pero, además, la asamblea del sindicato nunca lo nombró ni mucho menos aprobó la destitución de Arturo Alcalde" En una situación similar se encuentra el despacho Roel, que ahora es el apoderado legal de la universidad en sustitución de Néstor de Buen EL CASO LLEGA AL PROVINCIAL El hostigamiento, los despidos y los nombramientos que de manera irregular se han presentado desde la llegada del padre jesuita, Enrique González Torres a la Iberoamericana, han llegado a oídos del provincial de la Compañía de Jesús, quien ya se encuentra investigando el asunto El grupo de despedidos envió este día al provincial, una carta donde, además de solicitarle una audiencia formal, ya que de manera informal se han sostenido encuentros con los encargados del área educativa de la Compañía, concretamente con David Fernández, exdirector del Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro", presentan acusaciones serias en contra del rector Según la carta, de la cual también se tiene copia, "hasta antes de la entrada del padre Enrique (González Torres) la convivencia era armoniosa (en la universidad) Desde un principio se observó una descalificación de toda experiencia comunitaria era lugar común la crítica sin matices a los rectorados anteriores desde su llegada se acordó que una de las primeras medidas del padre rector era ordenar a los jesuitas que renunciaran al sindicato por considerar a éste un organismo contrario a los intereses de esta institución Y se dedicó a nulificar la vida gremial en la institución" Antes de que la carta llegara al provincial, el grupo de trabajadores acudió al Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro", también dirigido por jesuitas Mediante un escrito fechado el 5 de marzo se le pide su pronta intervención, dado que los despidos se iban incrementado Más tarde, el 19 de marzo, enviaron una carta al Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), organismo también dirigido por jesuitas Ahí, se presentan todas las irregularidades en que ha incurrido el actual sindicato encabezado por Gabino Páez, impuesto y allegado al rector, según los propios trabajadores Dentro de la Compañía de Jesús, el asunto ha sido considerado por el mismo provincial Juan Luis Orozco Hernández como "grave", al grado de que ya se está realizando una investigación para ver los alcances de los actos del rector, el padre González Torres y se busca la manera de remediarlo Incluso, tanto el centro "Agustín Pro", como Cereal y la misma Compañía, están de acuerdo en que hay que encontrar una pronta solución, ya que las acciones del rector están poniendo en entredicho la tradición de defensa de los derechos humanos y, por ende, de los laborales, que tiene la Compañía de Jesús "Este caso definirá el futuro de los organismos de derechos humanos de la Compañía porque los que sus integrantes están viendo es que en la UIA se están violando los derechos que la orden jesuita siempre ha defendido", comentó un integrante de la Compañía de Jesús a los despedidos Mientras reciben una respuesta de la Compañía de Jesús, la cual se espera para la primera semana de abril a su favor, los trabajadores ya interpusieron una demanda contra el rector, González Torres ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Comentarios