Análisis Político: Salinas foxista contra Zedillo

viernes, 29 de marzo de 2002
El expresidente Zedillo apareció brevemente en Monterrey, el jueves 21: antes de participar en la cena inaugural, saludó a los anfitriones de la Cumbre sobre Financiamiento para el Desarrollo y conversó con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que le confió en diciembre del 2000 la dirección del grupo de trabajo que preparó el documento firmado el viernes 22 Zedillo había resuelto no asistir a la reunión Así lo anunció oportunamente Pero de pronto mudó de opinión Quizá lo hizo para cosechar la parte de los laureles que le correspondía por el Consenso de Monterrey y enfrentar de ese modo ?hasta ahora el único? el nuevo embate que ha lanzado contra él su predecesor Carlos Salinas Precisamente en la víspera de la aparición de Zedillo en la capital de Nuevo León, Salinas había recrudecido su ataque, dirigiéndolo esta vez a minar la importancia del trabajo de su excolaborador y heredero Al titular un largo artículo aparecido en El Universal con la pregunta ¿Desarrollo sin financiamiento?, Salinas evocaba de modo sutilmente peyorativo los componentes del tema de la cumbre regiomontana, de la que Zedillo era, en cierto modo, protagonista Además de insistir en su crítica e innovar en ella, Salinas quiso disminuir la talla del autor del documento principal de aquella reunión Salinas rompió con Zedillo a raíz de la captura de su hermano Raúl, en febrero de 1995 Rumió su rencor durante el quinquenio siguiente Y si bien, en noviembre de aquel mismo año formuló su primer memorial de agravios, no fue sino hasta el final del gobierno de Zedillo cuando organizó su embestida Presentó en octubre de 2000, sólo semanas antes de que finalizara el período presidencial de su legatario, su libro México, un paso difícil a la modernidad Cerca de 300 páginas, poco menos de la cuarta parte del robusto volumen, están expresamente dedicadas a denostar a Zedillo, en torno a la crisis económica de 1995, a la acusación contra su hermano mayor, que considera basada en una fabricación de Estado, y a la traición que, juzga, perpetró Zedillo contra su persona, aunque disimula su resentimiento refiriendo tal deslealtad al ideario y al programa del liberalismo social En aquel octubre, Zedillo asestó a Salinas una respuesta contundente Fue divulgada la grabación de una ríspida plática telefónica entre Adriana Salinas y el encarcelado Raúl, cuya voz exasperada hace saber a quien escucha ?y fueron millones quienes lo hicieron? que su hermano Carlos bien que sabía las circunstancias de su fortuna, tanto que parte de ella provino del erario Ahora Salinas ha vuelto por la revancha Utilizó al efecto la aparición de una nueva edición, la cuarta, de su copioso libro Autorizó al diario Reforma la publicación anticipada del prólogo, como parte de su estrategia de regreso Amén de hacer profesión de fe foxista, procura disfrazar de lealtad a quienes le han pedido explicaciones, lo que no es sino un acto de insolencia cínica: da cuenta de cómo hizo presidente a Zedillo y admite que se equivocó Díaz Ordaz, que estuvo en trance semejante, narraba entre broma y veras a sus amigos cercanos que todas las mañanas, al verse en el espejo, se abofeteaba e increpaba a sí mismo: ¡Pendejo, pendejo, pendejo, por haber entregado la Presidencia a Echeverría Sin aquella cruda serenidad y ante un público sensiblemente más amplio, Salinas confiesa su error de apreciación sobre los atributos humanos, políticos y de competencia profesional de Zedillo: Asumo mi responsabilidad en su designación; mantengo los argumentos que presenté en la primera edición, tanto sobre sus cualidades como su oculta ambición y sus resentimientos nacidos en el seno familiar Y admite, por primera vez, que intentó hacer candidato a su secretario de Hacienda: la imposibilidad legal de la candidatura de Pedro Aspe me hizo optar por Zedillo Ni en su libro ni en el nuevo prólogo ahorra hiel Salinas al hablar de Zedillo Pero en su artículo reciente (aparecido en dos partes en El Universal, 19 y 20 de marzo), la efusión de sus acíbares sólo es superada por su entusiasmo por el presidente Fox He aquí algunos de sus juicios lapidarios: La falta de seguridad deriva del gobierno de Zedillo, pues al utilizar las procuradurías para las persecuciones políticas arruinó su capacidad para combatir la ilegalidad Tras la publicación de su libro, para neutralizar mis argumentos el gobierno zedillista lanzó una contraofensiva mediante la difusión de una conversación adulterada entre mis hermanos Ante la crisis de diciembre de 1994, Zedillo cometió dos errores mayúsculos: el primero (en aquel mes) al proporcionar información privilegiada a unos cuantos empresarios mexicanos sobre la inminente devaluación, lo que les permitió cambiar sus pesos a dólares y agotar en unas horas las reservas internacionales El segundo error fue producto de la incompetencia en la responsabilidad de integrar el paquete económico que era indispensable para estabilizar No se limita Salinas a minimizar a quien heredó la Presidencia Para hacerlo, trae en su auxilio a Fox y su gobierno De donde queda claro que busca sumarse al foxismo que, a su vez, ha dado señales de salinismo Una de estas últimas fue la designación de Francisco Gil como secretario de Hacienda Salinas cita en abono de sus tesis afirmaciones de Gil como si fuera ajeno a él, sin informar a su público, sin hacerle recordar que fue subsecretario de Ingresos en su gobierno: En Stanford y poco antes de asumir su actual cargo, Gil dijo que la suerte fue echada cuando en su toma de posesión Zedillo reventó la confianza por su falla de no confirmar como secretario de Hacienda a Pedro Aspe, lo que Salinas atribuye, de nuevo, al resentimiento de su sucesor Salinas lamenta la paradoja de que la inseguridad y el desempleo son dos cuestiones que el gobierno de Fox heredó del pasado, pero se le reclaman como si fuera de su responsabilidad Y puesto que eso lo exonera, da la razón al ahora presidente, que en su campaña aseguró que Zedillo es el culpable directo del error de diciembre; que no venga con falsedades y diga que ha reconstruido al país Zedillo falló, no cumplió y fue incapaz Nuevo foxista cuando quienes lo fueron están dejando de serlo, Salinas se alinea con Fox No es nueva su cercanía al PAN Veremos qué frutos da esta unión, antinatural sólo en apariencia

Comentarios