el consenso de monterrey, una farsa impuesta por washington

sábado, 9 de marzo de 2002
El Consenso de Monterrey, una farsa impuesta por Washington Anne Marie Mergier Las principales ONG de Europa están enojadas Se dicen objeto de una burla: fueron invitadas a participar en la elaboración del documento conocido como El Consenso de Monterrey para, finalmente, no ser tomadas en cuenta Sus propuestas fueron hechas a un lado ante el chantaje del gobierno de Estados Unidos, que —en una reunión a puerta cerrada celebrada en Nueva York— modificó el documento e impuso sus criterios Washington, incluso, amenazó con la inasistencia del presidente George W Bush a la ciudad de Monterrey, sede de la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo ParÍs- ¡El Consenso de Monterrey es un escándalo!; no es el ‘Consenso de Monterrey’, sólo es una nueva versión del Consenso de Washington; no enfoca en absoluto los verdaderos problemas que obstaculizan el desarrollo en los países del sur y, por tanto, no ofrece ninguna solución para acabar con la miseria que afecta a millones de seres humanos en el mundo; el Consenso de Monterrey es sumamente peligroso y un engaño Día tras día van creciendo la indignación y las críticas de las ONG europeas hacia la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo, que se realizará en Monterrey del próximo lunes 18 al viernes 22 Algunas de ellas, como las francesas, encabezadas por ATTAC, se aprestan a llamar públicamente a las autoridades francesas para que no asistan a esa conferencia El 18 de febrero, varias coordinaciones y redes de ONG, que representan a cientos de organizaciones activas en 13 de los 15 países de la Unión Europea, celebraron una rueda de prensa en Bruselas para alertar a los medios masivos de comunicación sobre el contenido desastroso del Consenso de Monterrey Después, desplegaron una manta ante el edificio del Consejo Europeo: Shame on Monterrey (Vergüenza en Monterrey) Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique, dedicó al tema parte de su editorial del número de marzo Enfatizo: La próxima Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo () Amenaza con empeorar el desastre general al afirmar que el sector privado debe convertirse en el principal actor del desarrollo del sur Es escandaloso que jefes de Estado y gobierno, particularmente los de la Unión Europea, se rehúsen a adoptar, a favor del desarrollo, las medidas indispensables para salvar de la miseria a las dos terceras partes de la humanidad El Consenso de Washington El enojo de las ONG no es sólo por el contenido del Consenso de Monterrey, de claro corte ultraliberal, sino también su carácter definitivo y la manera como Estados Unidos impuso ese texto a los representantes de los Estados miembros de la ONU ¡Fue indigno!, protesta Gérard Karlshausen, vocero del Centro Nacional de Cooperación para el Desarrollo (CNCD) de Bélgica Cuenta: Durante la cuarta reunión preparatoria de la Conferencia Internacional sobre el Desarrollo, que se llevó a cabo en Nueva York del 14 al 25 de enero de 2001, se siguió discutiendo sobre un proyecto de declaración, llamado draft Escanero, que si bien no era la panacea, por lo menos incluía varios puntos importantes presentados por las ONG y los países del sur Después de estas asambleas abiertas, los representantes de los distintos grupos de países que integran las Naciones Unidas —el Grupo de los 77, el de la Unión Europea, Estados Unidos y sus ‘socios’, como Australia y Canadá, etcétera— se reunieron a puerta cerrada para elaborar el proyecto final de la declaración de Monterrey Según testimonios de algunos participantes, el representante de Estados Unidos adoptó una actitud autoritaria Exigió la eliminación de los aportes positivos que contenía el draft Escanero Acabó con cualquier resistencia al declarar que si no se seguía la línea de su gobierno, Estados Unidos se retiraría de la Conferencia y George Bush no iría a Monterrey Agregó, además, que el texto que se iba adoptar no era una declaración sino un consenso y no podía sufrir modificación alguna durante la Conferencia de Monterrey Bruno Jétin, miembro del consejo científico de Attac, confirma: Así pasó () Participé en esa cuarta reunión preparatoria Algunos días más tarde, cuando leí el Consenso de Monterrey, me quedé muy frustrado, al igual que los integrantes de las otras ONG Se había suprimido, entre otras cosas, toda referencia a los impuestos globales, en particular los de las transferencias financieras internacionales Es cierto que Estados Unidos ejerció presiones muy fuertes en estas reuniones a puerta cerrada Pero la Unión Europea no se quedó atrás: presionó también bastante para suprimir ciertos puntos del draft Escanero que no le convenían Sin duda alguna, se ejercieron fuertes presiones sobre los países del Grupo de los 77 para obligarlos a aceptar el Consenso de Monterrey, advierte François Houtard, director del Centro Tricontinental, con sede en Bélgica, y de la revista Alternativas Sur, que sirve de referencia sobre los problemas de los países en vía de desarrollo y sus posibles soluciones Houtard es también el secretario general del Foro Mundial de las Alternativas, una muy amplia red internacional de ONG que cuenta con una sede principal en El Cairo y otra en Bruselas Antes de la celebración de grandes cumbres, como la de la OMC realizada hace poco en Doha, o la Conferencia de Monterrey, los dirigentes de los países del sur, que tienen la intención de defender los intereses de sus pueblos, suelen ser víctimas de verdaderos chantajes Se les sugiere, por ejemplo, que si se alínean con las posiciones de las potencias dominantes, obtendrán los créditos del FMI o del Banco Mundial que llevan años esperando Hablé hace poco con el representante de Egipto en la Conferencia de la OMC Me dio muchos detalles al respecto Estamos ante una situación realmente inadmisible: un mes y medio antes de la Conferencia de Monterrey se impuso el texto Peor aún: José María Aznar, jefe del gobierno de España, que preside actualmente la UE, acaba de subrayar ante la Comisión Europea que ese documento es intocable, denuncia Sabine Meyer encargada, por el grupo de los Verdes del Parlamento Europeo, de seguir de cerca la cumbre de Monterrey El 6 de febrero, los Verdes obligaron al Parlamento Europeo, muy conservador, a elaborar una resolución acerca del Consenso de Monterrey, en la que aparecieron algunas reservas sobre su contenido En toda la historia de las cumbres de la ONU, es la primera vez que se da semejante situación, insiste Gérard Karlshausen ¿Qué sentido tiene que los jefes de Estado y de gobierno viajen a Monterrey si todo está decidido de antemano? ¿Qué van a hacer durante cuatro días? ¿Acto de presencia, nomás? Nuestra postura es clara —subraya Jétin— En los próximos días, Attac publicará un análisis crítico del Consenso de Monterrey en la prensa francesa Pediremos también públicamente al presidente Jacques Chirac y al primer ministro Lionel Jospin no ir a Monterrey o asistir exclusivamente para denunciar ese consenso vergonzoso y peligroso Apoyado por las principales ONG de Francia, el llamamiento público de Attac puede tener impacto en la clase política que se encuentra en plena campaña electoral: las elecciones presidenciales serán en mayo y luego vendrán las legislativas De hecho, mediante sus contactos informales con los principales candidatos, Attac y las ONG ya sembraron muchas dudas Hace 10 días, Chirac anunció su intención de ir a Monterrey, luego, según informaciones publicadas en la prensa francesa, sus colaboradores empezaron a interrogarse sobre la oportunidad de ese viaje Jospin no confirmó ni desmintió su participación, pero se sabe que el tema es polémico en el Partido Socialista La burla El origen de la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo se remonta a 1997 y a la decisión adoptada por la Asamblea General de la ONU de abordar los asuntos sistémicos a nivel nacional e internacional, relacionados con el financiamiento para el desarrollo de manera holística, en el contexto de la globalización y de la interdependencia En otras palabras, Kofi Annan y gran parte de los Estados miembros de la ONU, que no pertenecen al selecto grupo del G8, expresaron su voluntad de confiar a las Naciones Unidas la delicada tarea de buscar e implementar formas justas, eficientes e innovadoras para financiar el desarrollo de los países del sur Su ambición era dar a la ONU un papel preponderante y central para librarse del hegemonismo de las grandes potencias, del FMI, del Banco Mundial o la OMC en ese campo En septiembre de 2000, la ONU celebró en Nueva York una cumbre extraordinaria, a la que asistieron dirigentes mundiales y que desembocó en la Declaración del Milenio Entre los numerosos objetivos expresados en ese documento, destacaba la decisión unánime de reducir a la mitad la pobreza que atormenta a la mayoría de los pueblos del planeta Se fijó una fecha para lograr esa meta: 2015 Tres meses más tarde, a mediados de diciembre, Kofi Annan anunció que había constituido un Grupo de Alto Nivel encargado de elaborar una lista de medidas para atender las necesidades de financiamiento de los países en desarrollo Encabezado por Ernesto Zedillo, ese grupo estaba integrado por Abdulatif Al-Hammad, presidente del Fondo Árabe de Desarrollo Económico de Kuwait; David Bryer, director de la rama británica de la organización no gubernamental OXFAM; Mary Chinery-Hess, exdirectora adjunta de la Organización Mundial del Trabajo; Jacques Delors, exministro de Finanzas de Francia y expresidente de la Comisión Europea; Rebecca Grynspan, exvicepresidenta de Costa Rica; Majid Osman, exministro de Finanzas de Mozambique; Robert Rubin, exsecretario del Tesoro de Estados Unidos y Manmohan Sigh, exministro de Finanzas de la India Ese grupo elaboró un informe de unas 40 páginas, que sirvió de base de discusión en las cuatro reuniones de preparación de la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo, realizadas durante 2001 y a principios de 2002 Cada asamblea duró entre 10 y 15 días Participaron, además de los representantes de los países de los Estados miembros de la ONU, los de las instituciones de Bretton Woods (FMI, BM), de ONG acreditadas ante las Naciones Unidas y de los empresarios Se escogió a Mauricio Escanero, miembro de la misión de México ante la ONU, para ser el facilitador de estas reuniones Su misión consistía en buscar los puntos de convergencia entre los participantes y redactar proyectos consensuales para la declaración final, que supuestamente debía ser discutida y afinada en la Conferencia de Monterrey Comparada con la de otras conferencias internacionales, la preparación de la cumbre de Monterrey fue interesante Gracias a la presencia de ONG en las discusiones se logró abrir un poco más de espacio a la sociedad civil Esa presencia siguió siendo muy minoritaria pero, por lo menos, fue un pequeño avance democrático, reconoce Jétin François Houtard, del Foro Mundial de las Alternativas, se muestra mucho más reservado: En realidad sólo asistieron a las asambleas preparatorias ONG cuidadosamente seleccionadas por la ONU En todo caso, el último draft Escanero retomaba algunas propuestas de las ONG, pero desaparecieron por completo del Consenso de Monterrey que se negoció a puerta cerrada entre el 25 y el 28 de enero, y que empezó a circular dos días después El texto llegó a Puerto Alegre, donde se celebraba el segundo Foro Social Mundial Fue analizado en un seminario dedicado al tema y condenado por el Foro Social Mundial Fue la consternación general, confía Gérard Karlshausen del CNCD Todos tuvimos la impresión de haber sido burlados Durante un año, las ONG invirtieron tiempo, energía y fondos para participar en la preparación de la Conferencia de Monterrey y en defender posiciones importantes para los países del sur Y en tres días se borró todo lo que habían aportado Nos sentimos como los tontos útiles Se exhibió nuestra participación, pero a la mera hora se siguió sin tomar en cuenta la voluntad de la sociedad civil Martin Koelher, director de programas de la ONG Campaign to reform the World Bank, con sede en Roma, también se muestra enojado: Para las ONG esa iniciativa de poner a la ONU en el centro de las decisiones que urge tomar para financiar el desarrollo de los países del sur era muy importante Por eso participaron en la preparación de esa conferencia Pero el Consenso de Monterrey frustró todas nuestras esperanzas al demostrar que son las grandes potencias y las instituciones de Bretton Woods las que siguen imponiendo sus dictados Las ONG demostraron que estaban dispuestas a dialogar Participaron con honestidad en la concertación que se les propuso En Porto Alegre, miles de ONG reiteraron su deseo de seguir dialogando Pero también manifestaron su firme voluntad de ser escuchadas Los gobiernos deben entender que si siguen haciéndose los sordos ante las reivindicaciones de la sociedad civil, no nos quedará otra solución que bajar a la calle para gritarlas, con todo lo que eso implica Más de lo mismo Insiste Jétin: Cuando uno lee el Consenso de Monterrey salta a la vista que es una versión actualizada del Consenso de Washington, que el gobierno estadunidense elaboró en 1989 para enfrentar las crisis de la deuda de los países latinoamericanos En ese texto estaba plasmada la integralidad del programa neoliberal que luego fue aplicado por el FMI: más libre comercio, más inversiones privadas, privatización de todo lo que puede ser privatizado y equilibrio presupuestario Lo que pasa actualmente en Argentina es el ejemplo más reciente de los estragos causados por semejantes recetas Y son estas mismas recetas las que pretende imponer la Conferencia de Monterrey El Consenso de Monterrey se limita a desear que los países desarrollados lleguen a dedicar el 07 de su PNB a la Asistencia Oficial al Desarrollo Las ONG entrevistadas por la corresponsal insisten en que ese punto era capital y que en los drafts Escanero el tono era mucho más firme al respecto Hace 30 años que los países ricos prometen alcanzar ese 07% Pero nunca cumplen esa promesa Por el contrario, en los últimos años esa ayuda ha ido bajando en lugar de aumentar Una simple mención en el Consenso de Monterrey no cambiará nada, explica Sabine Meyer del Grupo de los Verdes del Parlamento Europeo Para François Houtard, el Consenso de Monterrey es un total engaño porque no toma absolutamente en cuenta los verdaderos obstáculos al desarrollo de los países del sur El primero de ellos es la deuda externa Enfatiza: Para pagar el servicio de su deuda externa el conjunto de los países del Tercer Mundo desembolsan 200 mil millones de dólares por año Esa suma es superior a toda la Asistencia Oficial al Desarrollo y a todas las inversiones directas que llegan a esos países Desde ese punto de vista, el flujo financiero es más importante del sur hacia el norte que del norte hacia el sur Hay que abolir el servicio de esa deuda No hay otra solución si se quiere realmente impulsar el desarrollo de los países del sur Bajo presión de Estados Unidos se suprimió toda alusión a la deuda externa del Tercer Mundo en el Consenso de Monterrey La forma en la que se fijan los precios de las materias primas y de los productos agrícolas es otro freno importante al desarrollo, recalca el secretario general del Foro de las Alternativas El sistema que prevalece actualmente es tal que van bajando cada vez más los precios de estos productos, mientras que aumentan los de los industrializados ¿Qué prevé al respecto el Consenso de Monterrey? Nada ¿Qué preconiza acerca de los paraísos fiscales donde los empresarios del sur amontonan sus fortunas en lugar de invertirlas en sus países, sin hablar de los políticos corruptos que allí guardan lo que robaron? Nada ¿Qué dice sobre las políticas agrícolas proteccionistas del norte o la posibilidad que tiene de verter su sobreproducción en el sur, destruyendo así las agriculturas del Tercer Mundo? Nada En cambio, insiste sobre la necesidad de ‘proteger’ a los inversionistas extranjeros, permitirles repatriar sus capitales cuando lo desean y otorgarles múltiples privilegios fiscales Pero al mismo tiempo se exige de los países del sur que mejoren sus infraestructuras para atraer a los inversionistas En pocas palabras, el Consenso de Monterrey impone a las economías del sur un verdadero camisón de fuerza y al mismo tiempo dice a los países del Tercer Mundo: ‘levántense y caminen’ La estrategia de las ONG europeas en relación con el Consenso de Monterrey —que seguramente los países del G-8, y sobre todo Estados Unidos, utilizarán para bloquear u obstaculizar las discusiones en la Cumbre Mundial para el Desarrollo Sostenible que se realizará en Johannesburgo del 24 de agosto al 4 de septiembre—, consistirá en enviar representantes al Foro Global organizado por ONG mexicanas en Monterrey del jueves 14 al sábado 16, y aprovechar la presencia masiva de la prensa internacional para denunciar el consenso Ese foro paralelo es importante —subraya Francos Houtard— Allá se analizarán los problemas en los cuales pretende interesarse la Conferencia Internacional, pero con un enfoque diametralmente opuesto Vamos a Monterrey —precisa Gérard Karhausen—, el Foro Global es parte de la agenda 2002 establecida por el segundo Foro Social Mundial de Porto Alegre Debemos seguir discutiendo sobre el tema del financiamiento para el desarrollo y elaborar estrategias para Johannesburgo También vamos a demostrar que estamos bastante molestos Vamos a explicar que ese consenso nada tiene que ver con lo que exigimos La correlación de fuerzas nos es desfavorable, pero eso no nos desanima Es imprescindible ir al Foro Global de Monterrey —agrega Martin Koehler—, para denunciar públicamente el escándalo del consenso y reafirmar nuestra voluntad de construir otro mundo

Comentarios