El editorial de Granma

martes, 26 de marzo de 2002
Este es el texto íntegro que el diario cubano Granma publica con fecha 26 de marzo acusando al canciller mexicano de instigar la retirada de Fidel Castro de la Cumbre de Monterrey Editorial El culpable de lo ocurrido en Monterrey se llama Jorge Castañeda La Historia de lo ocurrido en Monterrey está muy reciente La extrañísima política de México en relación con el incidente tiene un diabólico y cínico arquitecto: se llama Jorge Castañeda Gutman Fue él quien ideó y concertó con el Departamento de Estado norteamericano el plan de que México, junto con Argentina y alguna otra Cancillería latinoamericana, presentaran un proyecto de resolución en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra para condenar a Cuba, algo tan desprestigiado que ya ni siquiera el Gobierno checo estaba en disposición de continuar realizando Con relación a la Cumbre de Monterrey, su idea era que durante la visita a Cuba el pasado 3 de febrero se solicitara al compañero Fidel el "favor" de no asistir a la Conferencia de México Nadie se atrevió, sin embargo, a plantear este espinoso tema La primera reunión entre ambas delegaciones adquirió carácter profundo y serio Las francas e irrefutables palabras de nuestro Comandante en Jefe acerca de las indignantes maquinaciones yanquis contra Cuba en Ginebra fueron escuchadas con respeto por el Presidente Fox, y sin duda influyeron en el ulterior desenvolvimiento de los contactos e intercambios entre los Presidentes de México y Cuba En ese primer encuentro que tuvo lugar, el compañero Fidel, como si adivinara las intenciones de los visitantes, conociendo que el Presidente de Estados Unidos había advertido que no asistiría a la reunión "si Castro participaba", tomó la iniciativa de recordarle al Presidente Fox que había recibido la invitación de las Naciones Unidas para participar en la Cumbre de Monterrey Lo que se habló en aquel encuentro, que tuvo lugar en el Palacio de la Revolución entre las 11:15 am y la 1:45 pm, fue tomado íntegramente por las taquígrafas allí presentes Posteriormente, durante todo el tiempo de la intensa pero breve visita del Presidente Fox a Cuba, nadie se atrevió a mencionar siquiera el tema de la reunión de Monterrey, ni solicitar la no participación de nuestro Comandante en Jefe A las 4 de la tarde de ese primer y casi único día de visita, tendría lugar una reunión entre nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, y el señor Castañeda Allí Felipe abordaría con toda energía y seriedad la conspiración de Castañeda contra Cuba en contubernio con el jefe del Departamento de Estado norteamericano No hizo falta Castañeda, completamente desmoralizado por el intercambio y desarrollo de la reunión anterior entre ambas delegaciones, aseguró que México no promovería un proyecto de resolución contra Cuba En iguales términos, el Presidente Fox le comunicó al Presidente de Cuba la posición de México en el encuentro personal sostenido por ambos en horas de la noche, programado antes de la cena que se ofrecía a la representación mexicana Castañeda había elaborado otros maquiavélicos planes: un encuentro del Presidente, en un desayuno en la Embajada de México en Cuba, con un grupo de conocidos cabecillas contrarrevolucionarios, antes de partir de regreso a México De eso no se había hablado una palabra durante todo el proceso de la preparación del programa de visita Fue mencionado por el Presidente Fox al compañero Fidel en la reunión de la noche anterior, minutos antes de la cena "No habrá problema alguno entre nosotros por ese encuentro", le respondió nuestro Comandante en Jefe, "pero temo que pueda defraudar y empañar su imagen ante nuestro pueblo, muy sensible a este tema" La respuesta de Fox fue que sólo los saludaría y no se reuniría con ellos Castañeda no cesaba, sin embargo, en sus maniobras y provocaciones Suministró al Presidente Fox una lista de los llamados "presos de conciencia" que cumplían sanción por sus actividades contrarrevolucionarias Esto responde a un viejo truco del Gobierno de Estados Unidos con cuanta personalidad política occidental visita a Cuba, con el ánimo de molestar y enturbiar los encuentros de amigos comunes con la Dirección cubana Esta práctica ha sido rechazada por Cuba, que hace rato decidió no leer siquiera las insidiosas listas Fox no le dice una sola palabra a nuestro Comandante en Jefe sobre el tema durante las numerosas veces que hablaron solos o viajaron juntos Entrega la lista al Canciller cubano, que lo acompañó al aeropuerto Después se dijo que el Presidente Fox había entregado tal lista al Comandante en Jefe Castañeda, sin embargo, se salió con la suya: al día siguiente, los cables hablaban más del famoso desayuno con los contrarrevolucionarios y la supuesta entrega a Fidel de la mencionada lista, que de la excelente visita y los fructíferos y sinceros intercambios realizados entre ambas delegaciones Al parecer insatisfecho, el imprevisible Canciller a su regreso a México hace declaraciones enigmáticas y extrañas: "Dejaron de existir las relaciones de México con la Revolución cubana y han comenzado con la República de Cuba" Pocos días más tarde, el martes 26 de febrero, vuelve a la carga al inaugurar en Miami el Instituto Cultural de México en esa ciudad, al expresar textualmente: "Este Instituto Cultural es de todos los mexicanos, de todos los latinoamericanos y, naturalmente, de todos los cubanoamericanos" Y agregó: "Las puertas de la Embajada de México en La Habana están abiertas a todos los ciudadanos cubanos, del mismo modo que lo está México" Al día siguiente, 27 de febrero, la emisora oficial del Gobierno de Estados Unidos, muy asociada a la mafia terrorista de Miami, que de forma insultante e hiriente para nuestro pueblo lleva el nombre del Apóstol de nuestra independencia, toma las extrañísimas palabras del Canciller mexicano y desde las 7:31 de la mañana hasta las 8:01 de la noche, repite ocho veces sus declaraciones, haciendo especial énfasis en la mentira de que las relaciones diplomáticas entre ambos países se habían roto, y en la frase de Castañeda: "Las puertas de la Embajada de México están abiertas para todos los cubanos", lo que provoca el incidente en esa Embajada Cientos de elementos antisociales y lumpens intentan penetrar por la noche en esa misión diplomática Un ómnibus, a toda velocidad, se impacta contra las verjas: hubo policías heridos, y sólo por el esfuerzo heroico de un pequeño grupo de guardianes, varios cientos de personas no penetraron en la sede Sólo 21 lograron hacerlo Ninguno era profesional, intelectual, ni estudiante universitario o algo parecido; más del 50 por ciento tenía antecedentes penales o advertencias policiales por conductas delictivas A petición del Gobierno de México, fuerzas especiales desarmadas desalojaron sin el menor daño físico a los asaltantes Todas las agencias de prensa extranjeras fueron testigos de lo ocurrido En aquel acto de Miami había mucha gente que nada han tenido que ver con la cultura Estaba presente Jorge Mas Santos y demás cabecillas de la llamada Fundación Cubano-Americana, entre otros muchos terroristas, como invitados de honor No importa si se trataba de mercenarios y terroristas, ni importaba que la Fundación para el crimen que dirigen pagó durante años los atentados terroristas contra hoteles en Cuba, y los ataques contra otras instalaciones turísticas desde el mar Son para Castañeda muy importantes: al fin y al cabo decidieron mediante escandaloso fraude las elecciones presidenciales en Florida ¿Por qué semejante provocación? ¿Por qué tal discurso del Canciller mexicano en la inauguración de un instituto cultural mexicano en Miami? ¿Por qué sus babosas y adulonas palabras al "selecto grupo" de mafiosos y terroristas invitados a ese acto? ¿Por qué Cuba tiene que tolerarlo? ¿Por qué el Gobierno mexicano no pone límite a los incesantes insultos y provocaciones de este caballero? Estos bochornosos antecedentes precedieron el incidente con motivo de la Cumbre de Monterrey Todo fue obra de la política maquiavélica y provocadora del señor Castañeda Al Presidente cubano se le solicitó que no asistiera a la Cumbre 24 horas antes de su partida hacia Monterrey A duras penas, el Gobierno mexicano accedió, mediante arduos intercambios, a un acuerdo aceptado por Cuba sin otra alternativa posible, de que el Jefe de la Delegación se retirara en horas de la tarde del día 21 El Comandante en Jefe cumplió su palabra, mas no podía marcharse sin un mínimo de explicación, tanto para el pueblo de Cuba como para la opinión internacional: "Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos debido a una situación especial creada por mi participación en esta Cumbre, y me vea obligado a regresar de inmediato a mi país" Era lo mínimo que podía explicar sobre tan extraña conducta, que podía ser tomada o interpretada como gesto cobarde ante el temor de cruzarse o verse cara a cara frente al amo del mundo Ya había ocurrido una vez en junio de 1992 con el Presidente George H Bush sin el menor incidente y con mutuo respeto Explicó que en su lugar quedaría Ricardo Alarcón de Quesada, Presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, órgano supremo del poder del Estado Pidió que no se le prohibiera participar en todas las actividades de la Cumbre Acceder a esa simple, mínima y lógica solicitud habría puesto fin al incidente Sin embargo, pudo más la arrogancia, la soberbia y la siniestra influencia del señor Castañeda Se quería, además de pisotear sus derechos, humillar a Cuba Fue necesario protestar y denunciar lo ocurrido El Canciller mexicano juró y perjuró que nadie en absoluto había solicitado poner obstáculo o límite a la participación del Presidente de Cuba Mintió descaradamente sobre hechos que conoce con toda exactitud Ha dejado incluso en el ambiente la duda sobre lo que realmente ocurrió Han llovido declaraciones oficiales sembrando dudas sobre la veracidad de los pronunciamientos del Canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, y el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón de Quesada ¿Hasta cuándo se va a poner a prueba la paciencia de nuestro noble y amistoso pueblo? Cuba posee pruebas irrebatibles de todo lo ocurrido que barrerían cualquier duda Ha preferido abstenerse de usarlas porque no desea perjudicar a México, no desea lesionar su prestigio, no desea en lo más mínimo crear desestabilización política en ese hermano país Nuestro Gobierno, sin que nadie nos lo solicitara, apoyó, a pesar de Castañeda, la elección de México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas No quisimos comunicarlo al Presidente Fox a través del deshonesto e intrigante Canciller; lo hicimos en mensaje directo al Presidente Era la segunda vez que el Gobierno de México trataba de impedir la asistencia de Cuba a una Cumbre La primera vez fue en 1981 cuando nuestro país era Presidente del Movimiento de Países No Alineados Entonces el Presidente de Estados Unidos era Reagan Amenazó con no asistir, igual que el actual Presidente de Estados Unidos Pero entonces el Presidente López Portillo, asesorado por su Canciller, Jorge Castañeda de la Rosa, hombre amistoso y honorable, con toda elegancia lo invitó a Cozumel, habló largo con el líder cubano y le explicó toda la verdad por la cual le solicitaba declinara su derecho a participar Cuba respondió con su invariable espíritu de amistad hacia México Aquello podía comprenderse y soportarse Hoy los tiempos son distintos El imperio es más poderoso y agresivo que nunca, amenaza a nuestra Patria, recrudece su hostilidad, insiste en su propósito de continuar su criminal bloqueo de casi medio siglo y mantener a Cuba en su arbitraria e injusta lista de países que auspician el terrorismo, designa Secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos a un verdadero gángster de sobra conocido, partícipe de groseras acciones de terror y crimen en Centroamérica, amigo entrañable de Posada Carriles y Orlando Bosch, autores de la explosión en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo, entre ellas el equipo juvenil de esgrima, que con todas las medallas de oro obtenidas en un evento deportivo centroamericano y caribeño, pereció completo sin dejar huellas Decenas de ataques terroristas contra Cuba han sido realizados, y planes de atentado para asesinar al compañero Fidel han sido organizados por el primero de los siniestros personajes mencionados, financiados por esa Fundación, con cuyos jefes se relaciona ahora tan íntimamente el señor Castañeda Es imposible mayor cúmulo de hechos que los que viene perpetrando este renegado, que incluso en sus años mozos solicitó y hasta llegó a recibir entrenamiento militar para apoyar al movimiento guerrillero en Centroamérica, hoy convertido en instrumento de los planes imperialistas contra Cuba Más por ambición y vanidad que por odio, o ideología que nunca tuvo ni tendrá De alguna forma, por el honor de México, debe ponerse fin a tales ofensas y agresiones al pueblo cubano Que no se obligue a Cuba a presentar las pruebas que poseemos Somos conscientes de que los Gobiernos pasan y los pueblos quedan Aún deseamos, sin embargo, mantener relaciones normales con el Gobierno de México y no lesionar en lo más mínimo la autoridad y el prestigio del Presidente Fox, en instantes en que graves problemas de carácter humano y económico están pendientes de soluciones, de las que depende la suerte de millones de mexicanos que hoy viven ilegales en tierras arrebatadas a su patria, de los cuales mueren cientos cada año cruzando y recruzando las fronteras, o se abstienen durante mucho tiempo de ver a sus seres más queridos, resignándose a la discriminación y las violaciones a sus derechos humanos más elementales No pedimos otra cosa que el cese de las provocaciones, insultos, mentiras y macabros planes del señor Castañeda contra Cuba De lo contrario, no quedará otra alternativa que divulgar lo que no hemos querido divulgar y hacer polvo sus falsos y cínicos pronunciamientos, cueste lo que cueste ¡No lo dude nadie!

Comentarios