Análisis Político: Partidos políticos, desprestigio ciudadano

domingo, 31 de marzo de 2002
México, D F (apro)- En México ha iniciado un proceso fundamental para el afianzamiento del Estado de derecho, la división de poderes, la alternancia y la aceptabilidad de la derrota en las contiendas electorales, pero los actores que deberían ser los más interesados en el fortalecimiento de este esquema, los partidos políticos, lo están debilitando Los espectáculos que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) han exhibido a los ciudadanos en sus respectivas contiendas internas, con cruce de acusaciones de inmundicias electorales entre los contendientes, así el involucramiento de funcionarios panistas en presuntos actos criminales, incompetencia y abuso de recursos del erario en su favor, no favorece el fortalecimiento de un régimen de partidos que le urge a México La ciudadanía que se manifestó hace casi año y medio, el 2 de julio del 2000, y la sociedad entera, no han sido correspondidos por los partidos políticos Prueba de ello es el grave abstencionismo que se ha registrado en los 20 procesos electorales que se han registrado desde esa fecha y que, según cifras oficiales, oscila entre el 40 y el 60 por ciento Ante ello, los priistas se ufanan de que están volviendo a ganar elecciones, en lo cual tienen razón sólo parcialmente, porque es justamente el desdén de una buena parte de la ciudadanía a los procesos electorales lo que ha hecho que sus mecanismos de movilización de su electorado cautivo, que lo tiene, le sean eficaces De hecho, es esa misma ciudadanía la que produjo la alternancia y que llevó al poder presidencial, formalmente, al PAN, que por su parte se atrinchera argumentando que está siendo objeto de una campaña feroz, en los que incluye a los medios de comunicación Autocríticamente, el PAN y sus militantes deberían asumir que si, como en el caso del Estado de México, existen funcionarios que han contravenido los principios de ese partido y violado la ley, se les debe aplicar la justicia A los panistas, más que a nadie, conviene que no exista impunidad Porque eso es precisamente lo que el PAN le está exigiendo al gobierno federal emanado de su partido en el caso de los presuntos desvíos de Pemex a la campaña presidencial del PRI, cuya nueva directiva tiene también otros pendientes, como las contribuciones de Carlos Cabal a la campaña de Roberto Madrazo La eliminación de esa enfermedad nacional llamada impunidad vale también para el PRD, que no sale de su pasmo por el viciado proceso interno que lo tiene enajenado de las grandes discusiones Y para los otros cuatro partidos --Verde, del Trabajo, de la Sociedad Nacionalista y Alianza Social? no han hecho mayor contribución, salvo deteriorar las finanzas nacionales mediante sus jugosas prerrogativas A México le urge el fortalecimiento de su régimen de partidos políticos justamente por ser, tal como lo establece la Constitución, entidades de interés público y conductos para que con su presencia en las cámaras del Congreso sean los que instrumenten las reformas que afiancen la democracia Profundizar el deterioro público de los partidos políticos, por sí mismos, como lo han venido haciendo mediante los espectáculos en la renovación de sus dirigencias o en las administraciones estatales o municipales, seguramente ahuyentará a la ciudadanía de las urnas y aun de otras vías de participación Las falta de legitimidad de autoridades, desdeñadas por el grueso de la población, difícilmente alentará el acatamiento de las nuevas reglas que exige un nuevo régimen democrático, como el Estado de derecho y la auténtica división de poderes, una oportunidad que dio la alternancia pacífica en la Presidencia de la República Los partidos políticos, entonces, tienen ante sí la oportunidad de afrontar el deterioro que se aprecia y revertirlo para enviar un mensaje fundamental a la población: la confianza Sin ella, como todo en la vida, nada dura Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios