La mano del Ejército, en crímenes contra narcoabogados

domingo, 31 de marzo de 2002
México, D F (apro)- En el homicidio del abogado Francisco José Flores Iruegas, uno de los defensores del segundo hombre en importancia en el cártel del Golfo, Gilberto García Mena, "El June", se asomó la mano del Ejército Este homicidio y el de Rodolfo Carrillo Barragán --asesinado hace dos semanas en Tijuana--, quien asumiría la defensa de Benjamín Arellano Félix, no tienen la característica clásica de un ajuste de cuentas de la mafia, sino de estar orquestados desde las instancias del gobierno mexicano En opinión del abogado Felix F Garza, defensor de Miguel Félix Gallardo y del general Jesús Gutiérrez Rebollo, en los ajustes de la mafia "el plomo en los cuerpos de las víctimas se cuenta por kilos, mientras que en la muerte de estos dos abogados, los disparos son certeros, próximos y cercanos, y con una precisión que permite sospechar que intervinieron policías o militares, o expolicías o exmilitares" Cerca de las 10:00 de la mañana del martes 26 de febrero, los abogados Juan Guerrero, Agustín Rojas Vázquez y Flores Iruegas llegaron al penal de máxima seguridad de La Palma, en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, para visitar a "El June" y a 23 personas ligadas con esa organización, detenidas en el último año Aproximadamente a las 17:30 horas, los abogados abandonaron el penal, se despidieron de otros colegas y salieron a bordo de un Stratus, con placas del estado de Nuevo León De acuerdo con las primeras investigaciones, a cargo de la Procuraduría de Justicia del Estado de México, a unos 600 metros de distancia del área de aduanas del penal, justo donde se encuentra el segundo tope, un grupo de militares les hizo la señal de alto Los soldados, según confirmó el jueves 28 el procurador General de la República, Rafael Macedo de la Concha, en auxilio de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada (UEDO), llevaban una orden de presentación contra uno los tres abogados, a quien se le liga con dicha organización criminal Los defensores habrían evadido a los militares y aceleraron el vehículo Fue entonces cuando empezaron los disparos y resultó muerto Flores Iruegas, quien iba en el asiento de atrás Según la investigación, los militares detuvieron a Juan Guerrero Chapa y Agustín Rojas, quienes fueron puestos a disposición de la UEDO, a cargo de José Luis Vasconcelos, donde hasta el viernes 1 eran interrogados Otros abogados litigantes comentaron que Guerrero y Rojas ya fueron consignados a un juez federal y se encuentran en proceso Del caso de Flores Iruegas, las autoridades no han vuelto a mencionar nada De 40 años de edad, aproximadamente, Flores Iruegas no era el abogado más importante del grupo de defensores Oriundo de Villa Aldama, Nuevo León, coadyuvaba con Rojas Vázquez y Guerrero Chapa en la defensa de varios miembros del cártel del Golfo "Flores Iruegas no llegaba al interior del penal a ver a los clientes, sólo acudía a acompañar a los otros abogados", platicaron litigantes testigos de los movimientos del jurista Dentro del grupo de abogados contratados para defender a los 23 encarcelados en La Palma, Guerrero Chapa --originario de Tamaulipas-- es el principal asesor jurídico: fue defensor de Humberto García Abrego, hermano de Juan, el exjefe del cártel del Golfo, a quien liberó de una retención en el desaparecido Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD), en febrero de 1997 El jueves 28, al término de su participación en el Primer Foro Nacional sobre Seguridad Pública, efectuado en Tlaxcala, Macedo de la Concha reconoció que Flores Iruegas murió cuando los militares pretendían cumplir la orden de presentación Se le preguntó si en el encuentro entre los abogados y los militares hubo forcejeo Respondió: "Yo también preguntaba lo mismo: ¿Qué ocurrió? Todo hace parecer que hubo alguno No puedo hablar de enfrentamientos, no conozco con precisión los hechos, pero hasta donde yo entiendo, la Procuraduría Militar ya informó al Ministerio Público y estamos realizando la investigación respectiva "También tengo conocimiento de que están detenidas las personas que participaron en este evento de la Policía Judicial Militar; los tiene la Procuraduría General de Justicia Militar" La investigación que hizo la Procuraduría del Estado de México revela otro dato: Flores Iruegas recibió varios disparos en la espalda El cártel y el Ejército El 9 de abril del 2001 fue aprehendido Gilberto García Mena, "El June", quien había logrado evadir el cerco tendido por militares en Ciudad Alemán, Tamaulipas, pero fue descubierto en un escondite en su casa, donde permaneció oculto cerca de una semana: tenía un tanque de oxígeno, alimentos, ropa, teléfonos celulares y armas de alto poder La de García Mena fue la detención número 19 contra miembros del cártel del Golfo, a las que se sumaron las de tres militares de alto rango: el general brigadier Ricardo Martínez Perea; el capitán segundo de caballería, Pedro Maya Díaz, y el teniente Javier Antonio Quevedo En estas acciones, también fue detenido el delegado de la PGR, Víctor Manuel Torres Para Garza, el crimen de los dos abogados, Flores Iruegas y Carillo Barragán, lleva implícito un mensaje para todos los abogados --¿Cuál? --se le cuestiona --No se metan a defenderlos Es una reacción del Estado para empezar a minar las defensas de esos acusados Las "curiosas" desapariciones en Tamaulipas En los últimos años, cuatro abogados han desaparecido o han sido ejecutados presuntamente por haber quedado mal con sus servicios a narcotraficantes Tres de los casos se registraron en Nuevo Laredo El 2 de octubre de 1998 fue encontrado en el Libramiento del Puente Internacional III el cuerpo sin vida del abogado Alberto García Gárate Además de estar amordazado de pies y manos, tenía el tiro de gracia en la cabeza y registraba señales de haber sido torturado Integrantes de la Barra de Abogados de esa ciudad fronteriza realizaron un plantón en el Puente Internacional Número Uno para insistir en que se esclareciera el caso, pero al poco tiempo ya no quisieron ni mencionar el tema Extraoficialmente, fuentes policiacas manejaron informes de que García Gárate había sido ejecutado por haber quedado mal en la defensa de un narcotraficante, por cuyo trabajo había cobrado fuertes cantidades de dinero El asesinato hasta la fecha sigue sin ser aclarado Su socio en un bufete jurídico, Antonio López Nakazono, aparentemente, corrió la misma suerte El 2 de abril del 2000, López Nakazono y su nuevo socio, Miguel Angel Martínez Sánchez, desaparecieron sin dejar rastro Según los informes policiacos, la última vez que fueron vistos salieron de su despacho, ubicado en la calle de Héroe de Nacataz de Nuevo Laredo, y se dirigían a Reynosa a "arreglar unos asuntos" La camioneta que conducían fue encontrada días después con las llaves puestas en una calle de la colonia Hidalgo y con señales de que había sido utilizada para viajar en carretera Más que haber sido ejecutados, se presume que ambos abogados decidieron "fugarse" por el temor de correr la misma suerte que el exsocio de López Nakazono, Alberto García Gárate, al haber quedado mal en una defensa La esposa de Martínez Sánchez sólo presentó una denuncia por su desaparición, hasta que la prensa local hizo notar que había acudido ante las autoridades únicamente para reclamar la propiedad del vehículo encontrado Después de que interpuso la denuncia, no acudió a ninguno de los citatorios para declarar, mientras que los familiares de López Nakazono ni siquiera quieren que se les cuestione sobre el paradero del abogado, y jamás interpusieron denuncia alguna De acuerdo con reportes de policías que participaron en las investigaciones, tanto Gárate como Nakazono se habían distinguido por aceptar casos de narcotraficantes sin especificar que trabajaran para un grupo en particular, pero en el caso que quedaron mal se dice que estaba involucrado un miembro del cártel del Golfo En noviembre del 2000, Antonio Gómez, alias "La Chona", fue obligado a subir a un vehículo cuando salía de un restaurante del hotel Mansión de Reynosa Hasta la fecha se reporta como desaparecido, pero las investigaciones apuntan a que pudo ser víctima de un ajuste de cuentas Aunque es originario de Reynosa, Gómez desarrolló su carrera como abogado en Monterrey, y entre sus clientes estaban personas relacionadas con Osiel Cárdenas, a quien la PGR señala como cabeza del cártel del Golfo También había llevado la defensa de gente de Héctor "El Güero" Palma 25/03/02

Comentarios