demanda hacienda a díaz redondo

sábado, 9 de marzo de 2002
Demanda Hacienda a Díaz Redondo Evasión fiscal, el cargo Manuel Robles El exdirector de Excélsior, Regino Díaz Redondo, enfrenta una nueva demanda penal, que le hace ahora la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por haber omitido —en el ejercicio fiscal de 1997— el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por un total de 6 millones 572 mil 397 pesos, con lo que causó un daño al patrimonio de la nación De acuerdo con Hacienda, Díaz Redondo, en su carácter de presidente del Consejo de Administración y director general de Excélsior, y Juventino Olivera López, gerente general, omitieron, con el uso de engaños, el pago del IVA en ese ejercicio fiscal, por lo que presentó una querella contra ambos y quienes resulten responsables del ilícito El subprocurador fiscal federal de Investigaciones de la Procuraduría Fiscal de la Federación, Ambrosio de Jesús Michel Higuera, presentó la querella en la Procuraduría General de la República, en la que acusa a los dos —como apoderados generales de Excélsior— de haber consignado en exceso la declaración anual del IVA, causando con su conducta un perjuicio al fisco federal Luego de un análisis realizado por personal de Hacienda a los papeles contables de Excélsior —declaraciones de impuestos federales, registros auxiliares, pólizas y documentación comprobatoria de deducciones correspondiente al ejercicio comprendido del 1 de enero al 31 de diciembre de 1997—, se demostró que Excélsior consignó en su declaración anual en ese período la cantidad de 41 millones 915 mil 402 pesos, que es mayor que lo registrado en su contabilidad, la cual asciende a 35 millones 343 mil 4 pesos, con lo que resultó una diferencia del IVA acreditable en exceso por la cantidad de 6 millones 572 mil 397 pesos La dependencia concluyó que Díaz Redondo y Olivera López, como representantes legales de la sociedad cooperativa, estaban obligados a cumplir con las disposiciones fiscales, así como con las obligaciones de la empresa que representaban Además, al contar con facultades para pleitos y cobranzas para administrar bienes y ejercer actos de dominio, ambos tenían conocimiento de la contabilidad de la empresa, lo que los obligaba a llevar un estricto control de la administración de la sociedad, por lo que son responsables de los actos y omisiones que se cometieron en nombre de la persona moral que representaban, de acuerdo con lo dispuesto por los artículos 212 de la Ley General de Sociedades Mercantiles; 9, 34, 35 y 36 de la Ley de Sociedades Cooperativas y bases constitutivas, y 27, 28, 2553 y 2554 del Código Civil para el Distrito Federal De acuerdo con la demanda, Díaz Redondo conocía con exactitud la situación económica de la empresa, como quiénes eran sus principales clientes y proveedores, el monto de sus ingresos, gastos y erogaciones, y la cantidad de IVA, por lo que tenía la obligación de realizar o vigilar el correcto pago de las contribuciones fiscales a cargo de la sociedad que representaba Según Hacienda, en los papeles proporcionados por Excélsior se encontraron diversos documentos consistentes en pagos de giros bancarios por servicios de información, en los cuales aparece el nombre de Díaz Redondo y una firma, con lo que se desprende que (éste) sabía de la consignación ilícita del IVA, tanto en la declaración anual como en las de pagos provisionales Añade que durante los hechos materia de la presente querella se desprende que (Díaz Redondo y Olivera) realizaron conductas posiblemente constitutivas de delito, lo cual se acredita con todos y cada uno de los elementos que se aportan Por ello, Hacienda demandó practicar las diligencias necesarias para el esclarecimiento de los hechos, con base en el artículo 123 del Código Federal de Procedimientos Penales y, en su oportunidad, ejercitar acción penal contra ambos y quienes resulten responsables A partir del 20 de octubre de 2000, cuando fue suspendido como socio de la cooperativa —de la que fue expulsado definitivamente meses después—, los directivos de Excélsior han presentado, a su vez, cuatro denuncias contra Díaz Redondo El asalto A las penurias de Excélsior se suma ahora un nuevo y grave incidente ocurrido la mañana del domingo 3, cuando miembros del Consejo de Administración, suspendidos ilegalmente en las asambleas del 27 de diciembre y 5 de enero pasados, irrumpieron en el diario, con el propósito de restablecer la legalidad en la cooperativa Luego del incidente, en el que hubo disparos y golpes, policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, que llegaron al lugar, detuvieron a 23 cooperativistas, así como a 20 policías auxiliares del Estado de México, contratados supuestamente para vigilar las instalaciones del periódico Ello generó un conflicto entre la SSP y el gobierno de esa entidad Al edificio del diario llegaron el secretario Marcelo Ebrard Casaubón, y el subsecretario de Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Encinas Al día siguiente, tras el escándalo, en un desplegado publicado en el propio Excélsior, el gobierno mexiquense se deslindó de los hechos Dijo: No tenemos ningún interés en participar en asuntos fuera de la competencia y territorialidad del Estado de México Fue el director de Seguridad Pública y Tránsito de esa entidad, Carlos Iriarte Merado, quien precisó que, luego de las investigaciones, pudo establecerse que no se trató de elementos de la policía estatal, sino del Cuerpo de Vigilancia Auxiliar del Valle de Cuautitlán, es decir, personal que los particulares contratan para vigilar y custodiar sus valores e instalaciones A su vez, los 23 trabajadores suspendidos de la cooperativa fueron trasladados a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, donde rindieron sus declaraciones y fueron fichados Dos días después, al mediodía del martes 5, quedaron en libertad Cada uno pagó una fianza de 3 mil 500 pesos

Comentarios