México-Cuba: Guerra de desmentidos

lunes, 25 de marzo de 2002
HMéxico, D F- El presidente, Vicente Fox, continuó con la "guerra" de desmentidos entre el gobierno de Cuba y el mexicano respecto a las razones "especiales" por las que el mandatario cubano, Fidel Castro, de manera prematura, dio por terminada su participación en la pasada Cumbre de Monterrey "A mí lo sucedido me sorprendió muchísimo", expresó Fox dos días después de la reunión internacional de la que se dice muy satisfecho, pese a la incertidumbre que queda respecto al futuro de la relación con el país caribeño, que nunca antes había sido tan poco prometedora El viernes pasado, luego del desaire a la delegación cubana que permaneció en el país y a la cual no se le invitó a la firma de documento con los resolutivos de la Cumbre, el encargado del grupo cubano, Ricardo Alarcón, no dudó en ventilar que el secretario de Relaciones Exteriores, Jorge G Castañeda, estaba tan enterado como él, de que Castro salió del país de manera abrupta por una petición expresa de un alto funcionario mexicano Alarcón tampoco tuvo miramientos para acusar de ese hecho a la presión ejercida por el gobierno del estadunidense George Bush Sin embargo, el nivel al que ha llegado la cuestión no hizo que Fox admitiera el procedimiento que se siguió con Cuba El primer mandatario aseveró que "Castro me mandó una carta de última horame llegó el día anterior al inicio de la Conferencia por la noche, anunciándome que venía" Sin embargó, aclaró Fox, en la misma carta su homólogo cubano le decía que la visita sería "por un tiempo muy corto" La situación fue que Castro, tras pronunciar su discurso ante los demás representantes de los países adheridos a la ONU, se dirigió al aeropuerto de Monterrey y desde ahí consignó que regresaría a la ciudad cuando hubiera condiciones más favorables Al mismo tiempo, Bush llegaba a la ciudad, donde Castro ya había lanzado sus críticas hacia la ayuda que reciben los países pobres "Ya no hay ninguna dependencia, no hay ninguna presión sobre nuestra soberanía", aseveró Fox al ser entrevistado por el diario Milenio, en medio de los cuestionamientos que ha lanzado el Congreso a la actitud gubernamental "Con la política entreguista del gobierno de Fox se han ido deteriorando las relaciones" con Cuba, estimó el diputado perredista Sergio Acosta, mientras que su homólogo del PRI, Gustavo Carbajal, se pronunció porque se pida una disculpa al país caribeño en caso de comprobarse las acusaciones de Alarcón Por su lado, la bancada panista en el Poder Legislativo intentó hacer parecer que se trataría de un error de entendimiento El senador Diego Fernández de Cevallos planteó la necesidad de una explicación de este "mal entendido" "En todo caso ?señaló?todos sean cuidadosos y sensatos para no contribuir a dimes y diretes" La alternativa del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara alta fue que tanto Cuba como México, y también Estados Unidos, aporten elementos para esclarcer el asunto Fernández de Cevallos aseguró que no evitaría una posible comparecencia de Castañeda, pero que a él personalmente no le toca promoverla Y no estuvo de acuerdo con emitir un extrañamiento contra el funcionario, pues dijo que no hay elementos para hacerlo También en el Senado, el coordinador de los priistas, Enrique Jackson, reprobó el que se hubiera dado una situación de presión por parte de Estados Unidos, pero, al igual que Fernández de Cevallos, se pronunció por aclarar primero lo ocurrido Además, Jackson propuso formalizar la petición de que Castañeda rinda cuentas ante el Congreso por este suceso El perredista Demtrio Sodi de la Tijera evidenció que ya hubo un deterioro en la relación entre México y Cuba, misma que atribuyó a que al gobierno de Fox sólo le interesa el vínculo con el país vecino del norte Entretanto, en la Cámara de Diputados se llevó a cabo un debate sobre el asunto, en el que diputados de oposición solicitaron la comparecencia de Castañeda, mientras la bancada panista arremetió contra el gobierno cubano poniendo en duda las afirmaciones de los funcionarios de la isla Al compartir la postura expresada por Fernández de Cevallos, el coordinador de la bancada del PAN en la Cámara baja, Felipe Calderón Hinojosa, consideró que la eventual comparecencia de Castañeda no tiene justificación "A mí me parece que debe probarse el hecho de que se le haya pedido a Fidel Castro salir de esa reunión Esa reunión estaba convocada por la ONU, el control de la seguridad del sitio estaba en poder de la ONU, la autoridad misma estaba en manos de la ONU y si cuba está haciendo afirmaciones tan graves las tiene que probar", retó el panista, quien estimó que el incidente denunciado por el gobierno de Castro es un mecanismo político para mover las piezas del ajedrez político en México, en favor de los intereses de Castro Antes, el diputado panista Alfredo Botello Montes fijó la postura de su partido: "El Partido Acción Nacional rechaza las imputaciones que se hacen no al secretario Castañeda sino al país y exigimos que quienes hacen tan graves afirmaciones, que proporcionen elementos de prueba" Y dirigiéndose a los diputados de oposición que pedían la comparecencia de Castañeda, acusó que muchos legisladores mexicanos no acepten que Cuba es "la única dictadura de América Latina" Y es que el tema de la solicitud de comparecencia de Castañeda para aclarar el incidente con Cuba no estaba programado en la sesión de San Lázaro, pero las fracciones parlamentarias del PRI, PRD, PT y PVEM la incluyeron con 183 votos en favor y 167 en contra, del PAN El argumento de la oposición se presentó en un punto de acuerdo propuesto por los partidos señalados, en el que demandan el respeto irrestricto a los principios constitucionales de la diplomacia mexicana El documento fue enviado a la Junta de Coordinación Política de la Cámara baja El acuerdo plantea también que en caso de comprobarse que Castañeda es el responsable del diferendo con Cuba, se le solicite su dimisión al cargo Al hablar a nombre de la fracción priista, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Gustavo Carvajal Moreno, informó que la instancia que preside solicitó ya a la Embajada de Cuba los nombres de los funcionarios de la cancillería que habrían promovido la corta participación de Castro en la Conferencia de Monterrey y su inmediato retiro El retiro intempestivo de Castro del evento es un hecho inédito y sin precedentes en la diplomacia mexicana que evidencía el preocupante momento de las relaciones México-Cuba De comprobarse la versión de los funcionarios cubanos, aseveró Carvajal, el gobierno de Vicente Fox deberá emprender acciones en desagravio de la administración del presidente Fidel Castro las razones de fidel homero campa, luciano campos y agustín vargas Todo parecía casi perfecto para los planes del gobierno mexicano y de la Casa Blanca Con excepción de algunas irrelevantes fallas de organización, las cosas en la Cumbre de Monterrey iban sobre ruedas Al mediodía del jueves 21, sin embargo, una reacción inesperada de Fidel Castro reveló las componendas de la Cancillería mexicana, y el castillo de naipes erigido por el presidente Fox y Jorge Castañeda se vino abajo con estrépito, al mismo tiempo que se derrumbaban las de suyo escasas expectativas que había despertado la reunión sobre financiamiento para el desarrollo Monterrey, NL- "Les pedimos no venir" a la Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo Así, con esas palabras, un alto funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México comunicó a Cuba el deseo del gobierno mexicano de que Fidel Castro no asistiera a la llamada Cumbre de Monterrey Faltaba más de una semana para el comienzo de la Conferencia sobre el Financiamiento para el Desarrollo y el mensaje fue pasado casi de inmediato a Fidel Castro Él lo rechazó porque no podemos permitir que se nos mutilen nuestros derechos como miembros de Naciones Unidas, comentó Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento de Cuba Vino entonces un estira y afloja entre La Habana y Tlatelolco Cuando era evidente que Fidel iba a venir, y unas horas antes de arribar a Monterrey, llegó entonces la petición de que el discurso (de Fidel Castro) fuera breve y de que no estuviese más allá de la comida del jueves 21, que ofreció a los mandatarios el gobernador del estado, Fernando Canales Clariond Según Alarcón, dicha petición era muy clara, muy categórica, y la hizo una persona muy autorizada de México ?¿El señor Castañeda? ?No quiero mencionar nombres Una fuente cubana comentó a Proceso el viernes 22 que fue un alto funcionario de la Cancillería mexicana quien habría hecho la solicitud de manera oficial Además del canciller Jorge Castañeda, sólo otros dos funcionarios tienen la responsabilidad de la comunicación con Cuba: el subsecretario para América Latina y el Caribe, Gustavo Iruegas, y el embajador de México en Cuba, Ricardo Pascoe El jueves 20, Castañeda aseguró que ningún funcionario mexicano había solicitado a Castro retirarse de la Cumbre de Monterrey Alarcón revira: Eso es falso No solamente (el funcionario) era autorizado, sino muy autorizado Abunda: No puedo creer que (a Castañeda) se le haya olvidado o no sepa lo que ambos sabemos Lo que dijo no se ajusta a la verdad ?Es la palabra de Castañeda contra la palabra de usted ¿Cuba puede probar lo que dice? ?De que se puede probar, no le quepa la menor duda Por la tarde del viernes 22, la vocera de la Cancillería mexicana, Gloria Abella, retó a Alarcón a revelar el nombre de la persona muy autorizada de México que pidió el retiro de Fidel Castro de la reunión Alarcón fue entrevistado en dos ocasiones por Proceso el viernes 22 Primero, durante la mañana, por el reportero Agustín Vargas, y luego, por la tarde, por el reportero Homero Campa De acuerdo con su versión, cuando la delegación cubana llegó a México, Fidel ya sabía que se tenía que regresar casi de inmediato a La Habana, pero había la posibilidad de que alguien hubiera recapacitado y hubiera cambiado de opinión después, pero llegamos y todo se mantuvo igual Afirma que, en un gesto de flexibilidad, Cuba aceptó el retiro de Fidel de la Cumbre, pero pidió algo a cambio: que se le concedieran al propio Alarcón las prerrogativas que tenía Fidel como jefe de Estado Ello incluía la asistencia a la comida de mandatarios ?llamada el retiro? que se realizó por la tarde del viernes 22 Pero por la mañana de ese mismo día, un funcionario de la Cancillería comunicó a la delegación cubana que Alarcón no estaba invitado No se me autorizó ir Si se hubiera permitido eso, no podría decir que Cuba fue el único país que fue discriminado () Porque usted no puede impedirle (a Fidel) enviar a alguien en su nombre Eso termina en la exclusión de un país que se llama Cuba, y Cuba no va a admitir jamás que se le trate de manera discriminatoria Para Alarcón, no hay vuelta de hoja: La solicitud para que Fidel se retirara de la Cumbre obedece a las presiones de Washington, que no quería que los presidentes Bush y Castro se encontraran en la reunión mundial Ofrece dos elementos sintomáticos: Primero, las declaraciones de la consejera de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Condoleezza Rice, quien ?el miércoles 19, un día antes de que Fidel llegara a Monterrey? aseguró que Bush no se cruzaría en el camino del mandatario cubano y que no sería Bush quien le hiciera llegar a Fidel Castro el mensaje de que Cuba es el único que no puede ser parte de la carta democrática de la Cumbre de las Américas La señora Rice puede ser muy inteligente, pero no es adivina, comenta Alarcón El segundo elemento: la escala técnica que, sin aparente justificación, hizo la comitiva encabezada por Bush en el estado de Texas antes de llegar a Monterrey Así, Alarcón señala que el gran culpable del incidente diplomático es Estados Unidos, pero agrega: Lamento que no haya habido la suficiente fortaleza (del gobierno de México) para resistir las presiones Tanto el canciller Castañeda como su vocera Gloria Abella aseguraron que no hubo ninguna presión, influencia, solicitud, sugerencia o insinuación de Estados Unidos para que el presidente cubano no participara en la cumbre La limosna humillante Desde su llegada al recinto oficial de la Cumbre de Monterrey, en el parque Fundidora de esta ciudad, Fidel Castro se mostró nervioso, preocupado, y hay quien dijo que estaba enfermo de gripa y de ahí sus molestias Ya dentro del salón de sesiones, Fidel continuaba con el rostro serio; se llevaba las manos al rostro en señal de preocupación, tocándose la barbilla en varias ocasiones En ese momento, Fidel echó a andar su estrategia A las 12:13 horas, inició su discurso de menos de siete minutos Con la mirada dura, firme la voz, subiendo y bajando la mano izquierda, fue tajante: El proyecto de consenso que se nos impone por los amos del mundo, en esta conferencia, es el de que nos resignemos con una limosna humillante, condicionada e injerencista Así, en una cuantas frases, Castro cuestionó el documento del Consenso de Monterrey y puso en entredicho la pertinencia y eficacia de la cumbre misma Eclipsadas quedaron las palabras de alabanza al documento y a la cita internacional hechas previamente por jefes de Estado, como José María Aznar, de España, o por cancilleres, como el mexicano Jorge Castañeda, quienes habían dicho que la Cumbre de Monterrey marcaba un parteaguas para financiar el desarrollo de los países pobres Otra vez, Fidel se robó la atención de un encuentro internacional, pero ahora también aguó la fiesta a los anfitriones: el presidente Vicente Fox y su canciller Jorge Castañeda Para sorpresa de todos, al terminar su discurso pidió excusas por no continuar en la cita con los mandatarios, debido a una situación especial creada por mi participación en esta cumbre Vicente Fox se incomodó Al terminar una parte de la sesión plenaria de los mandatarios, el presidente mexicano se dirigió a una reunión bilateral con su homólogo de Uruguay, Jorge Battle Iba con el semblante serio Su jefe de imagen, Francisco Ortiz, intentó decirle algo No me digas nada, cortó el presidente Fidel Castro se fue a la hora acordada, a pesar de que ?según Alarcón? se había preparado para estar durante toda la conferencia; originalmente tenía planeado regresar a La Habana por la tarde del viernes 22 Castro ya no participó en la comida que ofreció el gobernador Canales Clariond a los jefes de Estado Comió en Monterrey con el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, y previamente se reunió con el secretario general de la ONU, Koffi Annan, y con el presidente de Colombia, Andrés Pastrana Por ironías del destino, cuando su caravana iba hacia el aeropuerto, se cruzó en el camino con la comitiva estadunidense, encabezada por George W Bush, a pesar de que la consejera Rice aseguró que eso no sucedería Fidel se fue, pero ya su estrategia había funcionado: había evidenciado las presiones y el manipuleo de Estados Unidos de la reunión de Monterrey, a la cual logró sacudir con su presencia y repentina ausencia ¿Qué consecuencias tendrá esto para la relación México-Cuba?, se le pregunta a Alarcón ?Llevamos un siglo de relaciones ininterrumpidas () Este siglo ha mostrado la fuerza de los vínculos de las dos naciones y ha mostrado que ambas han sido capaces de superar los inconvenientes que han surgido en otros momentos Soy optimista

Comentarios